En España, desde hace aproximadamente un año, tenemos entre nosotros el Ingreso Mínimo Vital (IMV), una especie de pensión destinada para aquellas familias que no disponen de ingresos que les permitan vivir con lo básico. Es esto lo que ahora quiere probar Alemania, pero yendo más lejos y aprovechando un estudio para saber si es factible que aquellas personas que "ni estudian ni trabajan" (es decir, ninis) reciban un 'sueldo mensual' de parte del Estado.

Esta Renta Básica Incondicional comenzará a implantarse en 122 personas seleccionadas que no estarán obligadas a hacer nada: durante 3 años, rellenarán siete cuestionarios de forma online y recibirán en sus cuentas 1.200 euros al mes. Estos 'voluntarios' salen de una bolsa de 2 millones de personas que se inscribieron a la investigación hace tiempo. por otro lado, otras 1.380 personas no recibirán dicha Renta, pero sí una asignación más corta por gastos a cambio de completar esas mismas encuestas.

¿Quién ha puesto este dinero? Lejos de lo que pudiéramos creer, la financiación ha surgido de un grupo de 150.000 donantes de carácter privado que han 'regalado' millones de euros que, a posteriori, no deberán ser declarados por los pocos afortunados que los reciban con motivo del estudio. Y es que se quiere responder a preguntas como: "¿se vuelven más sociales y donan más? ¿Dejan de trabajar o trabajan menos? ¿Gastan el dinero o lo ahorran como reserva financiera?", explica Jürgen Schupp, director de la iniciativa.