Las fuertes lluvias torrenciales que azotan desde el pasado sábado por la noche el litoral norte de Sao Paulo, Brasil, han dejado al menos 40 víctimas mortales, 228 personas desplazadas y 338 sin hogar.

Según el último balance, 35 personas han fallecido en Sao Sebastiao, 31 en Barra do Sahy, dos en Juquehy, una en Camburi y otra en Boicucanga. Entre las víctimas mortales se encuentra un menor de 7 años que ha perdido la vida tras un deslizamiento de tierra en Ubatuba.

El gobernador de Sao Paulo y, quien fuera también ministro de Infraestura durante la Administración de Bolsonaro, Tarcísio de Freitas, ha decretado el estado de calamidad pública para las ciudades de Ubatuba; Sao Sebastiao; Ilhabela; Caraguatuba y Bertioga, en la región del litoral norte de Sao Paulo.

Según han afirmado medios locales, el volumen de precipitaciones en las localidades del litoral norte de Sao Paulo han superado la media prevista para todo el mes de febrero en tan solo las últimas 24 horas. En el caso de Sao Sebastiao, el volumen de precipitaciones ha sido el doble del esperado para todo el mes, con 627 mm, con una media de 303 mm.

Durante una entrevista concedida para el medio brasileño 'GloboNews', el ministro de Integración y Desarrollo Regional, Waldez Góes, ha alertado sobre la posibilidad de un aumento de las cifras de muertos con víctimas posiblemente bajo los escombros.

El gobernador de Sao Paulo ha pedido ayuda al Ejército para hacer llegar a los equipos de bomberos y de médicos a las zonas donde se han producido más desprendimientos, una tarea complicada debido al bloqueo que han sufrido las carreteras.

"Los daños son enormes, gigantescos. Vamos a trabajar toda la noche y la prioridad ahora es salvar a las personas que están bajo los escombros. Se derrumbaron todo tipo de casas, las más modestas, pero también las de clase media y alta", ha afirmado el alcalde de Sao Sebastiao, Felipe Augusto, en declaraciones recogidas por 'O Globo'.

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, ha anunciado que visitará Sao Paulo mañana en aras de "seguir con los esfuerzos para enfrentar esta tragedia", ha publicado a través de Twitter.

A su vez, Lula ha mantenido una reunión con el titular de Integración y Desarrollo Regional, así como con el gobernador de Sao Paulo y el alcalde de Sao Sebastiao para prestar ayuda a las afectados por las lluvias.

"Vamos a unir todos los niveles de gobierno y, con la solidaridad de la sociedad, asistir a los heridos, buscar a los desaparecidos, restaurar las carreteras, las conexiones eléctricas y las telecomunicaciones en la región", ha concluido el presidente Lula.