08 de julio de 2020
08.07.2020
Torturas

La policía holandesa descubre una sala de tortura dentro de un contenedor marítimo

Se han localizado otros seis contenedores usados como prisión, y han sido detenidos seis hombres

08.07.2020 | 13:28
Descubren una sala de tortura dentro de un contenedor.
La Policía abriendo uno de los contenedores.

La Policía holandesa ha localizado seis contenedores marítimos insonorizados que grupos criminales utilizaban como prisión ilegal, y un séptimo usado como cámara de tortura, dispuesto con esposas colgadas en el techo y una silla atornillada en el suelo.

Además, al menos seis hombres fueron detenidos como sospechosos de preparar secuestros, toma de rehenes, abusos graves, extorsión y participación en una organización criminal, confirmó hoy la Policía tras el hallazgo de esos contenedores en la región de Brabante norte, en el sur de los Países Bajos.

En un comunicado, las fuerzas de seguridad explicaron que todos los contenedores estaban insonorizados y empapelados con cinta aislante térmica, lo cual evita que el contenido sea visible desde fuera con una cámara termográfica. y

Además, los que se usaban como celda tenían instalado un sistema con el que las víctimas podían estar atadas.

También localizaron en una de las ubicaciones podaderas, una sierra de ramas, escalpelos, alicates, esposas, cinta adhesiva, pasamontañas y bolsas negras de algodón que pueden colocarse sobre la cabeza de una persona y que impiden la visibilidad.

Uno de los contenedores contenía varios uniformes de la policía, chalecos antibalas y luces intermitentes, mientras que, en un hangar localizado en Rotterdam, encontraron siete armas pequeñas y un rifle de asalto automático, una variante china del Kalashnikov AK-47.

Los siete contenedores estaban en Wouwse Plantage, a 4 kilómetros de la frontera con Bélgica, y las autoridades llegaron hasta la localización rastreando a los sospechosos durante la reciente investigación europea de la red telefónica encriptada EncroChat, que permitió a la Policía leer millones de mensajes secretos entre miembros del crimen organizado en Holanda.

Se trató de una operación internacional liderada por Holanda y Francia interceptó 20 millones de mensajes entre miembros del crimen organizado, lo que permitió evitar decenas de asesinatos, secuestros y tiroteos en Europa, y llevó a la detención de centenares de sospechosos, según confirmó la semana pasada la agencia de coordinación judicial Eurojust.

En las conversaciones relativas a las cámaras halladas en Holanda, los sospechosos enviaron fotos de un contenedor marítimo de transporte de mercancías en el que había una silla dental con correas en los reposabrazos y reposapiés, mientras conversaban sobre planes de "secuestro" y "tortura", con afirmaciones como: "Cuando lo tenga en la silla contará más, pero ese perro está perdido".

En abril, la Policía comenzó a tirar del hilo tras iniciar una investigación sobre un hombre de 40 años en La Haya, sospechoso de estar involucrado en el narcotráfico y en asesinatos a sueldo, confirmó la jefa de la policía nacional holandesa, Jannine van den Berg.

Las autoridades también lograron localizar a las víctimas protagonistas de la mensajería para alertarlas de la amenaza y trasladarlas a un lugar secreto, lo que "evitó secuestros, toma de rehenes y otros delitos violentos graves", según las autoridades.

El pasado 22 de junio, la Policía decidió finalmente intervenir, cuando las celdas parecían ya listas para su uso, y registró trece ubicaciones diferentes en Países Bajos, donde encontró también 24 kilos de éxtasis, varias furgonetas robadas, dos coches de alta velocidad y un total de 25 armas de fuego.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook