Día del Periodista 50% DTO. eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Evolución demográfica y social

La nueva Inglaterra es menos blanca y más descreída

Los últimos datos del censo reflejan ciudades inglesas donde los blancos son minoría, como minoría son también los que se declaran cristianos

Paseantes en Oxford Street, Londres / EFE

El perfil de los británicos está cambiando de manera lenta pero imparable. Los habitantes de raza blanca son ya minoría en ciudades como Leicester, Birmingham o Luton, según acaba de revelar el último censo 2021 de Inglaterra y Gales, que se elabora cada diez años y en el que han participado 24 millones de hogares. La población multiétnica también supera a la blanca en otra decena de lugares. La migración neta, por otra parte, ha aumentado más de lo que se había estimado. Una de cada seis personas que vive actualmente en Inglaterra y Gales ha nacido fuera del Reino Unido. Y si eran 2,5 millones en el 2011 ahora son 10 millones. Los datos muestran. sin embargo. que hay menos ciudadanos de la Unión Europea, debido casi con seguridad a los efectos de la pandemia y del brexit.

Sin religión

Otra gran novedad que arrojan las estadísticas oficiales tiene que ver con la religión. La Iglesia Anglicana es el credo oficial en el país y su máximo representante es el rey, Carlos III. Sin embargo, y por primera vez, menos de la mitad de ingleses y galeses se describen como ‘cristianos’. Sólo el  46,2%, frente al 59,3% en el censo del 2011. "Atrás han quedado los tiempos en que mucha gente casi automáticamente se identificaba como cristiana", constata el Arzobispo de York, Stephen Cottrell.  Por el contrario, han aumentado llamativamente, del 25% al 37,2%, los que afirman no tener religión alguna, aunque no se trata de un grupo uniforme. "Unos puede ser ateos, muchos pueden ser agnósticos y otros pueden ser (gente) espiritual, realizando cometidos espirituales", explica la profesora del King’s College en Londres, Linda Ticking. Quienes se dicen musulmanes han aumentado de un 4,9% al 6,5%.

Hay menos blancos, "¿y qué?"

El agitador de extrema derecha, Nigel Farage, no ha perdido un minuto para hacer su propia interpretación de los datos, que califica de "escandalosos". "Está teniendo lugar un cambio demográfico masivo en nuestro país", señala en un mensaje a través de Twitter. "Hay un cambio masivo en la identidad debido a la migración". Farage miente cuando afirma en un vídeo que los blancos son minoría en Londres (54%) y en Manchester (57%). También fabula al afirmar que el servicio de estadísticas tratará de "esconder las verdaderas cifras", al no preguntar en el futuro, "por la nacionalidad o el lugar de nacimiento de los que tomen parte en el censo". Ante la pérdida de terreno de los ingleses blancos, el exministro conservador Sajid Javid, británico de origen paquistaní, responde con un “¿Y qué?” a Farage. 

De acuerdo con la Oficina Nacional de Estadísticas (ONS), el 81,7% de los censados se identifica como ‘blanco’, un porcentaje inferior al 85% hace una década. El segundo grupo más nutrido es el de los 'asiáticos' (de origen indio, paquistaní, etc.), que suman el 9,3% de toda la población de Inglaterra y Gales. Los registrados en 2011 eran 4,2 millones, ahora son 5,5 millones. También aumentan quienes se describen como 'negros' (caribeño o africano). Un 2,5% ahora, frente al 1,8% anteriormente.

Más viejos y menos jóvenes

En cuanto a identidad nacional, el grupo más numeroso que no se considera británico es el de polacos, seguido de los rumanos. Estos últimos han pasado de 80.000 a 539.000 en una década. También ha aumentado el número de los nacidos en India y Pakistán, mientras que los de italianos se ha doblado. Sin embargo, ha descendido el de nacidos en Irlanda.

El censo también rebela que la población de Inglaterra y Gales va envejeciendoLa sexta parte, 18,6%, tiene más de 65 años, frente al 16,4% en 2011. Un 0,9%, algo más de medio millón, supera los 90 años. Los menores de 15 años suponen el 17,4%, cifra ligeramente menor que hace una década.

Londres es la ciudad que atrae a un mayor número de gente joven, mientras que el envejecimiento de la población está mucho más marcado fuera de la capital. En los distritos acomodados de la ciudad, como es el caso de Kensington y Chelsea, el número de residentes ha descendido un 10% y en el Westminster, un 7%. La explicación sería que los pudientes optaron por trasladarse a alguna residencia secundaria durante la pandemia y han preferido no volver.   

Compartir el artículo

stats