El Cabildo de Tenerife reorganizará la rotonda de Padre Anchieta con el objetivo de garantizar la agilidad del tráfico en este histórico cuello de botella de la autopista TF-5 a su paso por Laguna. Lo hará a través de una obra que consistirá en la partición en dos de la infraestructura para ordenar los flujos de entrada a la avenida La Trinidad y a la TF-24, hacia La Esperanza (El Rosario), en modo corazón con dos ventrículos distribuidores.

En este caso, según adelantó ayer el director general de Movilidad de la Corporación insular, José Alberto León, sería “una actuación que se desarrollará conjuntamente con la construcción de la pasarela” que se proyecta en la infraestructura como solución para delimitar los peatones de los pasos de los carriles que circunvalan la glorieta.

El objetivo final es partir la rotonda ovalada en dos para crear a su vez dos semirrotondas que permitan asumir por el medio los dos flujos importantes de vehículos que llegan hasta ella (tipo corazón): Uno del intenso tráfico proveniente del Norte de la Isla desde la TF-5 y que se dirige hacia la avenida La Trinidad y dos, el tráfico que se incorpora a la rotonda hacia La Esperanza (TF-24).

Con ello “se evitaría que los dos flujos de tráfico principales compartan rotonda y carriles, permitiendo la agilización del tráfico tras construirse la pasarela exclusiva para los peatones”. La solución incluye un carril en cada dirección con una rambleta pequeña discriminatoria a la derecha del conductor del vehículo.

León recordó que la solución en sí no cuesta mucho dinero, menos de 200.000 euros, “pero nos proporciona en todos los modelos una fluidez de tráfico importante que nos hace pensar que es parte de la solución para el cuello de botella que se produce en la rotonda. Sería como un corazón con dos ventrículos con vías absorbentes que dirigen el tráfico hacía la mayor demanda de destino”.

El director insular recalcó que la combinación de la construcción de la pasarela peatonal y la reordenación de la rotonda deben ir en paralelo “y será el momento en el que la mejora en la fluidez del tráfico se notará. Al final estamos hablando de un conjunto de obras que son necesarias combinarlas para permitir acabar con las retenciones a finales de 2022”.

En este punto José Alberto León remarcó que “el coste de la actuación de la rotonda no llegará a los 200.000 euros”, mientras que el director general de Carreteras, Tomás Félix García, confirmó que después de todos los ajustes “el coste de la pasarela alcanzará los 9,5 millones de euros”.

Por otra parte, el alcalde de La Laguna, Luis Yeray Gutiérrez, puso en valor la propuesta “ya que es una obra muy esperada por los laguneros. Se trata en su conjunto de unas obras muy necesarias y de ejecutar lo antes posible, y así lo hemos trasladado al Gobierno de Canarias y al Cabildo, porque son vitales para este municipio, pero además para el área metropolitana en su conjunto”.

“La afluencia de vehículos hacia Santa Cruz hace casi imposible una vida normal en este entorno. Entendemos que son obras de vital importancia para todos en general por lo que cualquier actuación para mejorar la situación de caos que tenemos es buena”, dijo.