Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Conflicto internacional

¿Va a subir el precio del gas?

Una escasez de gas si Putin corta el suministro se traducirá en un aumento del precio, que repercutirá a la vez en el precio del petróleo y la electricidad

Construcción del gasoducto Nord Stream 2, en la localidad rusa de Kingisepp, en 2019. Stefan Sauer/dpa

Rusia es uno de los grandes proveedores de gas a Europa y podría decidir cortar el suministro en respuesta al paquete de fuertes sanciones que prepara la UE o a un posible intervención de la OTAN. Según los datos de Bloomberg consultados por Efe, a las 8.30 horas GMT el gas natural costaba 113 euros por MWh, lo que supone un 29,14 % más que ayer pero ha llegado a costar 118 euros. [Siga aquí las últimas noticias en directo sobre la crisis de Ucrania]

De momento, la paralización del gasoducto Nord Stream 2 que une Rusia con Alemania causará miles de millones en pérdidas a Gazprom, el monopolio ruso del gas. Alemania importa de Rusia la mitad del gas que consume. España se suministra mayoritariamente de gas argelino y solo importa de Rusia el 10%.

La Comisión Europea subraya que el suministro de gas a Europa no resultará de momento afectado por la decisión de Berlín, ya que el gasoducto Nord Stream 2 no está aún en funcionamiento y por tanto no hay ningún cambio en la situación actual. Moscú por su parte garantiza por el momento que cumplirá con los contratos firmados y seguirá suministrando gas a Europa como venía a haciendo hasta ahora.

El precedente del 2006

Pero esto podría cambiar si el presidente ruso, Vladimir Putin, decidiera responder a las sanciones europeas cortando el suministro, lo que podría poner de inmediato en peligro el funcionamiento energético de Alemania y de otros países del centro de Europa más dependientes del gas ruso. El Kremlin ha prometido una respuesta "dolorosa".

No sería la primera vez que Moscú recurre al arma gasística. Durante el invierno de 2006, Rusia interrumpió el suministro de gas que atravesaba a Ucrania hacia Europa debido a una disputa financiera entre ambos países. La medida causó graves problemas de escasez a varios países en el centro y este del continente.

Una escasez de gas en el mercado supondría además a corto plazo una subida de precios que repercutiría a España, ya que los precios se fijan a nivel europeo. Un impacto que se trasladará además al precio del petróleo y de la electricidad, un mercado ya muy tensionado.

Una reducción en los suministros de gas llevará a Europea además a tener que buscar otras vías de suministro e importar gas licuado a precio más elevado La UE ya negocia en en ese sentido con Qatar, Argelia y Egipto.

Compartir el artículo

stats