Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis energética

El precio de los combustibles ahoga a los transportistas portugueses

El precio por litro es uno de los más elevados de la UE debido a la subida del petróleo y a los altos impuestos | El Gobierno ha tratado de contener el aumento con ayudas de entre 190 y 1050 euros para taxistas y transportes de pasajeros

Vista de la Praca da Figueira de Lisboa el pasado mes de mayo.

Cuando se pregunta a Jorge Agrela sobre el aumento del precio de los combustibles en Portugal se dirige a la parte trasera de su taxi y da unos ligeros golpes con el dedo a una etiqueta pegada al cristal. “Fíjate en la tabla. Desde 2013 que no han vuelto a subir los precios de los trayectos, pero el precio de la gasolina es mayor que nunca”, lamenta. La subida del barril de petróleo y los altos impuestos han disparado el precio por litro de los combustibles en más de un 30% en el último año en el país, con un impacto significativo en los profesionales del sector. 

Portugal es uno de los países de la Unión Europea con los combustibles más caros, según el último informe trimestral de la Entidad Reguladora de los Servicios Energéticos (ERSE), en gran parte debido a los impuestos, que representan un 59% del precio total. Este porcentaje se encuentra por encima de la media europea (55%) y de otros países como España (51%). El precio de la gasolina se sitúa este mes alrededor de los 1,73 euros de media, mientras que el gasoil está en 1,54 euros -un aumento de más de 0,30 euros respecto a noviembre de 2020, en ambos casos-. Para intentar compensar esta subida, el Gobierno ha anunciado apoyos tanto para empresas como para particulares.

En el caso de los taxis, estos recibirán un descuento de 0,10 euros por litro hasta un máximo de 380 litros mensuales, lo que representa una ayuda de 38 euros por mes. “Todo apoyo es bienvenido, pero esta cantidad se queda lejos de lo que repostamos cada mes”, asegura Agrela. El apoyo se mantendrá durante cinco meses, con lo que cada taxi recibirá un máximo de 190 euros, que saldrán de una inversión total de 14,5 millones de euros procedentes del Fondo Ambiental.

Transporte de pasajeros

En el caso de los autobuses, las empresas recibirán un total de hasta 1.050 euros por vehículo. Unos apoyos que el presidente de la Asociación de Transportadores Pesados de Pasajeros (ARP), Rui Pinto, considera que no contribuyen a mejorar la mala situación que atraviesan. “Es un apoyo muy pequeño, necesitamos pactar con el Gobierno la creación de un gasóleo profesional que nos devuelva parte de los impuestos de los hidrocarburos, como ya tienen otros países de la UE”, reclama. 

Pinto asegura que la subida de los combustibles está “asfixiando” a las empresas de transportes, que al mismo tiempo tienen que lidiar con un aumento generalizado de los costes, como el precio de los recambios y la subida de salarios como consecuencia de una mano de obra cada vez más escasa. “Hemos tenido un aumento de costes de entre un 20% y un 25% en el último año, pero no podemos trasladar ese aumento al precio de los billetes porque muchos de nuestros contratos no se pueden modificar”, explica. Los representantes del sector añaden que la pandemia ha castigado a las familias y que sería injusto trasladarles el aumento del precio de los billetes.

Críticas al Gobierno

El Ejecutivo también ha puesto en marcha apoyos para los particulares de hasta cinco euros por mes. Unos apoyos que, sin embargo, están sujetos a la adhesión de las gasolineras y que requieren registrarse en una plataforma, algo que muchas personas todavía no han hecho. El líder del conservador Partido Social Demócrata (PSD), Rui Rio, defendió la semana pasada bajar directamente los impuestos y volver a subirlos cuando el precio de los combustibles se estabilice. “¿Pagamos el impuesto y después nos lo devuelven en un esquema burocrático? Este sistema no es eficaz”, señaló Rio.

El ministro de Economía, Pedro Siza Vieira, ha reconocido la posibilidad de establecer algunos cambios para mejorar la eficiencia de las medidas. “Tenemos que observar cómo las personas utilizan el sistema y si es necesario haremos los ajustes necesarios para que sea eficaz”. La aprobación de otros apoyos, como la reducción al 50% del Impuesto Único de Circulación (IUC) para los transportes de mercancías tampoco han contribuido a frenar el descontento generalizado, tanto de los particulares como de los principales sectores del transporte.

Compartir el artículo

stats