Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fiestas del Cristo | Comienzan los actos religiosos

Besos y fotos al Cristo lagunero

El Santuario acoge la ceremonia del Descendimiento tras ser suspendida en las fiestas del pasado año | La pandemia impide el tradicional besapié de la imagen

26

Descendimiento del Cristo de La Laguna Carsten W. Lauritsen

Una de las celebraciones más esperadas por los devotos del Cristo de La Laguna regresó este jueves tras no poder desarrollarse el pasado año por las restricciones derivadas de la pandemia. El Descendimiento se convirtió de nuevo en foco de fe y tradición. Se trata de la ceremonia que tiene lugar en la mañana de cada 9 de septiembre y en la que esta imagen religiosa es bajada desde su retablo. Tradicionalmente le sigue un besapié que este jueves, por razones obvias, no pudo realizarse. Lo sustituyeron un beso del obispo en representación de los feligreses –«que este beso que yo le doy sea también el vuestro», dijo Bernardo Álvarez– y otros volados.

El acto se celebró con restricciones de aforo y medidas de seguridad. Para ello, Protección Civil custodiaba el acceso al Real Santuario desde los portales y una fila de conos tetrápodos marcaba el camino. Ya dentro, una persona en cada extremo de los bancos. Entre los participantes en la cita, y además del obispo, se encontraban el teniente general jefe del Mando de Canarias, Ceuta y Melilla, Carlos Palacios Zaforteza, y representantes del Ayuntamiento de La Laguna.

Besos y fotos al Cristo lagunero

El momento principal llegó en el tramo final de la celebración eucarística. Con la luz del templo atenuada, varios esclavos, provistos de unas telas, subieron por una escalera hasta el Cristo para proceder a su descendimiento hasta una mesa-altar. Todos los móviles apuntaron hacia el Crucificado Moreno, mientras que el repique de campanas y doce salvas sobre el cielo de la ciudad pusieron el acompañamiento sonoro. Lo normal en ese punto, y de no estar de por medio la covid, hubiese sido el besapié y, con posterioridad, la talla habría sido trasladada a puerta cerrada al trono en el que sale en procesión. En cambio, en esta ocasión fue llevada seguidamente hasta allí, lo que puso el punto final a la ceremonia.

«Ha sido un día distinto porque, por segunda vez, tenemos que celebrar esto con las restricciones de aforo; pero, dentro de lo que cabe, ha sido el acto emotivo del Descendimiento», resaltó el esclavo mayor al término de la celebración. «Hay que destacar que hemos tenido la suerte de contar, además de con nuestro obispo, con la asistencia del de Monterano y auxiliar de Valencia, que nos ha acompañado, así como del teniente general, que es el representante del rey, y las autoridades municipales», continuó Francisco Doblas, que se mostró satisfecho con el acto: «Dentro de lo que cabe ha salido todo muy bien».

PROGRAMA DE ACTOS 2021


Noche de Mayores 

Jueves 9 y jueves 16, 20:00 y 21:30. Noche de Mayores. 


Festival Reggaecan 

Jueves 9, 21:30. Festival Reggaecan. 


Festival Juvenil

Viernes 10, 21:30. Festival Juvenil, con Lérica, Moncho Chavea, Original Elias y Ubay Hernández. 


Pablo Milanés 

Sábado 11, 20:00. Pablo Milanés. 


Festival Sabandeño 

Sábado 11, 21:30. XLIII Festival Sabandeño. 


Los Cantadores 

Domingo 12, 21:30. Los Cantadores. 


Día de las tradiciones 

Lunes 13, 21:30. Día de las Tradiciones, con homenaje al maestro artesano Juan Rodríguez González, Juanitillo. Actúa Achamán. 


Noche de Orquestas 

Martes 14, 21:30. Noche de Orquestas, con Sonora Olimpia y El Bembé. 


Exhibición pirotécnica 

Martes 14, previsiblemente a las 23:30. Exhibición pirotécnica. 


Fimucité 

Viernes 17, 20:30. Fimucité. 


Festival Kiss FM 

Viernes 17, 21:30. Festival Kiss FM con Seguridad Social y Ni un Pelo de Tonto. 


Ainhoa Arteta 

Sábado 18, 20:30. Ainhoa Arteta. 


Nahuel Penissi 

Sábado 18, 21:30. Nahuel Penissi en concierto, con las intervenciones de Juan Manuel Padrón, Candelaria González, Pancho Corujo y Tigaray. 


Encuentro de bandas 

Domingo 19, 12:00. Encuentro de bandas de música.


Atlantes 

Domingo 19, 21:30. Atlantes. 


MClan 

Miércoles 24, 20:30. Concierto acústico de MClan.

El máximo responsable de la Esclavitud del Cristo recordó que desde hace dos años no se descendía en septiembre. «No se hizo en 2020 porque, precisamente, no hubo celebraciones en la calle y el Cristo se quedó en su retablo», precisó, antes de añadir: «Por lo tanto, es la primera vez que, tras lo que ha ocurrido, en las fiestas está de nuevo en su trono. Y esta tarde es la primera ocasión en que va a salir a la puerta. Vamos dando pasitos...». Doblas se refería a la celebración vespertina en el atrio –esa plazoleta exterior que precede al templo– y con la que se dio inicio al denominado Quinario.

Es cierto que la talla fue bajada durante la pasada edición de la Semana Santa. «En aquella ocasión lo dejamos arriba, no lo trajimos hasta aquí», comentó señalando al trono ubicado junto a la puerta de la iglesia. «Está acercándose a ver si llegamos...», agregó sobre el deseo de que finalmente se alcance la ansiada normalidad y pueda procesionar otra vez. Además, hizo un llamamiento para aprovechar estos días para visitar al Cristo y para acudir a las celebraciones en el atrio (una ayer y otras dos el 14 de septiembre), «que tiene un aforo de casi 200 personas».

Badel Albelo, ‘líder’ municipal

El concejal de Fiestas, Badel Albelo (PSOE), encabezó la representación consistorial dada la baja por paternidad del alcalde, Luis Yeray Gutiérrez, y en ausencia del regidor local accidental, Rubens Ascanio (Unidas). «Hoy es un día importantísimo porque el Descendimiento es el comienzo de las fiestas para los creyentes y para los no creyentes, porque, como siempre he dicho, la imagen del Cristo de La Laguna trasciende a los feligreses», expresó Albelo. «Es emotiva porque no se trata solo de religión, sino de una talla que significa mucho para todos los laguneros», manifestó el edil sobre la ceremonia, en la que indicó que ya había estado en anteriores ediciones acompañando a su madre, devota de la imagen.

Como en cada ocasión en la que se desciende al Cristo (tanto en septiembre como en Semana Santa), varios nuevos esclavos tomaron posesión de sus medallas. Concretamente, fueron tres las incorporaciones a la conocida hermandad durante un acto en el que también adquirieron protagonismo algunas de las manifestaciones del obispo en una homilía que armó en torno a la dicotomía entre el bien y el mal.

El obispo y la maldad humana

Álvarez estableció un contraste entre los fenómenos naturales y los comportamientos humanos. «A veces hay tormentas, terremotos, pandemias como esta que tenemos ahora..., pero todo eso es insignificante respecto a la maldad que producimos los seres humanos, porque nuestro corazón está envenenado por el mal. El egoísmo, las guerras, los enfrentamientos, las divisiones, las luchas y los conflictos que hay entre las personas, en el ámbito incluso de la propia familia. 6.800 separaciones familiares el año pasado en Canarias. ¿Por qué? Porque cada uno quiere hacer lo que le da la gana», sostuvo. Asimismo, optó por «renunciar al propio capricho, deseo, impulso…, para, usando la cabecita, hacer el bien que tenemos que hacer».

También llevó su reflexión hacia el terreno de la religiosidad popular y de la importancia de los comportamientos particulares. «El culto a Dios hay que manifestarlo en la vida», afirmó. «A los templos, a las celebraciones de la fe venimos a recibir nutrientes que necesitamos para vivir haciendo el bien. El culto a Dios no es solamente rezar y cantar o sacar una procesión, o adornar las imágenes con todo el esplendor y la belleza que nosotros queramos», señaló, antes de agregar: «Eso luego se tiene que proyectar en la vida de cada uno».

El prelado lamentó las incoherencias que en ocasiones se producen en ese ámbito. «Mucho viva la Virgen, mucho viva Cristo, mucho…, pero luego cada uno hace lo que le apetece, lo que le da la gana, enfrentados y divididos unos con los otros, egoístas y que nos importa un pepino el sufrimiento y el daño que puedan tener los demás», dijo, antes de invitar a «pensar, sentir y actuar como Cristo».

Bernardo Álvarez profundizó en la misma reflexión. «Cuando te hacen algo, se meten contigo, te critican o lo que sea…, ¿qué es lo que nos brota enseguida? El espíritu del mal dice a este se la cobro, véngate de él, habla mal de esa persona, machácalo… Eso es lo que nos sale de dentro, porque el espíritu del mal siempre acentúa nuestras pasiones, nuestra malignidad y entonces pensamos que eso es lo que hay que hacer», observó. «¿Pero Jesús qué piensa al respecto? Ahí están sus palabras y manera de actuar: no devuelvas mal por mal; rezad por los que os calumnian, os persiguen y os hacen daño; no seáis vengativos… Él mismo, desde la cruz, dijo a los que lo estaban crucificando: ‘Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen’».

Compartir el artículo

stats