La Comisión Europea ya tiene listo su noveno paquete de sanciones contra Rusia. Dos días después de la entrada en vigor del embargo al petróleo ruso por vía marítima y la limitación mundial del precio del petróleo ruso acordada en el G7, Bruselas propone seguir golpeando a Moscú para limitar su capacidad de agresión a Ucrania. La nueva ronda, tras ocho paquetes que “ya están mordiendo con fuerza”, según ha declarado este miércoles la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, contempla sanciones a otros 200 individuos y entidades cercanas al Kremlin, nuevos controles y restricciones a la exportación y la prohibición de exportar motores de drones a Rusia y a cualquier país tercero que pueda suministrárselos como Irán.

“Rusia sigue sembrando la muerte y la devastación en Ucrania. Está atacando deliberadamente a civiles e infraestructuras civiles, tratando de paralizar el país al comienzo del invierno. Seguimos al lado de Ucrania y haremos pagar a Rusia por su crueldad”, ha dicho la alemana en un mensaje de video emitido a través de las redes sociales. “Después de la comida y el hambre, Putin ha decidido convertir el invierno en un arma. Quiere interrumpir el suministro de electricidad, calefacción y agua para millones de civiles en Ucrania”, ha denunciado el jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, al esgrimir sobre los motivos de Bruselas para seguir golpeando al Kremlin.

Entre las principales novedades del nuevo paquete sancionador destacan los drones. “Cortaremos el acceso de Rusia a todo tipo de drones y vehículos aéreos no tripulados. Proponemos prohibir las exportaciones directas de motores de drones a Rusia y la exportación a terceros países, como Irán, que podrían suministrar drones a Rusia”, ha anunciado Von der Leyen. “Vamos a golpear duramente a las fuerzas armadas rusas, al sector militar y de defensa, a las empresas que producen equipamiento militar o a quienes planean los ataques con misiles contra civiles e infraestructura civil, en flagrante violación del derecho internacional”, ha dicho el alto representante para la política exterior europea.

200 sancionados más

Además, Bruselas propone incorporar “casi 200 personas y entidades” a la lista de sanciones entre los que figuran las fuerzas armadas rusas, funcionarios y empresas de la industria de la defensa, miembros de la Duma Estatal y del Consejo de la Federaciónministros, gobernadores y partidos políticos ya que, “en lugar de defender el estado de derecho, brindan una legitimidad falsa a los gobernantes rusos y sus decisiones ilegales”, ha añadido Borrell “Incluye a figuras clave en los brutales y deliberados ataques con misiles de Rusia contra civiles, en el secuestro de niños ucranianos a Rusia y en el robo de productos agrícolas ucranianos”, ha precisado por su parte von der Leyen.

La Comisión Europea también plantea sancionar a otros tres bancos rusos, incluida la prohibición total de transacciones del Banco Ruso de Desarrollo Regional. Con esta medida, Bruselas busca “paralizar aún más los cajeros automáticos de Putin”. Además, el paquete incorpora nuevos nuevos controles y restricciones a la exportación, en particular de productos de doble uso como productos químicos clave, agentes nerviosos, componentes electrónicos así como elementos informáticos que podrían ser utilizados por la maquinaria bélica rusa. 

Como en anteriores rondas sancionadoras Bruselas también propone seguir atacando la maquinaria propagandística rusa sacando de antena otros cuatro canales y todas las demás plataformas de distribución. Por último, el Ejecutivo comunitario propone más medidas económicas contra el sector energético y minero ruso, incluida la prohibición de nuevas inversiones mineras en Rusia. La propuesta pasará ahora a manos de los embajadores permanentes de la UE para su examen. Fuentes diplomáticas consideran que podría adoptarse antes de la cumbre de líderes europeos del próximo 15 de diciembre.