Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La primera huerta urbana para mayores de La Laguna ya tiene lista de espera

El espacio se ubica en San Benito | Detrás del proyecto están las áreas de Bienestar y Medio Ambiente y la Asociación MAYE

Los participantes junto a Rubens Ascanio y José Luis Hernández.

Los participantes junto a Rubens Ascanio y José Luis Hernández. E. D.

La primera huerta urbana para personas mayores del municipio ya cuenta con lista de espera. Así lo indicó este martes el Ayuntamiento de La Laguna, que informó de que los concejales de Bienestar Social y Medio Ambiente, Rubens Ascanio y José Luis Hernández, visitaron el espacio, que se encuentra en San Benito, junto al camino de Las Gavias. Este enclave es de titularidad municipal y se trata de un proyecto piloto de estas áreas «de la mano de la Asociación MAYE (Movimiento, Autogestión y Educación)».

En la iniciativa participa una veintena de personas, «la mayoría vecinos mayores de 60 años de distintos puntos del municipio». Según los datos del Consistorio, estos han convertido un solar abandonado «en la huerta que informalmente han bautizado como San Bonito, un pulmón agroecológico en medio de los edificios para luchar contra la soledad, compartir experiencias, fomentar los vínculos intergeneracionales y comunitarios, y para el que ya hay lista de espera».

Durante dos meses, los participantes han transformado esta «superficie olvidada» en una zona de cultivo comunitaria de 870 metros cuadrados, a la que se añaden otras dos parcelas grandes y reservadas para el CEIP San Benito y para la Asociación AFES Salud Mental, que permitirán compartir experiencias y conocimientos, estudiar las propiedades terapéuticas y los beneficios para el refuerzo de la cohesión social que supone este tipo de iniciativas, así como contribuir al avance en materia de soberanía alimentaria que promueve la estrategia La Laguna: municipio en Transición (LLMT 2030).

Los participantes han transformado esta «superficie olvidada» en una zona de cultivo comunitaria de 870 metros cuadrados

decoration

La única premisa es que no se usen productos agroquímicos, como explicó Francisco Duque, de la Asociación MAYE, quien destacó que «los cultivos quedan libres a la elección de cada persona, aunque sí queremos promover el uso de semillas canarias, para lo que estamos trabajando con la Red Canaria de Semillas, que está aquí en La Laguna». Esta huerta cuenta con todos los recursos, como invernadero, vivero, compostera, además de las siete parcelas ya habilitadas, de unos 20 metros cuadrados cada una, para comenzar a cultivarlas en pequeños grupos. Incluye bancales elevados, así como un jardín canario y de plantas aromáticas para atraer a polinizadores o un espacio común para compartir comidas y charlas.

Rubens Ascanio señaló que «aquí tenemos una biblioteca viva extraordinaria, porque las personas mayores que participan también aportan toda su experiencia en el campo y generan un espacio de conocimiento compartido cada vez más necesario». Y añadió: «Esta huerta es un ejemplo de lo que se puede hacer cuando hay voluntad de trabajo conjunto, donde diferentes áreas institucionales, las personas mayores, colectivos de personas con discapacidad y niños y jóvenes se han unido para crear una propuesta terapéutica y promotora de salud».

Por su parte, José Luis Hernández también manifestó su «entusiasmo» al ver «los grandes cambios en un terreno abandonado y lleno de malas hierbas, que suponía un foco de riesgo ante incendios o el desarrollo de plagas» en este espacio.

Compartir el artículo

stats