Los trabajos que se realizaban en la mañana de ayer en la calle Concepción Salazar. | | CARSTEN W. LAURITSEN

Las obras de remodelación de la calle Concepción Salazar, en el entorno del lagunero Camino Largo, llevaron ayer al comienzo de la tala de 44 árboles. El Ayuntamiento de La Laguna indicó que el proyecto recoge como “imprescindible” esa actuación para poder realizar los trabajos de instalación de una red de pluviales, la mejora de la accesibilidad y la repavimentación de la calle, que había sido demandada durante años.

El concejal de Obras e Infraestructura, Andrés Raya, se refirió a la existencia de un encauzamiento de barranco como uno de los factores que obligaban a la tala. Esa circunstancia, dijo, había impedido que los árboles desarrollasen un sistema radicular “en las profundidades del suelo, con lo cual se han extendido de forma superficial y es por ello que han afectado tanto a las aceras como a la vía”. Y añadió en la misma línea: “Tal y como están suponen un riesgo, dado que no tienen ese sostén en profundidad; algunos habían sido retirados para evitar que se pudiesen caer”.

El edil socialista señaló que los ejemplares impedían la accesibilidad al crecer en mitad de las aceras. En concreto, los afectados son 34 tipuanas, siete plátanos olivos, dos casualinas y un aligustre situados en el tramo de obras, comprendido entre el estadio Francisco Peraza y la avenida de la República Argentina.

“El proyecto se puede consultar porque, al hacer la licitación, queda publicado en la Plataforma de Contratación del Sector Público”, afirmó, e hizo énfasis en que en la zona se plantarán árboles de otras especies “de menor porte y más apropiadas para ese ámbito”, como son el árbol de Júpiter, el árbol del amor, el arce variegado, el ciruelo mirobolano y la morera sin fruto, así como el aligustre, del que ya existía un caso. “Esta fórmula para la sustitución es una propuesta técnica del Ayuntamiento”, agregó.

Además, Raya comentó que desde el consistorio, “a efectos de compensar esa afección en estos árboles”, tienen prevista la plantación de más de un centenar en las inmediaciones –coincidiendo con la futura remodelación de la avenida de la República Argentina– y en otros ámbitos cercanos. “Para ello ya hay una parcela en la zona de Aguere-Las Cañas en la que existen unos 80 olmos en cultivo de vivero; están allí ya plantados y sirven para hacer repoblaciones”, expresó. “También se seguirán haciendo las actuaciones de repoblación en la zona del cinturón verde de la periferia de La Laguna, como en la Mesa Mota, donde se están restaurando especies de laurisilva, y en San Roque, donde está previsto repoblar con variedades autóctonas”, precisó un concejal que recalcó la defensa que hace el gobierno local de que La Laguna sea “un entorno amable, ecológico y verde” y que mostró su “máximo respeto para las personas y los colectivos a la hora de expresar sus opiniones razonables respecto al arbolado”.

Afecciones a viviendas

Desde el Cabildo de Tenerife emitieron este miércoles una nota de prensa conjunta con el Ayuntamiento de La Laguna en la que el consejero insular de Cooperación Municipal, Zebenzuí Chinea, y Andrés Raya aseguraron que técnicos de ambas instituciones “constataron la afección a los muros perimetrales de las viviendas, con peligro, incluso de derrumbe en algunos casos, además de en las aceras y en la propia vía”. A ese respecto, Chinea afirmó que dos informes técnicos –uno realizado por la empresa adjudicataria del proyecto y otro por parte de un ingeniero agrónomo del Ayuntamiento de La Laguna– certificaron “graves perjuicios a viviendas, en las aceras y en la vía”.

Asimismo, el consejero expuso: “En un primer momento se planteó la posibilidad de mantener los árboles actuales, mayoritariamente tipuanas, y adaptar la acera para evitar la tala, que es lo que nos hubiese gustado, obviamente. Sin embargo, esto no hubiese solucionado ni el problema de accesibilidad ni el de afección a los muros de las viviendas anexas, que podrían correr riesgo de derrumbe, ni los perjuicios que se estaban produciendo debajo de la calle”. Chinea aclaró que ninguno de los árboles que se talarán están catalogados como especie protegida ni se encuentran en los listados de ejemplares singulares o monumentales.

Opiniones contrarias

Las talas generaron ayer opiniones contrarias de vecinos, en las redes sociales y, sobre todo, de un grupo que se ha formado tras el comienzo de los trabajos. “Hay arquitectos, paisajistas y diversos profesionales”, explicó una representante, Cristina Amigó. “Nos quedamos bastante impactados con esa decisión y hemos estado buscando información y hemos pedido el proyecto, pero nos está costando mucho que nos la den de manera ágil”, expresó esta arquitecta, antes de apuntar que consideran que existen “alternativas que seguramente serán más caras que la obra actual, pero que podrían salvar ese arbolado”.

Amigó puso de relieve que se trata de ejemplares que en su mayoría no tienen menos de 50 años, “con lo cual hasta dentro de otros 50 no volverá a haber un árbol igual”. Según precisó, los miembros del grupo “comparte la pena por los árboles y por lo que están haciendo en esa obra en concreto. Y opinó: “A mí personalmente me parece dramático, porque es irremplazable, y es una tomadura de pelo que se esté hablando de firmar cartas por el cambio climático y la urgencia climática en todos los ayuntamientos y, en cambio, hagan esto de una manera rápida, corriendo”.

“Nos parecen insatisfactorias las diferentes motivaciones aducidas por el Ayuntamiento, como serían los desperfectos en los muros perimetrales de viviendas, los problemas para la canalización de agua o la afección a las casas”, planteó el mismo colectivo en la tarde de este miércoles a través de un comunicado.

Antecedentes: Mal estado de la vía

El estado de deterioro del pavimento de la calle Concepción Salazar ha motivado quejas a lo largo de años, tanto por parte de los vecinos como en forma de críticas políticas, en ocasiones a través de iniciativas de carácter plenario.

La actuación: Trabajos en macha

El comienzo de la remodelación de la calle Concepción Salazar fue anunciado recientemente. Se trata de unos trabajos que forman parte del Plan Insular de Cooperación Municipal 2014-2017 y que serán financiados al 50% por el Cabildo de Tenerife y el Ayuntamiento de La Laguna. Estos buscan poner fin al mal estado del pavimento, a la falta de accesibilidad, al deterioro de las aceras y a una red de recogida de aguas pluviales “obsoleta”. “Todo ello teniendo como resultado una mejora del drenaje hacia el barranco y una mayor seguridad para conductores y peatones”, expresaron ayer desde la institución insular.

Objetivos: Más allá del asfalto

El consejero tinerfeño Zebenzuí Chinea recordó que la obra, incluida en la actuación denominada Solución de puntos negros en la red de pluviales del municipio, del referido Plan de Cooperación Municipal 2014-2017, va más allá del asfalto y dará respuesta a las demandas de la zona sobre recogida de aguas pluviales y accesibilidad de personas con movilidad reducida y deportistas.