Doscientas ocho de las 774 micropymes y autónomos del municipio beneficiarios de las ayudas ante la covid-19 continúan sin cobrar esta aportación, según confirmaron desde el Ayuntamiento de La Laguna. Se trata de unas subvenciones de 3.000 euros que estaban destinadas a “mitigar los efectos económicos de la pandemia” y que en marzo cumplirán un año de que fueron presentadas como una de las acciones del Consistorio ante los problemas que ya entonces se barruntaban para el comercio local.

Según los datos aportados el miércoles desde la corporación, faltan por abonar 624.000 euros. Esto se debe, “mayoritariamente”, a que “estas empresas/autónomos o bien tienen deuda contraída con el Ayuntamiento o bien no han tramitado el alta a terceros (o han solicitado el alta pero aún están pendientes de alguna subsanación)”. Esto se conoce después de que el problema de la demora en el pago quedase aparentemente resuelto con el comienzo de los ingresos a finales de año. Concretamente, el jueves 3 de diciembre, la Concejalía de Comercio informó en una nota de que en esa semana se le había pagado el importe “a casi el 50% de los beneficiarios” y que este dinero se continuaría “abonando progresivamente y a medida que se reciba la documentación solicitada”.

El 19 de marzo, pocos días después de decretarse el estado de alarma, desde el Consistorio anunciaron que se habilitaría una partida de tres millones de euros para el tejido empresarial. Fue, sin embargo, en mayo cuando empezó la polémica, sobre todo después de que la concejala de Comercio, María José Roca, denunciase en un pleno una “caza de brujas” tras recibir unas primeras críticas de Coalición Canaria (CC). “Las subvenciones están saliendo en tiempo y forma teniendo en cuenta el nivel de funcionarios que tenemos”, sostuvo la edil de Unidas se Puede.

“Nosotros lo criticamos porque, desde el principio del confinamiento, se produjo un anuncio de este tipo de subvenciones y todavía no han armado el expediente”, le respondió en aquella ocasión el concejal Leopoldo Benjumea, de CC. “Ojalá ustedes hubieran sufrido la misma oposición que nosotros el pasado mandato, que era de acoso y derribo, incluso en los juzgados”, disoció el edil nacionalista, antes de recordar que la falta de personal a la que atribuyó Roca el retraso no es un mal exclusivo de La Laguna, sino de todas las corporaciones locales debido a las leyes de racionalización.

Un informe “y ya está”

Aquella sesión plenaria se celebró el 21 de mayo. María José Roca afirmó que, tras la modificación presupuestaria aprobada aquel día y su posterior publicación, solo restaba un informe del interventor. “Y ya está”, apostilló. Benjumea mostró su disconformidad, y predijo que el proceso sería bastante más largo, como finalmente acabó ocurriendo.

En adelante se sucedieron meses de espera y trámites, hasta llegar a una aprobación final que no dejó conforme a la oposición. “Se calcula que en el municipio había un total de 6.515 posibles empresas beneficiarias, pero, según ha declarado la concejala, la ayuda se ha aprobado para 774 pymes y autónomos, es decir, tan solo para casi un 12% de todo el sector”, criticaron desde CC. Y añadieron: “A ello hay sumar que, de los 3,2 millones de euros aprobados en pleno, solo se van a distribuir algo más de 2,3 millones”.

Recientemente, y tras la última cita plenaria, el portavoz municipal de Ciudadanos (Cs), Juan Antonio Molina, también lamentó que no se aprovechase todo el dinero: “No es cierto que se dieran más de 3 millones de euros a los comerciantes en subvenciones directas, tal y como repite el Gobierno una y otra vez; la mala gestión provocó que un gran porcentaje de los comerciantes ni se enteraran y, por tanto, solo se aprobaron 2,3 millones de euros”.