Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Laguna

Sevilla da permiso para volver a celebrar procesiones en Tenerife

La Archidiócesis sevillana, de la que depende la Diócesis Nivariense, pone fin a la prohibición del culto en el exterior

Imagen de archivo de una procesión del Pendón Real por las calles del casco de La Laguna.

Imagen de archivo de una procesión del Pendón Real por las calles del casco de La Laguna. Delia Padrón

El regreso de las procesiones a la provincia de Santa Cruz de Tenerife es inminente. Así se desprende del comunicado de la Archidiócesis de Sevilla sobre el denominado culto externo, en el que se incluyen este tipo de desfiles, y que ha sido difundido por el Obispado de Tenerife. El paso que resta es la elaboración de un decreto por parte de las diócesis canarias para hacer efectivo lo que fue anunciado el pasado lunes.

«El curso favorable de la situación sanitaria derivada de la pandemia de la covid-19, con un descenso de contagios y el avance de la vacunación como aspectos más destacados de esta tendencia positiva, ha llevado a los obispos de la provincia eclesiástica de Sevilla (Sevilla, Asidonia-Jerez, Cádiz y Ceuta, Canarias, Córdoba, Huelva y Tenerife) a plantear la actualización de las disposiciones canónicas vigentes en estas diócesis», recoge el texto emitido desde la Archidiócesis de Sevilla.

El comunicado prosigue: «En consecuencia, las diócesis han considerado la conveniencia de retomar la normalidad del culto externo, tal como se ha empezado a hacer de manera puntual en algunos lugares. No obstante, desde las diócesis se reitera el llamamiento a los fieles para que sigan atendiendo las disposiciones y recomendaciones que emanan de las autoridades competentes, un presupuesto que ha resultado fundamental para poder afrontar el regreso a la normalidad en el culto». También agradece «públicamente la colaboración de los fieles en estos meses en los que el culto interno y externo se ha visto afectado de forma relevante».

Preguntados al respecto, fuentes oficiales del Obispado de Tenerife precisaron que la previsión era que en los días siguientes llegase el citado decreto, «de manera que se vaya recuperando la mayor normalidad posible de cultos externos». Ahora bien, señalaron que lo anterior «no significa que no haya que seguir cumpliendo las disposiciones sanitarias, mantener el diálogo con los responsables de sanidad y viendo cada situación concreta». Más en detalle, la nueva directriz derogará la que prohibía las actividades de culto exterior, procesiones y romerías, y por la que solo se permitía alguna misa en el exterior de los templos por razones de aforo.

Compartir el artículo

stats