Día del Periodista 50% DTO. eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Conflicto en el este de Europa

¿Qué pasó con Kirill Stremousov? El breve mandato y la misteriosa muerte del líder prorruso de Jersón

Pocos días después de que Ucrania recuperase la región, se anunció el fallecimiento en accidente de tráfico de uno de los dirigentes más cercanos a Putin

Kirill Stremusov. REUTERS

Una de las últimas apariciones públicas de Kirill Stremousov, el gobernador impuesto por Moscú en la región ucraniana de Jersón, fue un vídeo publicado en su canal de Telegram en el que parodiaba un poema del escritor ucraniano Boris Jersonsky. Enumeraba diferentes partes del mundo que, supuestamente, Rusia iba a conquistar. “Donde pueda llegar un tanque ruso, ahí está mi querida patria”, decía uno de los versos. También hablaba de las pagodas “de China y de Corea”, de Washington, Bucarest, Varsovia o el Amazonas, entre otros lugares del mundo. Jersonsky, originalmente, se mofaba del imperialismo ruso, mientras que Stremousov en el pie del vídeo aseguraba que esta era la realidad "de la galaxia de Andrómeda".

Kirill Stremousov nació en el este de Ucrania en 1976, concretamente en Holmivsky, en la región de Donetsk. Desde que llegó a Jersón en 2008, ha formado parte de diferentes partidos políticos pro-rusos, aunque nunca fue un líder destacado y no llegó a conseguir representación ni cuando prefirió presentarse como candidato independiente. Durante la pandemia de covid-19, difundió teorías de la conspiración contra la vacunación, entre ellas la supuesta creación de laboratorios biológicos estadounidenses en Ucrania.

No fue hasta 2022, en el marco de la ofensiva rusa sobre Ucrania, cuando llegó a tocar el poder al ser nombrado por Moscú gobernador de la región de Jersón, concretamente de la parte controlada por Rusia. Cuando se celebraron los “referéndums” de anexión, él defendió su legitimidad y pronunciaba orgullosamente que Rusia iba a estar en Jersón “para siempre”.

Su momento de gloria, sin embargo, fue la ceremonia del pasado 30 de septiembre. Entonces fue cuando, junto a sus homólogos de las autoproclamadas Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk y Zaporiyia, se reunieron en Moscú con Vladímir Putin en la escenificación del “regreso a casa” de estas regiones del este y sur de Ucrania. Allí celebraron la firma del documento que certificaba, a ojos del Kremlin, la anexión de estas regiones, a pesar del rechazo de la comunidad internacional. Fue en esa ocasión cuando juntaron los cuatro las manos y las alzaron al grito de “¡hurra!” al final del acto para celebrar la expansión del país más grande del mundo.

El presidente ruso, Vladímir Putin (centro), con los líderes de Donetsk, Denis Pushilin; Lugansk, Leonid Pasechnik; Zaporiyia, Yevhen Balitsky, y Jersón, Vladímir Saldo, este viernes tras la firma de la anexión. ARCHIVO

Esa alegría fue efímera. Según medios locales, el 9 de noviembre, el coche que conducía chocó con un camión que realizó una maniobra peligrosa. Durante los días anteriores, las tropas ucranianas se acercaban cada vez más a Jersón, la capital de la región y una de las mayores del sur del país, y finalmente Ucrania recuperó su control el 11 de noviembre.

Posible encubrimiento

Sin embargo, apuntan algunas fuentes que su muerte podría haber sido un montaje de los servicios secretos rusos para encubrirle evitar posibles represalias futuras por parte de Ucrania. Quiénes hablan de esta teoría –aún no demostrada– ponen otros ejemplos del pasado como el de Vitali Gura y Serguéi Tomko. Estos dos oficiales de policía de Nova Kajovka colaboraron con las fuerzas rusas cuando estas ocuparon partes de Ucrania, hasta que los medios rusos informaron de que habían sido asesinados a principios de agosto.

Sin embargo el 12 de septiembre, medios estatales rusos apuntaron que estos asesinatos habían sido falseados. El mismo día también se publicaron noticias sobre las detenciones en las regiones ocupadas de Rusia de personas que querían atentar contra personalidades de la región. Entre los posibles objetivos, estaba también el mismo Stremousov. Es difícil saber en cuantas ocasiones se han fingido este tipo de maniobras debido al secretismo de las mismas.

Otra de las razones que se acentúan las sospechas es la falta de material audiovisual que presentan las autoridades rusas. Lo explica por ejemplo el medio ruso topwar.ru, que remarca que no hubo imágenes del vehículo siniestrado hasta 8 horas después de las primeras noticias de la muerte de Stremousov. En un atentado reciente como es el caso de Daria Dugina el 20 de agosto de este año, a los pocos minutos de la explosión circulaban imágenes del coche en llamas y de su padre, Aleksándr Duguin, reaccionando al siniestro. Este filósofo es un defensor de la línea dura del nacionalismo ruso.

Compartir el artículo

stats