San Lázaro cuenta desde esta semana con un albergue destinado a seis personas sin recursos. “En adaptación a la situación actual de la demanda, se ha destinado a mujeres solas o con menores a su cargo y que se encuentran en el proceso final de transición para poder recuperar su autonomía personal”, informó el Ayuntamiento de La Laguna. En enero, cuando anunciaron el proyecto, optaron por no precisar su ubicación debido, indicaron, a “razones de seguridad y protección de menores y familias vulnerables que puedan causar alta en el recurso”.

El centro de acogida se integra en el Recurso Alojativo Municipal Temporal (RAMT), “el cual apuesta por un sistema de pisos tutelados distribuidos por diferentes puntos del municipio para facilitar la estrategia de integración de las personas usuarias”. Y añadieron sobre el piso: “Esta prestación de carácter público y asistencial no se limita a ofrecer un alojamiento y cubrir las necesidades básicas, sino que cuenta con un equipo profesional de apoyo que ofrece una atención integral, con asesoramiento y respaldo jurídico, educativo, psicológico y para la búsqueda de alternativas a sus situaciones personales o laborales”.

En cualquier caso, según los datos avanzados en enero sobre la iniciativa, el seguimiento será reducido. Es lo que denominan un piso de transición, que se caracteriza por estar próximo “a la autonomía total en vivienda propia”. En concreto, la tutela consistirá en visitas que irán de “semanales a mensuales, en función de la demanda de los usuarios”. En aquel entonces, eso sí, tenían previsto dedicarlo a hombres, aunque finalmente será, al menos en su etapa inicial, para mujeres. Este programa de recursos alojativos municipales públicos se complementa con el RAM Clemencia Hardisson, del que sí se conoce que está ubicado en la calle Tabares de Cala. Esta estrategia “se ha diseñado para permitir su flexibilidad y adaptabilidad a la evolución de la situación socioeconómica y a las necesidades de la población, con previsiones que han llevado a aumentar, lo máximo posible, la partida destinada a esta prestación asistencial en los presupuestos del Ayuntamiento para el ejercicio 2021, que casi se ha duplicado hasta superar los dos millones de euros, todo en un contexto de reducción de los ingresos municipales”.

El alcalde de La Laguna, Luis Yeray Gutiérrez, y el concejal de Bienestar Social, Rubens Ascanio, acompañados del equipo de los recursos alojativos municipales, visitaron recientemente esta nueva vivienda, que ofrecerá seis plazas “de bajo requerimiento o mínima intervención para mujeres y familias monomarentales que ya están en la fase de búsqueda de una alternativa habitacional por cuenta propia”.

Necesidad de plazas

Bienestar Social ha detectado una importante demanda de alojamiento de este perfil, ya que la apertura del RAM Clemencia Hardisson “ha posibilitado la atención integral a las personas en mayor situación de vulnerabilidad”. El Consistorio también apuntó que la nueva instalación se regirá por un modelo de transición, el cual permite ofrecer “una asistencia de emergencia a aquellas personas que, por una situación coyuntural, no pueden disponer de vivienda y necesitan un apoyo temporal, un sistema en el que cuentan con un alto grado de autonomía y con el acompañamiento, asesoramiento y seguimiento del personal especializado de este equipo para mejorar su situación y calidad de vida”.