30 de septiembre de 2020
30.09.2020
Polonia

El ultraconservador Kaczynski entra en un Gobierno polaco aún más endurecido

Este nombramiento se enmarca en la remodelación derivada de una crisis entre el PiS y sus aliados

30.09.2020 | 15:19
Jaroslaw Kaczynski

El líder del ultraconservador partido Ley y Justicia (PiS), Jaroslaw Kaczynski, entró en el gobierno polaco como viceprimer ministro, anunció el jefe del Ejecutivo, Mateusz Morawiecki, tras una remodelación que endurece el perfil del equipo gubernamental.

La incorporación de Kaczynski, hombre fuerte del país desde la muerte de su hermano, el presidente Lech Kaczynski en la catástrofe aérea de Smolensk, el 10 de abril de 2010, se produce tras una crisis entre el PiS y sus formaciones minoritarias aliadas, las cuales seguirán en el ejecutivo (pues de ellas depende la mayoría parlamentaria del PiS), cuyo número de carteras queda reducido de 22 a 14,

El propósito de la remodelación es "concentrar esfuerzos", en palabras de Morawiecki, quien hizo este anuncio tras la reunión mantenida con el presidente polaco, Andrzej Duda, reelegido el pasado julio y vinculado asimismo al PiS.

"La presencia de Jaroslaw Kaczynski va a ser un claro refuerzo para nuestro gobierno", afirmó Morawiecki respecto al ahora líder de su partido y primer ministro entre 2006 y 2007. "Nuestra prioridad es la defensa de los valores polacos y europeos", añadió.

Morawiecki mantiene en sus puestos al titular de Exteriores, Zbigniew Rau, y también al de Justicia, Zbigniew Ziobro, miembro de la minoritaria Polonia Solidaria (SP) e impulsor de la controvertida reforma judicial.

Tensiones Bruselas -Varsovia

La remodelación se produce tras darse por zanjadas las tensiones internas en el gobierno polaco entre el PiS y sus aliados, pero mientras crecen las tensiones en la relación entre Varsovia y Bruselas.

La Comisión Europea (CE) advierte de que la independencia del poder judicial así como la libertad de prensa están en peligro en Polonia, país sobre el que abrió expediente Bruselas a raíz de su reforma del poder judicial y otras iniciativas gubernamentales.

A este nudo de conflictos se une la hostilidad hacia el colectivo LGTBI, objeto de duros ataques por parte del presidente Duda en su campaña por la reelección, el pasado julio.

Unos 50 embajadores -principalmente de la UE, pero también de EEUU y países de América Latina- dirigieron esta semana una carta abierta a las autoridades polacas en la que apelaban al respeto a los derechos de ese colectivo.

La presidenta de la CE, Ursula von der Leyen, afirmó el pasado día 25 que hará cuanto esté en su mano para suspender la financiación comunitaria a los países de la Unión Europea que no respeten los derechos de las personas LGTBI.

Muy compleja es, en este contexto, la presencia en el nuevo gobierno como ministro de Educación y Ciencia de Przemyslaw Czarnek, quien durante un acto de campaña en favor de la reelección de Duda hizo unas declaraciones en las que afirmaba que los homosexuales, bisexuales o transexuales "no son del todo normales".

La frágil paz interna

Morawiecki se reunió hoy con Duda tras el preacuerdo alcanzado ayer, martes, entre el PiS y sus aliados del SP y 'Porozumienie' ('Entendimiento') para zanjar sus disensos internos.

El pasado día 26 Kaczynski ya mantuvo un encuentro previo con representantes de esas dos formaciones minoritarias, ambas surgidas como escisión del PiS.

La crisis de coalición se generó hace unas semanas a raíz del desacuerdo en torno a una ley de protección de los animales y la prohibición de la cría de especies exclusivamente destinadas a comerciar con su piel.

El proyecto, impulsado por el PiS, generó un fuerte rechazo por la industria peletera de Polonia, tercer productor de pieles del mundo. El SP negó su apoyo, entre amenazas de abandono de la alianza y sin descartar ir a elecciones anticipadas.

El PiS gobierna apuntalado en una mayoría de 235 escaños del total de 460 del Sejm (cámara baja del Parlamento). De esos diputados, 18 son del SP.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook