Protección para un yacimiento de 700.000 años en Jóver

El Consistorio instará al Gobierno de Canarias a que declare Monumento Natural el espacio de Mancha de la Laja-Jóver

Fósiles de caracoles. | | E. D.

Fósiles de caracoles. | | E. D.

La Laguna busca una mayor protección para un espacio poco conocido de su costa: el yacimiento de la Mancha de la Laja-Jóver. En esa zona de la costa lagunera, según los estudios realizados, hace 700.000 años había un sistema de dunas similar al que actualmente existe en Maspalomas o Jandía. Quedó después un entorno donde «se ha encontrado una especie de caracol terrestre ya extinta que era exclusiva de esta zona de la Isla (Napaeus lajaensis) y también restos fósiles del lagarto gigante de Tenerife (Gallotia goliath)», según recoge un acuerdo aprobado en el último pleno del Ayuntamiento lagunero.

Es esta una iniciativa del líder de Unidas se Puede, Rubens Ascanio, que salió adelante por unanimidad. «Este yacimiento, debido a su composición y el uso del mismo para la construcción, sufrió durante el siglo XX una labor extractiva que lo puso en riesgo», apunta el edil en la exposición de motivos. Esta dejó como principal medida «instar al Gobierno de Canarias a la declaración de la eolianita fosilífera cuaternaria de la Mancha de la Laja-Jóver como Monumento Natural, conforme a la legislación vigente».

Según los datos aportados por Ascanio, el yacimiento de La Mancha de La Laja fue catalogado por García-Talavera y otros autores en 1989. «Más tarde, el área de Paleontología de la Universidad de La Laguna se interesó en realizar un estudio en mayor profundidad para que sirviera de ejemplo a los alumnos de segundo ciclo de Ciencias Biológicas, y desde el año 1993 viene siendo visitado con fines pedagógicos», precisó.

Mancha de la Laja, junto con Jóver y Milán, son para García Talavera «un magnífico ejemplo de una formación de grandes dunas costeras organógenas de arena blanca que festoneaban la costa Norte de Tenerife desde Valle Guerra hasta Punta del Hidalgo», se indica en la moción. «Era una época climática diferente, en la que el nivel del mar estaba unos 15 o 20 metros sobre el actual. Contiene interesantísimos fósiles de aves, grandes lagartos, ratas gigantes, moluscos marinos y terrestres», añade.

El espacio arqueológico que se busca proteger. | | E.D.

El espacio arqueológico que se busca proteger. | | E.D. / Domingo Ramos

El estudio de valoración patrimonial de estos yacimientos, desarrollado por el Departamento de Biología Animal de la Universidad de La Laguna, precisa que los fósiles más abundantes del yacimiento son los caracoles terrestres. Estos están representados por once especies, de la que más del 90% de ellas son endémicas de Canarias, y muchas exclusivas de Tenerife. «Desde el punto de vista de los tipos de fósiles representados, el interés del yacimiento es excepcional, por lo que en la valoración patrimonial corresponde a la ponderación máxima», recoge la iniciativa de Ascanio.

Colaborar con investigadores

Además del acuerdo de instar al Gobierno de Canarias a declarar el espacio como Monumento Natural, se fija una batería de medidas. La segunda es, «para lograr el fin anterior, colaborar con los investigadores que forman parte del proyecto LIGCanarias (Estudio, inventario y divulgación de los Lugares de Interés Geológico de Canarias), que lidera el Instituto Geológico y Minero de España (IGME), las dos Universidades canarias y el Organismo Autónomo de Museos y Centros».

También se establece promover acciones desde el Ayuntamiento lagunero que permitan «mejorar la protección de este bien, recuperando el espacio ante afecciones como vertidos de aguas, basura y escombros, además de ubicar elementos que contribuyan a su interpretación y uso educativo», así como «perseguir, en colaboración con las instituciones competentes, cualquier acción que genere un daño a este espacio natural».

Catálogo de bienes

La moción insta a que, tanto el Consistorio como el Cabildo de Tenerife, desarrollen un catálogo actualizado de los bienes paleontológicos municipales, «garantizando su identificación, localización, estado de conservación, además de medidas de mejora, protección y clasificación de los lugares de interés paleontológico». Se suma a lo anterior que el futuro Plan General de La Laguna incorpore las acciones necesarias para su correcta protección.

Hay algunas acciones más. Se requerirá al Gobierno de Canarias que desarrolle una legislación específica que permita una mejor conservación y protección de los yacimientos paleontológicos del Archipiélago; se apuesta por favorecer en el ámbito local la difusión y el buen uso de este patrimonio paleontológico, apoyando colaboraciones con las instituciones públicas, como la Universidad de La Laguna, el Instituto Geológico y Minero de España y el Museo de Ciencias Naturales, y, a través de la Unidad de Protección del Medio Ambiente (UPMA) y el Seprona, se reforzarán las acciones de control de vertidos, expolio o daños sobre la zona paleontológica de La Mancha de la Laja- Jóver.