El CSIF, sindicato mayoritario del Consorcio de Servicios de La Palma, denuncia ante la Inspección de Trabajo la que califican como «situación en fraude de ley», ya que «la totalidad de empleados de esta entidad son consideraros personal interino en lugar de considerarse como personal indefinido». El sindicato, a través de su responsable del sector local de CSIF en Tenerife, Javier Díaz, mostró su preocupación «por lo que sucede en muchas empresas de la isla de La Palma, tanto de capital público como privado», donde dice que «nos encontramos con empleados que ven limitados sus derechos más mínimos, tanto en materia salarial, como de condiciones de trabajo, o viendo cómo se coarta incluso su libertad de expresión en las empresas».

En palabras de Díaz, «los empleados de este tipo de empresas en La Palma tienen que dar un paso al frente, no podemos estar en 2021 con derechos propios del siglo pasado». Igualmente, desde el sindicato muestran su preocupación por la eliminación del derecho al descanso de los empleados del Consorcio, quienes, a pesar de la insistencia de la Inspección de Trabajo de la Isla, tras denuncias reiteradas desde CSIF, y de los intentos desde el propio sindicato, «no otorga a sus empleados los descansos mínimos semanales que marca el Estatuto de los trabajadores, disfrutando únicamente de un día de descanso a la semana», reclaman.

Sobre este asunto, el abogado de CSIF, Cristo Llurda, señala que esperaban que con el nuevo cambio de gerente en la empresa «los trabajadores del Consorcio iban a ver cumplidos sus derechos laborales», y lejos de ello, «lo único que hemos recibido es una sanción a una delegada que hemos tenido que judicializar para que se anule». «Es muy triste» que, tras 6 meses en el puesto, «el gerente no se ha presentado a la plantilla», asegura.