02 de abril de 2020
02.04.2020
Crisis del coronavirus

Bruselas lanzará un fondo de paro comunitario de 100.000 millones

La propuesta respalda las suspensiones de empleo para evitar los despidos masivos

01.04.2020 | 23:50

La Comisión Europea presentará hoy su propuesta para crear un fondo europeo de desempleo a corto plazo con el que pretende sostener los mercados laborales de países especialmente golpeados por la pandemia de Covid -19 y que está pensado en particular para evitar una oleada de despidos en España e Italia.

El colegio de comisarios mantuvo ayer un debate sobre la propuesta legislativa que la jefa del Ejecutivo comunitario, Ursula von der Leyen, presentará oficialmente hoy. La alemana, sin embargo, ya ha avanzado las características más básicas de este instrumento en un vídeo que ha compartido en la red social Twitter. "Está pensado para ayudar a Italia, España y todos los otros países que están siendo duramente golpeados. Y lo hará gracias a la solidaridad de otros Estados miembros", resumió Von der Leyen. "Regiones alrededor de Milán o Madrid son parte de la columna vertebral de la economía de Europa. Miles de compañías sólidas y saneadas están en dificultades debido a la crisis actual. Necesitan nuestra ayuda para superar la crisis", añadió.

El objetivo de Bruselas es que este fondo alcance los 100.000 millones de euros y, para financiarlo, la Comisión Europea podrá lanzar una emisión de bonos en los mercados internacionales por su cuenta o con el apoyo de otras instituciones como el BEI.

Bruselas ha bautizado este nuevo fondo con las siglas SURE y está inspirado en el sistema alemán conocido como Kurzarbeit, el equivalente a los ERTE en España. "La idea es simple", explicó Von der Leyen: "Si no hay pedidos y las empresas se quedan sin trabajo por un shock exterior y temporal como el coronavirus, no deberían despedir a sus empleados", señaló. Durante el tiempo que dure la pandemia, los trabajadores pueden dedicar su tiempo en seguir formándose y adquirir nuevas habilidades. De esta forma, los empleados volverán a sus puestos una vez finalizada la etapa de confinamiento, un aspecto "crucial" para poner de nuevo en funcionamiento "sin retrasos" el "motor económico de Europa".

Esta iniciativa es un intento de Bruselas por acercar posturas entre las capitales europeas, muy divididas sobre la respuesta económica que el bloque debe dar a la pandemia. La emisión de eurobonos parece descartada debido al rechazo frontal de Países Bajos o Alemania y la Comisión Europea busca soluciones intermedias que puedan reunir el consenso de los Veintisiete.

Además del fondo común de desempleo, el Ejecutivo comunitario presentará otras dos propuestas legislativas para flexibilizar el uso de fondos estructurales, con el objetivo de apoyar el gasto de los países vinculado a la emergencia sanitaria, y establecer nuevas ayudas directas a través de un nuevo instrumento de emergencia con cargo al presupuesto de la UE. La próxima fecha marcada en el calendario es el próximo martes, 7 de abril, día en el que los ministros de Finanzas mantendrán una videoconferencia en un nuevo intento de pactar las medidas fiscales con las que la UE responderá a las consecuencias de la pandemia.

Holanda se disculpa

Por su parte el primer ministro holandés, Mark Rutte, propuso ayer la creación de un "fondo coronavirus" europeo para ayudar a cubrir los gastos de atención sanitaria en los países más afectados por la pandemia, como España e Italia, y lamentó que Holanda no haya dejado clara su "solidaridad" con ellos. Se trataría de un fondo de emergencia que haría transferencias y no préstamos, con lo que las cuantías recibidas no tendrían que devolverse. Según explicó Rutte en una intervención ante el Parlamento holandés, Países Bajos propondrá hoy en una conferencia telefónica con el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez; el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, y el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, el establecimiento de este fondo especial, aunque no precisó la cuantía.

Mientras, las principales plazas bursátiles europeas cerraron la sesión de ayer en negativo, con pérdidas de entre el 3% y el 4%, en una jornada marcada por la expansión del coronavirus y por los datos negativos del sector manufacturero en el Viejo Continente y en Estados Unidos (EEUU). En concreto, París se dejó el 4,30 %; Fráncfort, el 3,94 %; Londres, el 3,83 %; Madrid, el 3,04 %, y Milán, el 2,97 %. De esta manera, los mercados inician el nuevo mes con la misma tendencia bajista que ha predominado en el primer trimestre del año por la evolución de la pandemia y las previsiones negativas sobre la situación económica, que han llevado a los inversores a recoger beneficios.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook