La catedral acoge esta mañana el inicio oficial de los actos conmemorativos del doscientos aniversario de la creación de la Diócesis de San Cristóbal de La Laguna con la apertura de la Puerta Grande del templo y que durante los próximos doce meses permite lograr indulgencias plenarias a cuantos creyentes deseen sumarse a la celebración del Año Jubilar de la Iglesia Nivariense.

La celebración religiosa está previsto que comience a las 11:00 horas con el traslado en procesión, desde la Casa Museo, de los presbíteros, diáconos y seminaristas, que, presididos por el obispo de Tenerife, Bernardo Álvarez, serán los primeros en pasar por la Puerta Grande de la sede del Cabildo catedralicio. A continuación, el obispo de Tenerife -el número doce desde la creación de la Diócesis- presidirá una eucaristía de acción de gracias por los doscientos años transcurridos desde la puesta en marcha de esta provincia religiosa que vio la luz de forma efectiva el 21 de diciembre de 1819.

Cabe recordar que el pasado jueves se celebró en la catedral un concierto ofrecido por la Orquesta Sinfónica de Tenerife y el Cor de Cambra del Palacio de la Música Catalana en la antesala del inicio del Año Jubilar.

Esta tarde, a las 17:00 horas, tendrá especial relevancia la acogida y distribución de la Luz de la Paz de Belén que llega a Tenerife, bajo el lema "Vosotros sois la luz del mundo". La comitiva partirá desde la parroquia lagunera de La Concepción hasta la catedral, donde a las 18:30 horas el obispo de la Diócesis nivariense presidirá una eucaristía y a su término distribuirá la Luz de la Paz de Belén con la colaboración de los grupos Scouts y entre los que porten un farol.

En la programación del Año Jubilar del bicentenario de la Diócesis de Tenerife destacan otras dos citas. La más próxima, el 10 de mayo de 2020, consistirá en un Encuentro Diocesano en el casco de La Laguna, que se plantea como un día de fiesta en Aguere. La actividad transcurrirá en la plaza del Adelantado, donde está prevista la acogida de los participantes, si bien en el exterior de La Concepción, a los pies de la torre, se instalará un escenario donde está previsto se habilite el altar de una eucaristía que a priori se prevé multitudinaria. Entre la plaza del Adelantado y La Concepción, tanto los fieles como los visitantes podrán disfrutar de la exposición que se organizará sobre la actividad desarrollada desde diferentes carismas y realidades de la Diócesis de Tenerife, así como la jornada de puertas abiertas de los templos y museos comprendidos en el referido trayecto. El obispo anunció que se prevé que la eucaristía de la familia de la Diócesis de Tenerife, fijada para el domingo 10 de mayo de 2020, la presida el cardenal Pietro Parolin, número dos del Vaticano.

Otro de los actos que destacan en la programa del bicentenario es la exposición que se inaugurará en septiembre en las Casas Capitulares y en el nuevo Museo de la Catedral, que permitirá conocer el origen y la evolución de la Iglesia en Tenerife desde tres realidades: como templo (vida sacramental, santidad, culto religioso?), como academia (propuesta cultural, educativa, diálogo con el mundo?) y como plaza (religiosidad popular, caridad, obras?).

Referencia histórica

En los doscientos años transcurridos desde que el Papa Pío VII aprobó el nacimiento de la Diócesis de Tenerife, que se hizo efectiva tal día como hoy, han estado al frente doce obispos: Luis Folgueras y Sión (1824-1848), fray Ildefonso Infante y Macías (1877-1882), Jacinto María Cervera y Cervera (1882-1885), Ramón Torrijos y Gómez (1887-1894), Nicolás Rey Redondo (1894-1917), Gabriel Llompart y Jaume (1918-1925), fray Albino González y Méndez-Reigada (1925-1946), el güimarero Domingo Pérez Cáceres (1947-1961), Luis Franco Cascón (1962-1984), Damián Iguacen Borau (1984-1991), Felipe Fernández García (1991-2005) y el palmero Bernardo Álvarez, ordenado obispo el 4 de septiembre de 2005 en la Catedral.

En estos doscientos años de historia destaca la creación del Seminario (1877), la adquisición del Palacio Salazar como sede episcopal (1892), la construcción de la Basílica de Candelaria (abrió en febrero de 1959), la edificación del Seminario nuevo -se inició en 1964 y entró en servicio en 1974-, los expedientes de beatificación del Hermano Pedro y José de Anchieta (1980), el primer Sínodo Diocesano o la ordenación de los primeros diáconos permanentes, siendo obispo Felipe Fernández, algunos hitos de la Diócesis que hoy rememora y celebra bajo la premisa de "mirar al pasado con gratitud, vivir el presente con pasión y abrazar el futuro con esperanza".