La Laguna se suma a la huelga mundial por el clima que se celebrará por primera vez el 27 de septiembre. Así lo anunció ayer el concejal de Acción contra el cambio climático, José Luis Hernández, quien precisó que aún no se ha establecido de qué manera participará la ciudad en concreto pero que posiblemente se lleven a cabo actos simbólicos como el despliegue de una pancarta en la fachada del edificio del Ayuntamiento y realizarán acuerdos políticos en defensa del cuidado del planeta.

Esta huelga está siendo promovida por el Movimiento Juventud por el Clima, que destaca la "emergencia climática, ecológica y social sin precedentes" en la que se encuentra el planeta y que hace necesaria la actuación inmediata de la población. Explican que "los partidos políticos tienen que se un importante pilar de esta transformación y se requiere de su compromiso activo con el cambio de modelo económico". Afirman que "es urgente el establecimiento de una amplia alianza social por el clima" y proponen "un paro patronal de carácter simbólico, que represente un minuto de paro".

El concejal de Acción contra el cambio climático lagunero destaca la importante labor del Movimiento Juventud por el Clima que "está creando un estado de opinión fundamental para que las medidas que nosotros queremos adoptar sean más fáciles de poner en marcha entre la sociedad". Por ello, indicó que en los próximos días mantendrán reuniones con el comité de empresa del Ayuntamiento de La Laguna para establecer las acciones que se podrán llevar a cabo el próximo 27 de septiembre.

José Luis Hernández destacó las palabras del catedrático en Botánica Wolfredo Wildpret, quien afirmó que "soy optimista en cuanto al cambio climático". El edil lagunero mantiene esta línea optimista e indica que "nos queda muy poco tiempo para que se pueda revertir la situación del planeta pero desde el Ayuntamiento nos vamos a sumar al movimiento poniendo todo de nuestra parte en esta lucha porque ya es una prioridad para esta institución".

Asimismo, el edil lagunero concluyó que "es de vital importancia que la población, especialmente la juventud, se mantenga movilizada para facilitar los cambios políticos urgentes que se necesitan para afrontar el gigantesco problema al que nos enfrentamos y que no es otro que el de la pervivencia del planeta y de la civilización".