13 de abril de 2020
13.04.2020
Crisis del coronavirus

El obispo invita a tener confianza en la fe: "El mal no tiene la última palabra"

El prelado imparte la bendición desde la torre de la iglesia de La Concepción, en La Laguna

12.04.2020 | 21:01

La Diócesis Nivariense concluyó un Triduo Pascual que será recordado por varios motivos. Cristo, que es novedad y no algo del pasado, se ha manifestado estos días por caminos complementarios. Facebook, Twitter, Youtube, WhatsApp han sido las calles por donde ha procesionado Jesús.

Tras la Vigilia Pascual, ayer domingo la Iglesia volvió a echar mano de los medios digitales para celebrar, con la máxima solemnidad, el Domingo de Resurrección. En esta ocasión, la Eucaristía presidida por el obispo fue retransmitida desde la parroquia de La Concepción de La Laguna, como viene siendo normal en este tiempo de confinamiento, sin fieles y a puerta cerrada.

Monseñor Álvarez comenzó su homilía felicitando la Pascua a todos los diocesanos. "Lo que el Viernes Santo se podría considerar un fracaso, hoy Domingo de Pascua se ha tornado en triunfo; lo que se creía victoria del poder del mal y de la muerte se ha convertido en el triunfo de la vida".

En esa certeza, el prelado saludó de modo especial a quienes están afectados por el coronavirus y a sus familiares, así como a todos los trabajadores de la salud, comprometidos en primera línea, "que, arriesgando su salud y la propia vida, dedican todas sus energías a curar a las personas afectadas. Gracias por vuestra entrega".

El obispo centró su intervención en la esperanza de la fe. "Tengan valor, el mal no tiene la última palabra. La realidad del mundo tiene remedio. Dios no nos ha abandonado. No hay situaciones que él no pueda cambiar. La tierra y la humanidad nueva es posible. Hay lugar para la esperanza. Los efectos de la Resurrección llegan a cuantos sirven a los demás dando la vida".

Álvarez continuó apuntando que esta culminación de la Semana Santa al ahondar en que la Resurrección del Señor no sólo afectó personalmente a Jesucristo, sino que también repercute en todos sus fieles. Pero, para obtener sus beneficios es necesario "estar en Cristo". No se trata sólo de creer que ha resucitado, que vive para siempre y camina con nosotros. "Estar en Cristo es, sobre todo, participar en su vida hasta el punto que Él vive en mí y que yo vivo en Él. No lo dudemos, como cristianos estamos llamados a ser las manos, los ojos, los pies y la boca de Jesús con todos los que nos rodean", destacó.

Al hilo de esta idea, monseñor Álvarez recordó que Jesucristo no es un personaje del pasado, sino una persona viva que está con nosotros todos los días. "¡Cristo vive! Esta es la raíz de la fe, de la esperanza y del dinamismo de la comunidad cristiana. Hay una relación "causa-efecto" entre Cristo y la vida cristiana. Cristo vive y está activo en quienes se dejan impregnar por el "poder de su resurrección".

El obispo volvió a hacer referencia al libro La alegría de creer, de la francesa Madeleine Delbrêl y recitó su poema, El nuevo día. Un canto a la presencia activa de Cristo en cada uno de nosotros que se puede leer en la página web obispadodetenerife.es.

Por último, Álvarez recordó que cada uno de nosotros, "con nuestro testimonio de vida cristiana, somos signo e instrumento de Cristo; por así decir, "somos una aparición", una manifestación del resucitado. A todos nos corresponde dar al mundo la Buena Noticia de que el Señor Jesús vive para siempre y es el Salvador de la humanidad, demostrando con nuestra vida que nosotros somos una prueba de ello".

Cabe señalar que durante la celebración, el obispo pidió a Dios por la salud del periodista Manuel Artiles, que sufrió el pasado viernes 10 de abril un accidente cerebrovascular. Artiles, que ha querido apoyar las transmisiones diocesanas del Triduo Pascual a través de Mírame TV, está siendo atendido en el Hospital Universitario de Canarias y evoluciona de forma favorable.

Al final de la celebración, el obispo impartió la bendición apostólica con el Santísimo Sacramento desde la torre de La Concepción de La Laguna. Cabe recordar que los cultos del Tríduo Pascual se celebraron en la Catedral, también bajo las estrictas medidas de seguridad que impiden pa presencia de fieles para evitar un posible contagio del virus.

En la tarde de ayer, el sacerdote y cantautor Alejandro Abrante ofreció desde su domicilio un concierto dentro del Festival On Line de Música Católica se retransmitió desde el salón de actos de la parroquia virtual que ha impulsado la pasada Cuaresma la Diócesis dentro de su plataforma www.obispadodetenerife.es para acercar una amplia oferta de actividades a la feligresía diocesana.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Mapa Coronavirus España

Mapa Coronavirus España