09 de mayo de 2019
09.05.2019

La inquietud por mejorar la vida de los gomeros

Yaiza Castilla, senadora electa por Agrupación Socialista Gomera, iniciará su tercera legislatura en la Cámara Alta

09.05.2019 | 07:41
La senadora electa por Agrupación Socialista Gomera (ASG), Yaiza Castilla.

Está en política convencida de que es el mejor instrumento para resolver los problemas y mejorar las condiciones de vida de la gente, de los canarios, en general, y de los gomeros, en particular. Pero nunca fue su ambición hacer carrera política. Fue el proyecto político de la Agrupación Socialista Gomera (ASG) el argumento que la sedujo para dar un paso al frente y formar parte del partido fundado por Casimiro Curbelo y renunciar a su reciente plaza ganada en concurso de méritos como letrada de los servicios jurídicos de la Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife. El 28A volvió a ser elegida senadora por su isla natal, La Gomera, por lo que afronta ahora su tercera legislatura en la Cámara Alta.

Yaiza Castilla Herrera nació en San Sebastián de La Gomera el 5 de julio de 1984. Estuvo en "el kínder de Sofía" y luego entró en el colegio Ruiz de Padrón, donde estuvo hasta octavo curso. Cuenta como anécdota que en el viaje de final de curso fue a Madrid con sus compañeros y pudo visitar el Congreso de los Diputados. Aquella experiencia la ha repetido hoy en día, aunque desde el otro lado: cuando los niños de los colegios de La Gomera viajan ahora a Madrid, conciertan una visita al Senado y Yaiza Castilla actúa como anfitriona. Tras acabar sus estudios en el instituto, como cualquier otro gomero que quiere continuar estudios superiores, pero sin recurrir a la UNED, cursó Derecho en la Universidad de La Laguna (ULL).

"Me he hinchado de explicar en Madrid las dificultades que sorteamos los canarios al vivir en un territorio fragmentado, y más si eres de una isla no capitalina, lo que nosotros llamamos doble insularidad".

Aprobó "curso por curso" la carrera de Derecho, entre 2002 y 2007, que era "lo que siempre" quiso hacer, porque asegura que "tenía muy claro" que quería dedicarse a la abogacía. Y a la vez continuó en el Conservatorio Superior de Música con sus estudios de violín, aunque tendría que dejarlo más adelante.

Tras concluir la carrera ejerció la abogacía en un bufete con dos compañeros de despacho más, a la vez que inició sus estudios de doctorado sobre Recursos Naturales y Ordenación del Territorio y un máster sobre Derecho Urbanístico, ambos por la ULL. Aunque acabó ambos cursos, no se doctoró, pero obtuvo el Diploma de Estudios Avanzados que habilita para iniciar la tesis. Y no pudo acabarla porque entró a trabajar en Santa Cruz de Tenerife en una delegación del reconocido despacho de Garrigues Walker, donde desempeñó su labor durante cinco años en el departamento de Derecho Laboral.

Pero Castilla quiso formarse más y realizó el Master Executive en Derecho Empresarial del centro de estudios de Garrigues, en colaboración con la Universidad de Harvard, e inició un máster online en Dirección de Recursos Humanos de la Empresa, que cursó por la UNED y concluyó el año pasado.

Cuando llegaron las elecciones de mayo de 2015, aún estaba en el bufete de Garrigues, pero ya había "conectado" con el nuevo proyecto político que había presentado Casimiro Curbelo, tras su salida del PSOE. "Era el mitin de cierre de campaña, en La Lomada, y aunque nunca me había posicionado políticamente, le dije a mi padre si me llevaba al acto. Y fui muy motivada".

Castilla incide en que "nunca había estado afiliada a ningún partido político, pero Curbelo le había dado la oportunidad a mucha gente joven de empezar y liderar un nuevo proyecto y los había situado en puestos de responsabilidad, es decir, que ASG apostaba por nuevos valores, gente que no había estado en política hasta ahora, pero que tenía disposición y ganas de cambiar las cosas", revela.

"Muchas de esas personas las conocía de toda la vida, del instituto, y me entró el gusanillo, no de participar directamente, pero sí de apoyar a aquel equipo de personas públicamente". Dos días después, ASG ganó las elecciones en La Gomera y obtuvo tres diputados en el Parlamento "y quise ir a celebrar la victoria en su sede, porque sentí que mi isla ganaba teniendo presencia en el Parlamento con ASG". "Al día siguiente fui a trabajar como otro día más, quizás más contenta o ilusionada. Se abría una nueva etapa política con gente nueva, nuevos aires y nuevas aportaciones".

Poco tiempo después se presentó para cubrir una plaza en los servicios jurídicos de la Gerencia de Urbanismo de Santa Cruz de Tenerife. "Tenía la formación específica y experiencia en sala defendiendo juicios muy amplia. El puesto me encantó y es uno de esos destinos a los que me gustaría volver", subraya.

Sin embargo, cuando apenas se había asentado, recibió una llamada de teléfono de Casimiro Curbelo: "El grupo parlamentario de ASG necesitaba un asesor jurídico", asegura que le dijo y desvela que al ser "una persona muy inquieta", la idea le "gustó y renunció" a la plaza en la Gerencia.

A los dos meses de estar en el Parlamento, Curbelo supo ver las cualidades de Castilla para encabezar la lista al Senado por primera vez. Ella confiesa que dudó y le preguntó al presidente insular si verdaderamente la veía "capaz" de representar a la Isla en la Cámara Alta y el líder de ASG le respondió que "sí".

"En diciembre de 2015, la Agrupación Socialista Gomera ganó después de una campaña muy emocionante; luego, en junio de 2016 otra vez, y ahora, de nuevo".

"Las dos legislaturas anteriores han sido cortas, pero me ha dado tiempo a presentar iniciativas, de las que algunas ya las ha puesto en marcha el Gobierno y otras, no", reconoce. De su experiencia, no le duele en prenda decir que "el legislador (Cortes) redacta textos para leyes que podían ser bastante mejorables y no sé por qué no se hace".

Ahora, con la nueva mayoría del PSOE en el Senado, Castilla "confía" en que sus iniciativas sean apoyadas ampliamente, "al menos bastante más que con el PP". "Confío en que los senadores del PSOE hagan piña para que los recursos que deban venir a Canarias lleguen, y no voten en contra por disciplina de voto o estrategia partidista, aunque vaya contra los canarios". "Yo no podría hacerlo, prefiero que me sancionen a votar algo si sé que ese voto no beneficia a los gomeros", concluye.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook