17 de febrero de 2020
17.02.2020
Investigación

Roban una estatua de 400 kilos en Río de Janeiro con los restos mortales del primer presidente de Brasil

El monumento había sufrido varios ataques - La Policía trata de identificar y capturar a los autores

17.02.2020 | 20:26

Una estatua de bronce de 400 kilos en honor a la madre del primer presidente de Brasil, Manoel Deodoro da Fonseca, que contiene además los restos del exmandatario fue robada el domingo en su emplazamiento en la ciudad de Río de Janeiro.

La Policía Civil brasileña ha confirmado la apertura de una investigación "para identificar y capturar a los autores", según ha informado Agencia Brasil tras el robo de la estatua, de dos metros de alto y que representa a Rosa Paulina da Fonseca.

La denuncia ha sido presentada por la Gerencia de Monumentos y Fuentes, organismo vinculado a la Secretaría de Conservación y que gestiona este patrimonio en el país sudamericano, tal y como ha recogido el diario brasileño 'O Globo'.

Por su parte, Marconi Andrade, de la organización no gubernamental SOS Patrimonio, ha indicado en declaraciones a Agencia Brasil que el monumento ha sido sometido a ataques en repetidas ocasiones. Asimismo, ha agregado que el citado organismo no cuenta con los recursos necesarios para proteger de forma adecuada las estatuas de la ciudad, tras varios robos con el objetivo de fundir el metal para su venta.

Las gafas de la estatua del poeta Carlos Drummond de Andrade, en la playa de Copacabana, también han sido robadas en varias ocasiones, mientras que la estatua de bronce en honor al cantante y compositor de sambas Noel Rosa ha sufrido también el robo de componentes.

Uno de los casos más sonados fue el robo de seis vigas de 110 toneladas de peso en el Elevado Perimetral, situada en la zona portuaria y demolida como parte de la construcción de Porto Maravilha.

Deodoro da Fonseca fue un militar y político que se convirtió en 1889 en el primer presidente de Brasil, cargo que ocupó durante dos años, tras dar un golpe de Estado que depuso al emperador Pedro II y declarar la república.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook