La escuelita de Bajamar tiene vía libre para reabrir el próximo curso a falta de la confirmación oficial. La consejera de Educación del Gobierno de Canarias, Manuela Armas, mostró su disposición a que este centro infantil, para alumnos de 3 a 6 años, vuelva a la actividad después de reunirse ayer con el concejal del área del Ayuntamiento de La Laguna, José Juan Gavilán.

El principal argumento que trasladó Gavilán a Armas para defender esta reapertura es que hay al menos nueve familias que se han comprometido por escrito a matricular a sus hijos el próximo curso. A la consejera le parece suficiente y es una cifra además superior al mínimo de alumnos que se pide para una escuela unitaria como esta (7) después del cierre de este curso porque solo había quedado un alumno matriculado.

La consejera, de todos modos, quiere reunirse primero con las familias que han pedido la reapertura de la escuelita de Bajamar para hacer oficial su decisión. “La intención de Educación es clara: si hay 9 alumnos o más se vuelve a abrir”, refrendó el edil de Educación de La Laguna. “Los padres llegarían tarde al proceso de matriculación pero la consejera nos ha garantizado que si finalmente se reabre, se ampliarán los plazos”.

En septiembre, con el curso escolar ya iniciado, la Escuela Infantil Unitaria de Bajamar echó el cierre al solo quedar un alumno y existir otro centro, muy bien dotado, a dos kilómetros: el de Punta del Hidalgo. Acababan décadas de actividad –dos de ellas de funcionamiento ininterrumpido– y se añadía una nueva carencia a una zona que desde hace años critica que se siente abandonada. Las familias que quieren que sus hijos vayan a la escuelita de Bajamar, por la cercanía con sus viviendas, llevan meses de lucha. La Asociación de Vecinos Gran Poder de Bajamar, en la que hay representantes de algunas de estas familias, se sumó a la reivindicación y ha presentado solicitudes ante el Ayuntamiento de La Laguna y el Gobierno de Canarias para que se proceda a la reapertura.

El presidente de la Asociación de Vecinos Gran Poder de Bajamar y uno de los padres que reclama la reapertura del centro para un hijo, Andrés Padilla, se muestra cauto a la espera del encuentro con la consejera Manuela Armas. “Las noticias que nos llegan del Ayuntamiento son buenas pero aún no se ha producido una confirmación de la Consejería”, aclaró Padilla, que espera no obstante “atar cabos” con el propio gabinete del Ejecutivo canario. “Para las nueve familias que ya se han comprometido a matricular a sus hijos es muy importante poder disponer de la escuelita de Bajamar”, concluyó Padilla.