29 de mayo de 2019
29.05.2019

Agulo y Arona, dos mayorías bien distintas

ASG logró en Agulo la mayor cifra de ediles en proporción de Canarias (8 de 9) y, además, con la segunda participación más alta (84%), mientras que la mayoría absoluta del PSOE en Arona se dio con la menor asistencia en las Islas (37,92%)

29.05.2019 | 05:10
Votantes hacen cola este domingo para ejercer su derecho al sufragio en uno de los colegios electorales de Santa Cruz de Tenerife.

Pasan los días tras el aluvión de datos del superdomingo electoral y algunos análisis dejan situaciones llamativas. Por ejemplo, que se puede lograr mayorías absolutas en municipios de forma bien distinta, al menos en cuanto a la participación. Así, y aunque hay grandes diferencias en población, dimensiones y características socioeconómicas, la aplastante victoria de la Agrupación Socialista Gomera (ASG) en Agulo, con la alcaldesa Rosa Chinea a la cabeza, se asienta en la segunda mayor participación en Canarias en esta cita, con un 84,53%, lo que siempre supone un plus de legitimidad.

En contraste, la histórica mayoría absoluta del socialista José Julián Mena en Arona, al que incluso le sobró un edil (pues consiguió 14 y le bastaba con 13, empatando así con su gran referente comarcal: José Rodríguez Fraga, Adeje), se ha producido rompiendo una de las grandes tesis sobre los triunfos de la izquierda: que dependen de una alta participación. Como ya pasara en las últimas generales, cuando el PSOE venció en este municipio con mucha claridad pese al menor porcentaje de asistencia en la Isla (un 57), Mena arrasó con un preocupante 37,92%, lo que dice muy poco de la concienciación democrática de muchos vecinos. Es cierto que, seguramente por su gran población extranjera, la participación en los municipios más turísticos del Sur, como en la comarca en general, es bastante menor que en el resto. De hecho, en 2015 hubo un 41,36%, si bien son casi 4 puntos más. No es que esto quite relevancia, ni mucho menos, a la gran victoria de Mena en una localidad marcada hace años por los escándalos de corrupción, pero sí supone una mancha o, al menos, una grieta democrática.

El caso de Agulo, además, resulta rompedor en Canarias porque supone el mayor número de concejales para un mismo partido de todos los que se disputaban el domingo. Así, el partido de Curbelo se hace con 8 de los 9 que conforman la corporación y supera, por ejemplo, a otro de los grandes triunfadores de la intensa noche electoral: el alcalde socialista de La Matanza.

40 años en una Alcaldía. Si decide mantenerse los 4 años, que es lo más lógico (entre otras cosas porque nada indica que vaya a ser su último mandato), el máximo mandatario matancero, el socialista Ignacio Rodríguez, cumplirá cuatro décadas en su puesto, al que accedió en 1983 con apenas 24 años, sustituyendo a UCD y transformando a su pueblo en un referente en múltiples ámbitos hasta lograr que le vote gente que, en otras papeletas, apuesta por partidos bien diferentes. Rodríguez volvió a hacer historia el 26M convirtiéndose, de nuevo, en el más votado de toda Canarias, subiendo del impresionante 75,57% de 2015 al 79,88% de esta cita. No logra superar a la ASG de Agulo en la proporción de concejales del consistorio, pero por muy poco. Reedita los 11 de 13 que ya tuvo de 2015 a 2019, si bien durante la parte inicial del recuento la imagen del queso de su municipio deparó durante un buen rato un impresionante pleno de 13 de 13 representantes, que luego se compensó con la entrada de 2 del PP porque, seguramente, estaban llegando los resultados de mesas más que proclives al PSOE.

La Orotava. Si la mayoría absoluta del PSOE en La Matanza se ha visto reforzada pese a tantos años, lo mismo ocurre en La Orotava, pero con CC. Desde 1987, la antigua ATI y, desde 1995, como CC, los nacionalistas han logrado gobernar la Villa en solitario con unas victorias a las que siempre les ha sobrado, como mínimo, un edil. En esta ocasión, pasan de 12 a 13 y lo mismo le ocurrió el domingo al PSOE de Guía de Isora, si bien Pedro Martín asentó esta hegemonía 8 años después, en 1995. El Sur tinerfeño se ha acostumbrado a las mayorías fuertes y así lo ha vuelto a probar José Miguel Rodríguez Fraga en Adeje (PSOE), aunque esta vez pierde un edil y pasa de 15 a 14. En Santiago del Teide, el PP refuerza la suya, subiendo de 9 a 11 y se trata de mayorías que superan siempre el 55% de los votos y llegan casi al 65. Por supuesto, el triunfo de Manuel Domínguez en Los Realejos (con un edil más, de 14 a 15, y un 63,98%, casi 4 puntos más que en 2015) resulta muy llamativo si se atiende a que, hace apenas un mes, el PSOE le ganó con claridad en las generales, con más de 2.000 votos por encima. El domingo, por el contrario, el presidente de los conservadores en Tenerife le sacó más de 9.200 votos al PSOE, lo que deja bastante claro su tirón arrasador en su municipio desde que, en 2011, alcanzara la mayoría absoluta con 11 porque, de 2007 a 2011, CC decidió pactar con el PSOE por su subida de 2 a 6 ediles.

Grandes fiascos. En claro contraste con estas andaduras triunfales, hubo derrotas muy chocantes y sorprendentes. Una de las que más ha llamado la atención es la desaparición de Sí Se Puede del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, donde tenía hasta ahora 4 ediles. Cuando su líder, Pedro Arcila, confiaba, incluso, en subir esa representación, el fiasco fue de depresión profunda porque bajó de 10.690 votos y un 12,08% a 3.847 (un 4,4), un inesperado y estrepitoso fracaso en el que, sin duda, ha influido la división de la izquierda, el voto útil que aglutinó el PSOE y el éxito de Ramón Trujillo con la coalición IUC-Podemos.

Otro considerable varapalo se lo llevó Hilario Rodríguez (NC-FA), a quien se le presumía (sobre todo, ellos mismos) suficiente tirón como para obtener acta, pero que se quedó muy lejos, con un 1,75 y 1.488 sufragios. Asimismo, el ínclito José Bolorino, con su Sentido Común (nombre del partido, claro), apenas llegó al 0,99% y 867 respaldos, mientras que, en La Laguna, Javier Abreu (Nivaria) también se quedó muy lejos del 5%, con un 1,32 y solo 916 apoyos en los sobres. Se demuestra así que las fórmulas personalistas y casi repentinas tienen difícil cuajar, aunque siempre hay excepciones.

Las mayores sorpresas. Una de esas excepciones se produjo en Icod de los vinos. El joven socialista Javier Sierra, que no encajó bien la derrota en las primarias para ser candidato del PSOE ante J. Miguel Martín Zarza, si bien perdió por un único voto, se fue del partido, montó Alternativa Icodense y no solo ha sorprendido a propios y extraños con 5 ediles desde la nada, sino que, salvo que Francis González ate el apoyo del PP (lo más probable) o de Cs, tiene incluso opciones de Alcaldía. Sierra consiguió el 21,22% de los votos, con 2.570 respaldos y tras elaborar una lista con mucha gente joven y preparada que convenció a muchos exvotantes del PSOE y a otros vecinos de ideologías cruzadas. En contraste, y pese al fichaje (otra gente lo entendió como traición) del socialista Ramón Socas a última hora, el alcalde de la Ciudad del Drago, José Ramón león, bajó con su Somos Icodenses-NC de 4 a 1 edil. En proporción, es el mayor fracaso de un alcalde (es verdad que tras una censura a Cdc y con apoyo del PP y CS) en Tenerife, pasando del 16,2 al 7,64%. Eso sí, sin olvidar el de Álvaro Dávila en Tacoronte, que pasa del 22,14 al 14,55 y de 6 a 3 actas, municipio en el que Cs pasa de la nada a 6 y ganó las elecciones. También fracasó CC en Tegueste, donde gobernaba desde 1987 como ATI, y municipio en el que ha perdido 2 ediles, bajando del 38% al 32% y, seguramente, perdiendo el poder en favor de PSOE, SSP, Podemos y Ahora Tegueste-NC.

El Rosario, la excepción. Pese a los habituales vaivenes en los triunfos, en Tenerife se repitió el domingo un único triunfo a la izquierda del PSOE, el de Iniciativa por El Rosario-Verdes de Escolástico Gil. Además, qué triunfo: rozó la mayoría absoluta de 9 (se quedó en 8) y puede cogobernar con SSP, Podemos o en solitario y apoyos desde fuera. También en la izquierda, SSP repitió resultados en Buenavista, aunque es muy probable que sus 5 ediles (los mismos que el PSOE) no le den para gobernar por dependen de CC, aparte de que han pasado de primera a segunda fuerza, si bien por escasos 3 puntos porcentuales.

Provincia oriental. De Gran Canaria, Fuerteventura y Lanzarote, destaca, sobre todo, la gran mayoría que ha vuelto a reeditar la Agrupación de Electores Roque Aguayo en Agüimes. Aunque ha bajado de 17 a 16 ediles y de un 72,59 (10.754 votos) al 61,67 (8.799), se trata de uno de uno de los partidos con mayor número de ediles en la provincia de Las Palmas. No obstante, el primer puesto en ese ámbito se lo lleva el Bloque Nacionalista Rural-NC de Gáldar, formación que consiguió un éxito rotundo al pasar de 12 a 17 concejales y un 69,625 de los sufragios, el porcentaje más alto de todos los municipios de esta provincia.

En Agaete, por su parte y con la polémica de la ampliación del puerto muy en auge, NC y PSOE pierden su mayoría en favor del PP, que la recupera, pero, además, con una de las mayores legitimidades si se atiende a la participación, al llegar al 81,38%, un punto menor, eso sí, que la de 2015. Por encima se sitúa Betancuria, en Fuerteventura, donde votó el 825 de los electores (1,8 más que hace 4 años), si bien lidera esta clasificación en todo el Archipiélago el municipio grancanario de Artenara con un más que loable 86,38% de asistencia a las urnas, ligeramente inferior al también incontestable 86,72 de la cita de 2015. Como se puede comprobar en todas las islas, y como ratifica también Tejeda, con un 80,3%, los mayores porcentajes se dan en municipios de poca población, mientras que Arrecife fue el que menos gente llevó a las mesas, con un 44,69% (2 puntos menos que en 2015). En Gran Canaria, hay más casos de agrupación de electores triunfadoras, como la Asociación de Barrios de Valsequillo (49%), mientras que el PP de Valleseco picó el porcentaje más alto (66,28).

Mayoría absoluta solo en el Cabildo gomero

Los comicios del domingo, y a falta del recuento definitivo, dejó, de nuevo, a Casimiro Curbelo (ASG) como el único presidente insular con mayoría absoluta. Encima, lo hizo reforzando su apoyo, al subir unos 7 puntos porcentuales, y en contra de la corriente general de victorias cada vez más ajustadas y hasta con empates a consejeros o casi, como ha ocurrido en Tenerife, El Hierro, La Palma, Lanzarote y Fuerteventura.

Porcentajes muy bajos para Ahora Canarias

La coalición independentista Ahora Canarias, que aglutinaba a tres fuerzas (ANC, CNC y UP) logró unos resultados muy alejados de lo que esperaban, ya que apenas alcanzaron el 0,28% de apoyo en las circunscripciones insulares al parlamento, con 2.539 sufragios. En la plancha regional, sin embargo, subieron al 0,43%, con 3.843 papeletas, aunque muy lejos de otros resultados en el pasado de fuerzas similares.

La diferencia de votos en un mismo sitio y grupo

Uno de los análisis que más suelen hacer los partidos a la hora de comprobar si sus líderes locales tienen o no tirón es comparar sus resultados con lo que obtiene la formacióna otras instituciones. Así, y en el lado negativo, una buena prueba el domingo fue lo ocurrido con Cc en el Puerto de la cruz, en el que Sandra Rodríguez obtuvo en torno a un millar de votos menos que su partido al Cabildo, Parlamento o lista regional. Esto también pasa en muchos otros casos (como Álvaro Dávila, en Tacoronte), aunque se dan paradojas como la de Luis Yeray Rodríguez (PSO) en la Laguna. El que se presume como nuevo alcalde de Aguere en pacto con Podemos y Avente obtuvo entre 3.000 y 5.000 votos menos que su partido al Parlamento europeo, Cabildo tinerfeño y Cámara regional, pero su resultado es muy bueno por subir de 5 a 7 ediles y, sobre todo, por si logra la Alcaldía.

El alcalde más joven, de 19 años y en Villalazán

El estudiante de Bachillerato Juan del Canto, de 19 años (foto), se convertirá en el alcalde más joven de España en tres semanas tras ganar las elecciones en su pueblo, el municipio zamorano de Villalazán, según los resultados provisionales con el 100% escrutado.

Tras conocer los resultados, Del Canto indicó a Efe que se siente muy contento por haber ganado y, aunque aún no se lo termina de creer del todo, admite que siempre tuvo fe en que iba a ganar la Alcaldía con la candidatura que encabezaba por el PP, que se enfrentaba a la actual alcaldesa, de Ahora Decide. Hace cuatro años, fue su hermano el que perdió la Alcaldía por doce votos pero, en esta ocasión, la ha ganado por quince, al lograr 127 votos su lista por 112 la de Ahora Decide y ni uno la del PSOE.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook