La plaza de España se convirtió ayer en el escenario escogido por el Partido Popular (PP) para presentar la lista de personas que acompañarán al candidato popular a la Alcaldía de Santa Cruz, Guillermo Díaz Guerra, una cita a la que acudieron destacados representantes del Partido que quisieron dar su apoyo sin fisuras al aspirante (Lope Afonso, Pedro Suárez, Luz Reverón...). Pero esta sesión se centró, especialmente, en realizar posados para el book familiar de cara a la campaña electoral que culminará el próximo día 26.

En este caso, el programa político como tal se quedó a un lado, aunque Díaz Guerra dio algunas ideas "para que Santa Cruz se deje de percibir en dos dimensiones" a través de "un alcalde del PP con una lista llena de juventud y experiencia y con gente que son buenas personas alejados de ser profesionales de la política". Aquí resaltó la idea de que "el objetivo es dar oxígeno a Santa Cruz", dijo con fuerza y optimismo, pero sin explorar sus planes más allá de unas ideas muy generales.

A pesar de estas últimas palabras, el ambiente que se respiraba en la santacrucera plaza de España era de cierto abatimiento entre algunos de los miembros del Partido allí convocados.

El recuerdo de los comicios nacionales del pasado domingo, con la debacle popular de por medio y la posición de un PSOE relanzado, dejó tocado a parte de los representantes del PP que se reunieron en torno a la figura del candidato, lo que supuso, tal vez por estrategia, que la presentación de Guillermo Díaz Guerra y su lista tuviera cierto perfil bajo.

No obstante, la apuesta está centrada en las elecciones Autonómicas y Locales, que esperan que puedan servir para corregir el avance de la izquierda y mantener las siglas del partido sin perder intención de voto.

"Tenemos fuerza y tras los resultados del domingo lo normal es que tengamos un proceso de recuperación. Siempre influye, pero estamos muy fuertes con nuestra idea de partido estable y fiable que nadie nos podrá borrar", apuntó uno de los consultados.

Con esta premisa los presentes y los dirigentes del PP se hicieron muy fuertes. La sesión de fotos sirvieron de terapia y de alivio y para olvidar el triste recuerdo de los comicios pasados. "Ahora nos toca a nosotros remangarnos con una gran lista. Es nuestro momento y lo vamos a aprovechar", señaló otro dirigente con contundencia.

"Gente con ilusión"

El candidato del PP a la Alcaldía de Santa Cruz, Guillermo Díaz Guerra, resaltó a los miembros de la lista que le acompañarán, "gente con ilusión y con acreditada experiencia y lealtad al pueblo de Santa Cruz", y se mostró convencido de ser "el único equipo capaz de representar el centro-derecha en la capital; de parar el avance de las izquierdas, queriendo ser la alternativa al inmovilismo de los nacionalistas, que representan 36 años gobernando sin ilusión ni ideas". Dejó claro que quiere "crear un gobierno con autoridad" porque "no ha habido un alcalde capaz de plantar cara al resto de las administraciones y exigir, en lugar de ser complaciente, las inversiones que merecemos. Esa autoridad también debe ser contra las personas incumplidoras con el pago de impuestos, el patrimonio o el respeto a las personas. Una ciudad no puede seguir creciendo con los parámetros de los años 70, creciendo en dos dimensiones. Hay que pensar en tres dimensiones", dijo entre otras cosas.

"Un auténtico equipazo"

El candidato del PP a la Presidencia del Cabildo de Tenerife, Lope Afonso, quiso mostrar su apoyo público e incondicional a Guillermo Díaz Guerra y resaltó "el auténtico equipazo que ha presentado Guillermo para aspirar a hacerse con la Alcaldía de Santa Cruz. La intención es clara y es decir a toda la opinión pública y a los santacruceros que ya está bien de que Ayuntamiento y Cabildo no se entiendan". Sobre ello el alcalde portuense pretende que "hablemos todos el mismo lenguaje para que Santa Cruz y el Cabildo vayan de la mano en las cuestiones importantes de la ciudad. Aquellas que tengan que ver con el consenso como punto de partida y no por imposición". Sobre ello señala que el objetivo es que el Cabildo y el ayuntamiento construyan "la capital de la mejor Isla de Canarias, la del corazón que impulse la actividad económica y el empleo para toda la zona metropolitana, pero también para el conjunto de la Isla".