El Comité Ejecutivo de la Junta de Hermandades y Cofradías (JHC) de La Laguna prorroga su mandato un año debido a la pandemia. Así lo apuntó su presidente, Miguel Ángel Martín, sobre una decisión que también se ha dado en otros colectivos religiosos, como la Esclavitud del Santísimo Cristo de La Laguna, que anunció recientemente que el Obispado de Tenerife había decretado una ampliación “al igual que ha hecho con otras hermandades y cofradías de la Diócesis”.

Concretamente, la JHC es un órgano que engloba a las distintas cofradías del municipio y que celebra plenos a los que acuden dos representantes de cada una de esas organizaciones. Su Comité Ejecutivo, que cuenta con diferentes cargos (presidente, vicepresidente, secretario, tesorero, maestro de ceremonias y cuatro vocales), es el que ahora ha prorrogado su mandato, inicialmente establecido en dos años.

Lo anterior es una consecuencia de un ejercicio en el que la Semana Santa se celebró exclusivamente en el interior de los templos, como también ha ocurrido con otras festividades en las que esta entidad lagunera participa. En términos generales, las cofradías han visto sustancialmente reducida su actividad debido a las restricciones motivadas por la covid-19.

Martín y su equipo culminaban su primer mandato tras la Semana Santa, si bien, previo paso por las urnas, podía ser ampliado otros dos años. Los actuales gestores del colectivo llegaron al cargo en 2018 después de numerosas dificultades para la renovación de la JHC. Prueba de ello es que el anterior máximo responsable, Manuel Capote, dimitió y que, previamente, se había convertido en presidente en un proceso en el que primero no hubo ningún candidato y más tarde aparecieron tres. Retrocediendo en el tiempo, la falta de aspirantes llevó a que otro expresidente, Pedro López, recibiese una prórroga extraordinaria.