08 de mayo de 2019
08.05.2019

Thiago se lleva la razón

La Justicia obliga a Naviera Armas a indemnizar a una familia tras la muerte de su perro en un viaje en barco debido a las malas condiciones

08.05.2019 | 07:56
El bulldog Thiago.

La familia de Thiago jamás olvidará el último viaje del perro entre Tenerife y La Gomera, ya que le ocasionó la muerte en agosto de 2016. Sin embargo, ahora la Justicia ha dado la razón a la propietaria de este bulldog inglés, Yurena Gutiérrez, quien denunció a Naviera Armas por causar este fallecimiento.

La sentencia obliga ahora a que Naviera Armas abone una indemnización total de 5.195 euros a la familia. En concreto, 1.100 euros hacen referencia al daño material; 95 euros por gastos del veterinario y 4.000 euros por el daño moral. Tanto Yurena Gutiérrez como el resto de su familia celebran esta decisión, tras aquella experiencia "horrible". Esta vecina de La Laguna afirma que "mi lucha siempre se ha centrado en que Thiago sea el último que haya tenido que pasar por esto".

Esta historia se remonta a 2016, cuando Gutiérrez viajó entre Tenerife y La Gomera con su perro -Thiago, un bulldog inglés de un año y de unos 30 kilos de peso- y sus dos hijas menores. Los problemas comenzaron cuando aún el barco no había zarpado del puerto de Los Cristianos puesto que en esta ocasión, y al contrario de lo que había ocurrido con anterioridad, no dejaron que el animal viajara en la cubierta del barco. En aquel momento instaron a la propietaria para que el perro viajara en una jaula situada en la zona del aparcamiento, donde hacía mucho calor y no había ningún tipo de ventilación, según Gutiérrez.

Cuando la travesía terminó, la tinerfeña se encontró a su perro jadeando y con convulsiones, por lo que solicitó salir del barco de inmediato pero los trabajadores se lo negaron. De este modo, que fueron los propios pasajeros los que se ofrecieron a apartar sus vehículos para que Gutiérrez pudiera desembarcar en primer lugar. Thiago ingresó en una clínica veterinaria en estado crítico y de shock, con 44 grados de fiebre derivado de un golpe de calor y, tras los primeros auxilios, la mascota falleció como consecuencia de las complicación relacionadas con esta patología.

Gutiérrez denunció este hecho ante la Guardia Civil en San Sebastián de La Gomera, donde también enterró a su mascota. Además, acudió a las oficinas de la compañía naviera para denunciar el caso pero le fue denegada la hoja de reclamaciones por lo que también denuncia el mal trato que recibió. No obstante, siempre ha destacado las muestras de apoyo a través de numerosos mensajes en as redes sociales, donde también denunció este trágico caso. Y es que muchos de los pasajeros que fueron testigos de este sucesos presentaron sus condolencias y algunas personas han asegurado que han pasado por lo mismo, con la misma compañía, en otras ocasiones.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook