El Ayuntamiento de La Laguna quiere predicar con el ejemplo. Un plan de acción impulsado desde la Concejalía de Medio Ambiente y Lucha contra el Cambio Climático intentará reducir al menos el 15% del gasto energético de las instalaciones municipales, con el ahorro también económico que supondrá. “Lo que no puede ser es que, como institución, estés favoreciendo todo eso y después tengas unos edificios poco eficientes”, manifestó el concejal del área, José Luis Hernández, en referencia al despilfarro energético.

El edil de Unidas se Puede y su equipo emprendieron desde principios de mandato una batería de acciones bajo el proyecto paraguas La Laguna, municipio en transición. Ahí está también enmarcado el reto de disminuir el consumo en las infraestructuras dependientes del Consistorio. “Algo que ya hemos hecho y podemos celebrar es una diagnosis energética municipal en la que tenemos controlado contador por contador todos los consumos energéticos de todas las instalaciones municipales”, detalló sobre el paso previo al plan de reducción y eficiencia energética.

“Nosotros tenemos ahí una especie de película de cómo es la situación en el Ayuntamiento”, expresó Hernández, que admitió la complejidad para conseguir toda la información. Pero no ha sido en balde. “Nos ha permitido detectar que contamos con diez o doce puntos en el Ayuntamiento que generan más del 50% del consumo energético. Por tanto, ya tenemos focalizados los lugares prioritarios para las actuaciones de eficiencia energética que vamos a hacer”, precisó tras los análisis llevados a cabo.

Uno de los datos que se pueden obtener con la labor realizada son los puntos que están sobredimensionados en potencia y por los que, en consecuencia, se paga más de lo necesario. “Ahora tenemos una herramienta que nos va a permitir desarrollar políticas de ahorro potentes y que van a tener una repercusión bastante directa”, manifestó el concejal tras las indagaciones en 420 contadores eléctricos, a cuya factura hay que sumar la de agua y combustible.

Una aplicación con los datos

La previsión es que, después del estudio y además de implementar medidas correctoras, haya un siguiente paso: una aplicación informativa. “Cuando estábamos dentro del proceso de diagnosis, la empresa que nos estaba asesorando nos propuso a nosotros como Ayuntamiento, por las características que tiene La Laguna, pedir una subvención de 266.000 euros al Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) con fondos Feder”, indicó. De recibir esta aportación, tendrán diez meses para la licitación para el desarrollo de ese software. “A partir de ese momento tenemos un año para justificar que hemos bajado el consumo energético en al menos un 15%, aunque nosotros creemos que vamos a llegar a un 20% de disminución”, predijo José Luis Hernández.

“Es fantástico y puede servir para otros municipios que puedan tener las características de La Laguna”, apuntó el concejal acerca del programa informático para difundir los datos. “El objetivo es implicar a la ciudadanía en el control de ese gasto energético y esa disminución; la idea es hacer pública toda esa información y que tenga acceso cualquier persona desde su móvil”, dijo. Se da la circunstancia de que el proceso de diagnosis, que comenzó a inicios de 2020, se realizó conjuntamente con los municipios de San Juan de la Rambla, Tacoronte, Tegueste, Buenavista, Puerto de la Cruz, El Rosario, Arico y Arafo.

El segundo gasto consistorial

El coste energético es uno de los principales destinos de los fondos del Consistorio. Hernández puntualizó que la factura energética se sitúa en segunda posición después de la cuantía destinada a personal. Ese es otro motivo que, junto a evitar el derroche de energía, ha motivado que se lleve a cabo esta apuesta por la reducción, que se suma a otras actuaciones en el mismo ámbito de la energía que tienen en marcha desde la Concejalía de Medio Ambiente y Lucha contra el Cambio Climático.

Meses atrás, José Luis Hernández comentó que a lo largo de 2020 se logró ir conociendo cuál es la situación real del municipio para “poder establecer las actuaciones concretas encaminadas a reducir las emisiones de dióxido de carbono y mejorar el aprovechamiento de los recursos energéticos”. Ahora, ya en 2021, el final del camino será la culminación definitiva del estudio ejecutado para encontrar esos focos de un mayor gasto en materia energética, mientras que, para evitar el consumo innecesario, se apostará por la implantación de energía renovable y por la instalación de iluminación no contaminante, como es el caso de la tecnología led, entre otros sistemas.