Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Argentina

Un diputado de ultraderecha sortea su salario y provoca un fuerte revuelo en Argentina

Casi 950.000 personas se apuntaron para participar de la rifa del legislador Javier Milei, un émulo argentino de Vox

Javier Milei.

"Soy de un país vertiginoso donde la lotería es parte principal de la realidad". Jorge Luis Borges escribió en 1940 'La lotería de Babilonia', en la que imagina una civilización gobernada por el azar. "Como todos los hombres de Babilonia, he sido procónsul; como todos, esclavo; también he conocido la omnipotencia, el oprobio, las cárceles", dice el protagonista al comenzar el cuento. Ochenta y un años más tarde, y de una forma más modesta pero no menos inquietante, el diputado de ultraderecha Javier Milei decidió sortear su salario como legislador cada mes. El revuelo fue inmediato. Casi 950.000 argentinos decidieron participar de la tómbola online con la esperanza de llevarse los casi 1.700 euros de la dieta parlamentaria. El resultado debería conocerse este miércoles en medio de una ola de contagios de la variante ómicron y un calor flamígero que, como pocas veces, derrite las ciudades.

La cantidad de personas que decidieron participar del juego no se explica por una súbita vocación ludópata sino como un signo de desesperación social. De acuerdo con las últimas cifras oficiales, un 43,8% de los argentinos es pobre. Un 31,3% de ese total tiene entre 15 y 29 años, mientras que casi el 40% se encuentra en la franja de los niños hasta 14 años. Un 52% de los jóvenes no ha terminado la escuela secundaria.

Economista, portero y cantante

En ese contexto se ha planteado la convocatoria Milei, un economista que rinde culto a la ortodoxia extrema, quien alguna vez fue portero de fútbol, cantante de heavy metal y ganó su notoriedad como explosivo protagonista de tertulias televisivas. Acaba de asumir su escaño en nombre de La Libertad avanza, una formación política que oscila entre las doctrinas del austríaco Friedrich Hayek y la retórica de VoxAl grito de "zurdos de mierda", Milei y los suyos, entre ellos defensores acérrimos de la última dictadura militar (1976-83), obtuvieron en noviembre pasado el 17% de los votos en la capital argentina.

Milei no se conforma con alzar su voz en el Congreso. La televisión y las redes sociales siguen siendo su mayor espacio de visibilidad. Como si se tratara de un audaz crupier, el diputado que quiere hacer volar en pedazos el Banco Central ha llamado a la sociedad a confiar en la ventura: el destino golpeará la puerta de algún agraciado y se quedará con su salario.

La Agencia de Acceso a la Información Pública (AAIP), el organismo gubernamental, abrió una investigación relacionada con el controvertido sorteo por supuesta violación de la de protección de datos personales. El sitio de Milei que organiza la rifa no ofrece precisiones relacionadas con la privacidad de información que ofrecen los participantes: nombres, apellidos, número de documento, teléfono y correo electrónico.

El horizonte de 2023

Hasta sectores de la derecha que pertenecen a Juntos, la coalición del expresidente Mauricio Macri, expresaron su disgusto por el modo en que Milei modifica las reglas de la política. La Sabrina Ajmechet quiso saber cómo podía darse el lujo de renunciar a su dieta. El exportero respondió con su acostumbrada iracundia: "Mi primera promesa de campaña fue renunciar a mi trabajo en el sector privado. Era economista jefe de uno de los tres grupos económicos más grandes de Argentina y renuncié. No sé cuántos se animan a hacer eso. Por una cuestión filosófica no quiero vivir de sacarle el dinero por la fuerza a la gente. Viviré de dar conferencias. Me pagan muchísimo más de lo que le pagarían a usted por hablar".

La llamada a la fortuna de Milei es parte de su objetivo puesto en las presidenciales de 2023 y el plan para ampliar La Libertad avanza. No se ha privado de ponderar a los sectores más "ultras" de la coalición macrista, entre ellos Patricia Bullrich. La exministra de Seguridad suele mirarse en dos espejos, los de Margaret Thatcher y Jair Bolsonaro.

El sorteo ha relegado a un segundo plano un episodio conexo: la reciente habilitación en la ciudad de Buenos Aires y la Provincia de Buenos Aires de las apuestas online. El juego electrónico moverá en la zona más populosa de este país unos mil millones de euros anuales. Las plataformas se sumarán a las loterías tradicionales, los casinos y las apuestas en los hipódromos, todo un mundo atravesado por el deseo colectivo de salvarse a través del número mágico. El azar es, por otra parte, una gran fuente de recaudación estatal. Los altisonantes enconos de las facciones políticas encuentran en ese tema un fuerte consenso.

Compartir el artículo

stats