El alcalde de Santa Cruz, José Manuel Bermúdez, quiere gobernar solo los cuatro próximos años, tras dos mandatos sujeto a pactos, el primero con el PSOE y después con el PP. Así se desprende de su intervención ayer en el Encuentro de líderes organizado por El Día y Radio Club Tenerife en el Hotel Escuela de la capital tinerfeña, donde presentó su programa para los próximos comicios, ante cerca de un centenar de personas.

Lograr el 26 de mayo una mayoría absoluta sería para él la mejor forma de afrontar su última etapa en el Ayuntamiento capitalino. Un periodo en el que pretende "culminar" los grandes proyectos iniciados desde que aterrizó en la Casa de los Dragos en junio de 2011.

Con ese propósito, "una mayoría absoluta social y política", que proporcione estabilidad al consistorio, concurre con un programa de gobierno -sustentado en cuatro ejes-, que busca "consolidar el liderazgo insular y regional" de Santa Cruz, y dotar a su vez de mayor calidad de vida a sus vecinos, pues prevé que se hagan realidad gran parte de las iniciativas por las que ha estado bregando durante ocho años: enlace puerto-ciudad, litoral de Valleseco, recuperación de los terrenos de la refinería, etc.

El deseo de José Manuel Bermúdez de alcanzar esa mayoría absoluta se ha visto reforzado en los últimos días con el anuncio de la candidata del PSOE a la Alcaldía de Santa Cruz, Patricia Hernández, advirtiendo de que "ningún voto del PSOE hará alcalde a Bermúdez". O lo que es lo mismo, los socialistas cierran la puerta a un pacto con CC.

Para las filas nacionalistas, las palabras de Hernández tienen una traducción clara: "votar al PSOE es entregar el ayuntamiento a Podemos y el único candidato capaz de pararlo" es Bermúdez, pues la derecha, dividida como concurre a los comicios del 26-A, no está en condiciones de abordar un reto de esta envergadura.

Sin quererlo, o quizás sí, la cabeza de lista socialista ha abierto un nuevo frente que el actual alcalde quiere aprovechar para alertar a los chicharreros del riesgo que corre votar a un PSOE escorado hacia las posiciones que defiende la formación liderada por el nuevo Pablo Iglesias.

Ante esta contingencia, Bermúdez se ofrece como solución desde una posición "centrada y moderada, dispuesto a hablar con todo el mundo -siempre que esté dispuesto a ello, claro está- salvo los extremos", es decir, Podemos y Vox.

La oferta del regidor nacionalista tiene como principal pilar la defensa que ha hecho a lo largo del presente mandato de bajar y suprimir impuestos, de lo cual ayer presumió en diferentes ocasiones, pues, según afirmó, ha permitido dinamizar más la ciudad, incrementar el consumo y generar riqueza. Bonificación fiscal que pretende aumentar siempre y cuando no se pongan en peligro los servicios públicos.

Una fórmula que choca con los anuncios efectuados a nivel estatal, tanto por el partido socialista como desde las filas moradas, de incrementar los impuestos.

Bermúdez hizo igualmente hincapié en la necesidad de que en el próximo mandato el Ayuntamiento de Santa Cruz goce de estabilidad política. Y aunque invitó a las fuerzas que logren representación en la corporación local a sumarse a este empeño, para sacar adelante "los muchos proyectos e ideas" que ahora mismo están sobre la mesa, porque es "clave para tomar decisiones", en su discurso también ligó esa estabilidad a la propuesta de lograr una mayoría absoluta social y política.

Otra característica a la que también aludió en su intervención el actual alcalde, con el fin de apuntalar su programa de gobierno, fue la experiencia adquirida en los dos mandatos que ha estado al frente del ayuntamiento, lo que, a su juicio, le permite tener unos objetivos claros. "Sabemos lo que queremos", dijo.

Una experiencia obtenida a lo largo de ocho años en los que, según el relató histórico de Bermúdez, el Ayuntamiento de Santa Cruz ha pasado por vicisitudes como la de estar en quiebra técnica, con 143 millones de deuda y la declaración de situación de emergencia social, a poder suprimir tasas, bajar impuestos o permitir que se ruede en Santa Cruz sin coste municipal.

Su objetivo ahora es "consolidar el progreso económico y social con una política municipal eficaz, transparente, honrada y participativa"