Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Análisis de expertos

"La obra para reconstruir Notre Dame tardará un mínimo de 12 años"

La arquitecta Idoia Camiruaga y Juan Antonio Herráez, coordinador del Plan Nacional de Conservación Preventiva, hablan de las labores de reconstrucción del templo tras el incidente

La iglesia en el momento del fuego.

La iglesia en el momento del fuego. EFE

Ha sido una de las catástrofes a nivel cultural y de patrimonio europeo más importantes de los últimos tiempos. El pasado lunes, la catedral de Notre Dame, símbolo de París, Francia y del gótico de Europa, ardía en llamas perdiendo su particular aguja, 2/3 de su techumbre, con el crucero y el transepto norte hundidos, las vidrieras dañadas y gran parte de los bienes muebles de su interior también afectados. Toda una tragedia que los bomberos parisinos tardaron en sofocar unas ocho horas y que ahora mismo, dos días después, ha abierto el debate entre los profesionales del patrimonio, la arquitectura y la restauración.

Este mismo martes, instituciones de todo el mundo y, sobre todo, grandes magnates franceses se comprometían a donar más de 630 millones de euros para su reparación y el presidente del país, Emmanuel Macron, aseguraba que todo estaría listo y arreglado en tan solo cinco años. Pero, ¿es esto posible?

Infografía: Izaskun Garaizabal"Lo que dice Macron es imposible. Primero hay que saber el estado en el que está el edificio, el mobiliario asociado, limpiar, sacar las piezas... evaluar el estado del templo lleva un tiempo. Hay que ponerse a trabajar en el proyecto que sea y poner una cubierta provisional, ya que sino el tiempo lo arruinaría todavía más. Hay que decidir dónde y cómo se apoya el nuevo techo. Después de consolidarlo y llevar a cabo todo esto, ¿cuánto tiempo ha pasado?", sentencia Idoia Camiruaga, arquitecta en el Consorcio de Santiago de Compostela y vocal de la junta directiva de Icomos, asociación de profesionales expertos en patrimonio.

Según Camiruaga, "hay que debatir cómo se va a llevar a cabo la obra, si hay que poner arquitectura del siglo XXI o reproducir la obra de Eugène Viollet-le-Duc", arquitecto encargado de la mayor parte de los edificios monumentales de París y creador de la famosa aguja de Notre Dame. "Siendo razonables, reconstruir Notre Dame se tardará un mínimo de 12 años, y probablemente nos acercaremos más a los 20", asevera la arquitecta.

"A pesar de que se tengan los planos no creo que se quiera hacer un falso histórico, sino que habrá que utilizar técnicas modernas más avanzadas y estabilizar el edificio"

Juan Antonio Herráez - Coordinador del PNCP

Por su parte, desde el Ministerio de Cultura de España, Juan Antonio Herráez, coordinador del Plan Nacional de Conservación Preventiva, no se moja en cuanto a los años que se emplearán en el arreglo de los desperfectos ocasionados por el incendio. "No me atrevo a decir cuánto se tardará, pero Macron hizo una afirmación muy a la ligera, la obra durará más de cinco años", señala para añadir que "eso sí, el dinero no va a faltar, ya hay un aluvión de donaciones y el Gobierno francés ha asegurado que con esto no habrá problema".

Ambos profesionales han trabajado en la restauración y construcción de diferentes edificios patrimoniales, aunque sus opiniones son un tanto diferentes en cuanto a lo que tiene que pasar con la catedral de Notre Dame. Por un lado, Camiruaga opta por "reponer la obra de Violette-de-Duc desde el segundo anterior a que se originara el incendio", mientras que su colega señala que "este edificio, como otros muchos que hay aquí en España, se ha construido en un periodo de tiempo muy largo y con distintas técnicas, y a pesar de que se tengan los planos no creo que se quiera hacer un falso histórico. Habrá que utilizar técnicas modernas más avanzadas y estabilizar el edificio para que pueda seguir cumpliendo su función, pero identificando las zonas que ya van a ser actuales".

La aguja de la catedral antes de desaparecer. / EFE

El templo estaba siendo restaurado, de ahí los andamios. / EFE

Los bomberos pudieron salvar parte de las reliquias y obras de la iglesia. / REUTERS

Un bombero se emplea en las labores de extinción en el interior. / REUTERS

Bomberos tratan de apagar el fuego desde la puerta de la catedral. / REUTERS

El incendio duró unas ocho horas. / EFE

Así quedó el interior del edificio. / EFE

Los ciudadanos dejan ofrendas ante la iglesia. / EFE

«

»

En palabras de la arquitecta, "hay que tener en cuenta que el valor de Notre Dame va mucho más allá de su materia, es un símbolo de Francia, de Europa, de la cultura Occidental, sin entrar en la religión. La intervención de Violette-le-Duc supuso una transformación enorme porque demolió un barrio entero para dar esa plaza a la iglesia. Su actuación, la que yo defiendo que hay que reponer, supuso la nueva percepción de la arquitectura monumental por parte de público, que es la que mantenemos todavía".

Además, la famosa aguja es una elemento que, según la arquitecta de Santiago, "marca la diferencia entre la antigua y la nueva ciudad de París", ya que se añadió cuando los edificios de la urbe empezaron a sobrepasar la catedral en altura, como señal de que era ese lugar, la catedral, el más importante. "Era como un estandarte, como ocurrió con los grandes rascacielos en Nueva York en su momento o el edificio Chrysler". Por otro lado, el coordinador del PNPC afirma que "los criterios de conservación y restauración exigen que la nueva aguja se pueda identificar como nueva. Se tiene que saber que ha sucedido esta catástrofe".

"Lo que me ha dejado asombrada es que el andamio haya permanecido en su sitio con esa entereza y las piezas de arte no. El mismo día se quemó una mezquita en Jerusalén"

Idoia Camiruaga - Arquitecta del Consorcio de Santiago

Para Herráez, "estos días se recuerda lo que ocurrió en la catedral de León, pasó algo parecido, ya que ardieron las estructuras de madera de parte de la cubierta. Ayer, algunos medios dijeron que cómo no se echaba agua por medio de hidroaviones, cuando sucedió los mismo en León también hubo esta reflexión y el problema de usar agua en grandes cantidades. El trabajo de los bomberos de París ha sido excepcional y han controlado el incendio sin colapsar las estructuras. Eso es un desafío importante".

El origen

Y al igual que con respecto a la reconstrucción del edificio histórico, ambos profesionales disienten en cuanto al posible origen de la tragedia. "Ha sido un desastre. El origen no sé dónde está, tiene pinta de ser un accidente o descuido de la obra de restauración. Lo que me ha dejado asombrada es que el andamio haya permanecido en su sitio con esa entereza y las piezas de arte no. Pedazo andamio. La impresión que da, con la información de los medios, es que ha sido fortuito. Y es curioso que el mismo día se haya quemado una de las mezquitas de Jerusalén, algo que casi no ha salido en los periódicos", comenta Camiruaga.

Suposiciones aparte, Herráez se ciñe más a su ámbito profesional para asegurar que "tenemos que tomarnos más en serio las medidas de conservación preventiva. Hay que desarrollar planes de conservación preventiva que nos permitan controlar contingencias como esta en los protocolos de mantenimiento. Parece que ha sido un accidente, pero a partir de una obra, y esto es muy frecuente y reiterativo". El profesional añade que "las obras generan muchos riesgos, se ejecutan por personal externo que no tiene ni idea de conservación de patrimonio y no tiene por qué tenerla, se producen riesgos que desde la institución hay que tratar de controlar. La realidad es bastante tozuda y los problemas surgidos de obras y reparaciones son continuos".

Compartir el artículo

stats