Juan Espino, el mejor luchador español de todos los tiempos, será la imagen de una conocida marca de colchones.

“El Guapo” es la persona elegida por Dormitorum y será la imagen de su nuevo colchón Colossus Sport.

Juan Espino.

Juan Espino. / E. D.

E. D.

Juan Francisco Espino Dieppa es el mejor luchador hispano de la historia, galardón con el que fue distinguido por la Federación Española de Luchas Olímpicas y Disciplinas Asociadas. Actualmente compite en la UFC estadounidense, considerada como la NBA del mundo de las artes marciales mixtas o MMA. “El Guapo” es la persona elegida por Dormitorum y será la imagen de su nuevo colchón Colossus Sport.

La historia de Juan Espino es de esas que cuesta creerse cuando te la cuentan. Comenzó en la lucha canaria y con tan solo 24 de edad consiguió erigirse como el rey de los bregadores o puntal A, la máxima distinción en este deporte. Tras una grave lesión de rodilla, las federaciones no hicieron nada por ayudarle a recuperarse y al mismo tiempo Juan, se dio cuenta de que su potencial técnico empezaba a tocar techo en las islas.

Todos estos factores hicieron que Juan desembarcara en el continente africano para competir en lucha senegalesa. Allí se transformó en el primer peleador de raza blanca en la historia de la CNGL (Comité Nacional de Gestión de la Lucha Senegalesa) en obtener la licencia para luchar en Senegal, donde este deporte mueve millones y monopoliza la televisión nacional.

El "León Blanco", apodo que se ganó al ser el único blanco que ha luchado en África, se retiró invicto con siete peleas ganadas y se convirtió en todo un ídolo de masas. Juan ha practicado unas veinte disciplinas, entre la lucha canaria, senegalesa, coreana, india, grappling (donde es campeón mundial) ... y ha afirmado que una de las más que le gustan son las artes marciales mixtas (MMA, en sus siglas inglesas).

“El Guapo” debutó en la mejor liga de MMA del mundo en 2018 (UFC) y desde entonces su trayectoria ha sido impecable. Se abrió un hueco que fructificó en un triunfo en un reality show de UFC que servía de alguna manera como casting para entrar en el octógono.

Hasta su enfrentamiento con El moldavo Alexandr “King Kong” Romanov, Juan había encadenado diez victorias en MMA en la categoría de los pesos pesados. El combate fue tremendamente igualado, cada luchador tuvo su momento y dominó un round, pero cuanto más cerca estuvo la victoria de Espino, tuvo lugar un polémico rodillazo involuntario del que Romanov no se levantó, los jueces decidieron que fue a propósito y le dieron como ganador al moldavo. En el caso de que Juan Espino hubiera ganado habría entrado entre los 15 mejores de la UFC.

Más allá de esta injusta decisión, sus 40 años no van a ser un freno para su intento de entrar en la clasificación de los mejores de UFC. Su preparación le permite apuntar a varios años al más alto nivel. Hasta ahora, el único freno que ha tenido fue una lesión en la mano que le obligó a estar alejado dos años del octógono. Aunque ha reconocido que tuvo algunos problemas físicos antes de enfrentarse a Romanov en la última pelea, el tiempo que ha pasado le ha permitido recuperar y prepararse para un nuevo asalto que se antoja apoteósico.