Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

A las puertas del referéndum

Chile, entre la esperanza y el desencanto con la nueva Constitución

El 4 de septiembre los chilenos deciden si aprueban una Constitución que nació con gran legitimidad y ha ido perdiendo apoyos

Nueva Constitución de Chile. EFE

Los chilenos se preparan para días de vértigo: el domingo 4 de septiembre deben decidir a través del voto la suerte de una Constitución que surgió al calor del estallido social de 2019 y acompañada de una amplia simpatía que comenzó a menguar mientras se redactaba el texto fundamental más progresista de América Latina. Si las encuestas están en lo cierto, la opción "Rechazo" se impondría por una diferencia de entre seis y 10 puntos. Semejante resultado encierra una paradoja para algunos inexplicable: dos años atrás, en medio de los rescoldos de la protesta, el 80% de la ciudadanía había expresado en las urnas su deseo de contar con una Carta Magna que termine con los vestigios institucionales de la era del general Augusto Pinochet (1973-90). Esa no es la única curiosidad política del momento: el 'no' a una Constitución elaborada con el predominio de convencionales de izquierda aúna por estas horas a nostálgicos de la dictadura, derechistas moderados y hasta un sector del centroizquierda que durante los años 80 luchó contra el dictador.

El Gobierno de Gabriel Boric ata parte de su prestigio a una causa que los sondeos creen perdida: la victoria del "Apruebo". Alrededor del joven presidente, de 36 años, creen sin embargo que la disputa electoral será más pareja de lo augurado por las consultoras. La directora de Latinobarómetro, Marta Lagos, señala en ese sentido que existe una "gran movilización invisible" que podría alterar las previsiones corrientes. Un dato que invita a la prudencia es el interés de 12 millones de chilenos por saber dónde votarán el 4 de septiembre. También se ha verificado una mayor disposición de los adultos de acudir a las urnas, algo que no había ocurrido en 2020. "Si llegan a votar 12 millones de personas, nos encontramos frente a una revolución participativa. Un acto brutalmente democrático... da lo mismo el resultado", dijo Lagos al portal El Mostrador.

Múltiples escenarios

Marco Moreno, decano de la Facultad de Ciencia Política de Universidad Central de Chile, vislumbra cuatro posibles escenarios. El primero, de carácter disruptivo, no previsto por las encuestas, y a favor por una amplia mayoría de la Carta Magna. Un segundo, en el que se confirman los sondeos. Gana el "Rechazo" por escaso margen y eso obliga a definir un nuevo proceso constitucional. Moreno también contempla un triunfo del "Apruebo" por una menor distancia y, por último, una situación de incertidumbre y conflicto en la que vence el 'no' y la derecha pone el freno de mano a cualquier instancia de cambios futuros.

En tanto, la campaña electoral se intensifica no siempre con las reglas de juego claras. Una reciente publicidad del "Rechazo" recordó hasta qué punto el camino ha estado sembrado de desinformación fake news. Un joven supuestamente dedicado a la prostitución masculina asegura haber sido objeto de un acto violento por parte de un cliente. "Si en Chile nos quisiéramos más, no aprobaríamos el texto que escribió la Convención Constituyente. Es un texto que no está hecho con amor y eso siempre termina mal". Se supo de inmediato que no se trataba de un trabajador sexual: apenas un actor que hasta había anunciado en las redes sociales su participación en el engaño.

Los promotores del "Apruebo" intentan, por su parte, recuperar el entusiasmo que en 2019 contagió a millones de personas. El escritor Patricio Fernández se sumó entonces a ese torrente y fue luego parte de la Convención que redactó el texto. El narrador y periodista no se atreve a hablar de un "fracaso total" si se impone el "Rechazo". Se iniciaría "un proceso en el que todos los demócratas convencidos debemos involucrarnos". A Chile, remarcó, no lo esperaría la catástrofe. Para Fernández ese horizonte de derrota pudo no obstante haberse evitado. "El error político fue marginar de manera muy rígida a sectores de derecha que estaban dispuestos a participar de esta construcción".

Lo que le espera a Boric

El mandatario ha llamado modificar aquellos aspectos de la Constitución que generan más rechazo en caso de ganar el "Apruebo". "Veo el riesgo de que ese 4 o 5 de septiembre sea para él lo que fue para Sebastián Piñera el 12 de noviembre del 2019", ha manifestado el politólogo Daniel Mansuy a la revista The Clinic. "¿Qué pasa en caso de que gane el Rechazo? ¿Qué papel va a jugar? ¿Qué fuerza va a tener para tomar la iniciativa? ¿Con quiénes va a seguir gobernando?".

Por lo pronto, la portavoz del Gobierno, Camila Vallejo, ha descartado que el Gobierno piense en convocar a un nuevo plebiscito constituyente si no se cumplen los anhelos. Eso, ha remarcado, sería "redundante" porque, en 2020, "una mayoría muy evidente y muy desbordante" se inclinó a favor de tener un nuevo texto fundamental. "Esperamos sin duda que, tanto los partidos de Gobierno como también todos los parlamentarios y parlamentarias, participen de poder delinear los distintos escenarios de cara a darle mayor tranquilidad a las personas, independiente a lo que ocurra el próximo 4 de septiembre". 

Compartir el artículo

stats