28 de febrero de 2020
28.02.2020
'the gentlemen' 'el hombre invisible'

Sentencia absolutoria

27.02.2020 | 22:22

La imagen más reconocible de 'El cuento de la criada', la actriz Elisabeth Moss, se convierte en la protagonista de esta película de terror en la que encarna a Cecilia, unamujer atrapada en una relación tóxica con un rico y brillante científico (Oliver Jackson-Cohen) que, después de morir misteriosamente, continúa con ella para atormentarla. Escrita y dirigida por Leigh Whannell, 'El hombre invisible' constituye una nueva versión de la novela de H. G. Wells.

Las películas sobre procesos judiciales constituyen en sí mismas casi un subgénero cinematográfico. Suelen suscitar una fácil conexión con el espectador, siempre deseoso de participar en ese juego sobre el bien y el mal, lo justo y lo injusto, lo correcto y lo incorrecto, que tanto predicamento provoca entre los asistentes a las salas de proyección. Esta especie de modalidad autónoma de creación artística dentro de la industria del Séptimo Arte reúne ya numerosos títulos míticos difíciles de superar o, siquiera, igualar. Desde Doce hombre sin piedad a Testigo de cargo, Matar a un ruiseñor, Vencedores o vencidos, Veredicto final, Algunos hombres buenos, En el nombre del padre, La caja de música o Huracán Carter, el catálogo es, sin duda, amplio y la capacidad de estas cintas para entretener, mantener la tensión y generar implicación con el público resulta patente. En consecuencia, gracias a notables interpretaciones y escenas maravillosas, se alzan como una propuesta muy a tener en cuenta a la hora de decantarse por escoger el género al que pertenecen.

Cuestión de justicia, sin llegar a alcanzar los niveles más elevados de la calidad fílmica, responde con solvencia a la mayor parte de las expectativas que se generan con este tipo de proyectos. Basada en una historia real, exprime con habilidad los puntos más vulnerables de nuestra conciencia, mostrando esa clase de inmoralidades y tropelías procesales que sacuden al patio de butacas. Incide de nuevo en la todavía abierta y sangrante herida que el racismo mantiene en la sociedad norteamericana. De hecho, la lacra de la discriminación racial concita una producción cinematográfica insistente y de gran repercusión, confirmando su condición de tema doloroso, delicado y pendiente de tratamiento y cura en el seno de una de las sociedades democráticas que más presume de valores y de tradición constitucional.

Bryan Stevenson es un joven abogado recién graduado en Harvard que recibe lucrativas ofertas de trabajo. Sin embargo, prefiere dirigirse a Alabama para defender a personas condenadas erróneamente o carentes de recursos para contratar una defensa legal adecuada. Uno de sus primeros casos tiene como protagonista a Walter McMillian, sentenciado a la pena muerte en 1987 por el asesinato de una chica. El letrado luchará con el sistema y contra el sistema para lograr una sentencia justa.

Dirige la cinta Destin Daniel Cretton, realizador hawaiano de Las vidas de Grace y El castillo de cristal, trabajos correctos que aportaban méritos y alguna pizca de brillantez. La historia, basada en un libro escrito por el propio Stevenson, conmueve y entretiene, dando lugar a un largometraje efectivo e interesante, no excelente pero sí atrayente. Se trata de un drama narrado de forma directa y sin demasiados condimentos, que ofrece dignas interpretaciones y un guion adecuado. El resultado final de Cuestión de justicia merece, pues, una sentencia favorable.

La prestigiosa National Board of Review le otorgó un premio especial denominado Freedom of Expression Award a la Libertad de Expresión, y también ha recibido otros galardones en festivales de segundo nivel. Más allá de resultar del gusto de los aficionados a las leyes y de los defensores de los Derechos Humanos, el film no defraudará a la mayoría de las personas que se acerquen a verlo, pese a que probablemente no engrosará la lista de grandes muestras del género. En definitiva, una propuesta meritoria y sugestiva, pese a sus discretas cifras de recaudación en taquilla.

Forman la pareja protagonista los actores Jamie Foxx y Michael B. Jordan. El primero, ganador del Oscar por Ray, ha destacado por sus relevantes actuaciones en Collateral, Django desencadenado o Dreamgirls. Su papel en Cuestión de justicia le ha valido una nominación a los recientes premios del Sindicato de Actores. El segundo saltó a la popularidad con Creed: La leyenda de Rocky y su secuela, y también le hemos visto en Black Panther. Ambos conforman un compenetrado dúo que sostiene de manera eficaz la tensión que requiere el desarrollo del relato. Les acompaña Brie Larson, Oscar por La habitación y, posteriormente, perdida en ese laberinto absorbente en el que derivan las sagas de superhéroes

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Agenda


Museo de Historia y Antropología de Tenerife
La Laguna acoge este domingo una nueva actividad de 'Morimundo'

La Laguna acoge este domingo una nueva actividad de 'Morimundo'

El Museo de Historia y Antropología de Tenerife ofrece una ruta guiada que recorre la Ciudad de...

Sabina Urraca imparte en TEA un taller de escritura

Sabina Urraca imparte en TEA un taller de escritura

Apoyado en las colecciones de TEA, 'Ahí detrás hay alguien' es una actividad vinculada a la...

El Museo Municipal expone obras premiadas de la Bienal de Artes Plásticas

El Museo Municipal expone obras premiadas de la Bienal de Artes Plásticas

La muestra incluye una variada relación de manifestaciones artísticas entre pinturas, escultura,...


TEA proyecta 'Habitación 212', una comedia dramática de Christophe Honoré

TEA proyecta 'Habitación 212', una comedia dramática de Christophe Honoré

La cinta, protagonizada por Chiara Mastroianni y Vincent Lacoste, se podrá ver entre el viernes...

La danza llega al El Teatro Leal con el coreógrafo Daniel Abreu

La danza llega al El Teatro Leal con el coreógrafo Daniel Abreu

El espectáculo forma parte del ciclo Danza en breve', iniciativa pionera del Organismo Autónomo de...