14 de junio de 2019
14.06.2019

Antona acaricia la Presidencia de Canarias en un pacto con Coalición, Cs y Curbelo

El Partido Popular da marcha atrás en todos los acuerdos insulares y locales con los socialistas a la espera de tener un documento y garantizados los 36 diputados necesarios en el Parlamento

14.06.2019 | 08:03
Juan Manuel García, Lope Afonso, Carlos Ester, Australia Navarro, Asier Antona, Manuel Domíguez y Fernando Enseyat ayer en Madrid tras el receso para la comida.

Asier Antona acaricia la Presidencia de Canarias. El líder del PP en las Islas cree estar muy cerca de un pacto de gobierno con Coalición Canaria, al que se sumarían Ciudadanos y Agrupación Socialista Gomera (ASG), en el que su partido alcanzaría por primera vez en su historia la Presidencia del Gobierno de Canarias.

A falta del documento por escrito en el que se especifiquen los términos de ese acuerdo y, sobre todo, la garantía de que la fórmula cuenta con los 36 diputados necesarios en el Parlamento para poder llevarlo a la práctica, los populares dan por muy próximo que finalmente cristalice esa llamada tercera vía para gobernar Canarias presentada la noche del martes por Fernando Clavijo al presidente del PP nacional, Pablo Casado, en Madrid.

Es la alternativa a la alianza de izquierda que impulsaba el socialista Ángel Víctor Torres con NC, Podemos y ASG y que se ha visto truncada por la política de pactos llevada a cabo en los municipios de Telde y Santa Lucía de Tirajana y la amenaza constante desde la noche electoral del 28 M sobre el Cabildo de Gran Canaria. El malestar en la formación que lidera Román Rodríguez enfrió en los últimos días a ese proceso negociador, le restó fuelle y dio ventaja a los negociadores de Coalición. La táctica por sorpresa del paso a un lado de Clavijo ha sido determinante no sólo para mantener a CC en el Gobierno cuando ya se veía totalmente desalojado, sino poder local.

A cambio de la Presidencia para Antona, el PP canario asume la condición principal de CC y da marcha atrás en la decena de acuerdos que tenían apalabrados o comprometidos con el PSOE, principalmente en los cabildos de Tenerife, La Palma y Lanzarote, y los de los ayuntamientos de Santa Cruz de Tenerife, Santa Cruz de La Palma y Arrecife.

Génova no transigió por la otra condición que se le había puesto sobre la mesa: que la tan acariciada Presidencia no la ocupara Asier Antona, el mullidor de la estrategia de pactos que los había arrinconado. Se había barajado incluso que lo sustituyera María Australia Navarro y el presidente del PP regional pasara a presidir el Parlamento de Canarias. Para los populares la idea ayer no podía ser calificada más que de "broma".

Tanto el secretario general nacional, Teodoro García Egea, como el propio Antona consideraron ayer que esta exigencia de CC era inasumible y que ninguna negociación en serio puede plantearse sobre esta premisa.

Egea apuntó en conversación informal con los periodistas que el único candidato que el PP se plantea es quien lo ha sido en las elecciones y que bajo ningún concepto se puede establecer el "precedente" de que un partido imponga a otro su candidato a la presidencia. "Bromas, las justas", comentó Antona al ser cuestionado sobre si el PP se planteaba una candidatura que no fuera la suya propia.

Sí transige el PP por que la Vicepresidencia quede en manos de los nacionalistas y que estos, con 20 escaños frente a los 11 del PP en la Cámara regional, ocupen más áreas que sus socios.

"Posiblemente en las próximas horas los flecos que existen pueden quedar resueltos. Vamos a trabajar con mucha generosidad y responsabilidad y sabiendo lo mucho que nos jugamos y sabiendo que siempre defenderemos el interés general de Canarias y dar estabilidad a sus instituciones", recalcó Antona a la salida de la reunión en la sede de Génova.

Esa es la situación que manejaba ayer el líder de los populares canarios tras una maratoniana reunión, con sesiones de mañana y tarde de cinco horas en total, en la sede del PP en Madrid con García Egea, y la presencia del coordinador regional, el vicesecretario de organización y los seis presidentes insulares del partido en Canarias -faltó la lanzaroteña Astrid Pérez que ayer debía asistir a la orla de su hijo-. Una convocatoria que venía a poner en cuestión la "libertad" de la que Antona ha presumido en la últimas semanas para desarrollar la política de pactos.

Durante todo ese tiempo los populares analizaron uno por uno sus preacuerdos municipales e insulares con el PSOE y las consecuencias de dar marcha atrás en todos ellos. Al respecto, Antona vino a reconocer que todo dependerá de cómo quede el escenario final, aunque dando por hecho que el PP no tendría problemas en cumplir esa condición de CC si se confirma antes del sábado, cuando se constituyen los ayuntamientos, el acuerdo de Gobierno con él mismo de presidente.

El líder popular considera en realidad que su partido ha estado hablando no solo con el PSOE en esas instituciones sensibles para los nacionalistas, sino que también lo ha hecho con la propia CC y otras formaciones. Sostiene que ninguno de ellos, salvo el de Lanzarote, se ha firmado, y que no hay ningún compromiso firme con los socialistas ni en Tenerife ni en La Palma. En todo caso, en la reunión de ayer tanto él como García Egea se tuvieron que emplear a fondo para convencer a algunos presidentes insulares. El número dos nacional reconoció "resistencias" en algunos casos, y todo parece indicar que el caso de Lanzarote es el más complejo no solo por estar firmado, sino porque la secretaria insular, Astrid Pérez, es firme partidaria de mantenerlo.

Al margen de los municipios, Antona apuntó que se esta aún "en la fase de valorar el escenario y el documento de trabajo que necesitamos para el acuerdo definitivo. Sobre el documento que no presenten, hablamos, debatimos, discutimos y tomamos decisiones. En las próximas horas hay que despajar en la ecuación de las mayorías parlamentarias algunas cuestiones y cuando despejemos esas incógnitas podremos plantear de manera más certera los escenarios futuros", afirmó en referencia a las otras dos formaciones necesarias para superar la barrera de los 36 escaños que da la mayoría en la Cámara regional. Entre las dudas a despejar, por ejemplo, está la presencia de Clavijo en la mesa del Consejo de Gobierno a cuenta del veto de Ciudadanos a cargos públicos imputados y que hasta ayer mismo mantenía. Al presidente en funciones y candidato de CC se le investiga en los juzgados de La Laguna por presuntos delitos de prevaricación, tráfico de influencias y malversación en la concesión en el llamado caso Grúas, una denuncia impulsada por concejales de Podemos y Nueva Canarias por hechos que ocurrieron cuando era alcalde de esa ciudad.

El otro socio, ASG, ha sido durante el proceso de negociaciones en uno y otro lado del espectro ideológico el 'perejil de todas las salsas'. Su presidente, Casimiro Curbelo, ha presentado tanto a los socialistas como a los nacionalistas su documento de demandas y sus expectativas encajaban tanto con unos como con otros. En la tarde de ayer, tras conocerse el plácet del PP a Clavijo, ya se reunió el órgano de dirección que debe acabar de deshojar la margarita. En palabras del gomero, que ayer cerró acuerdos con NC en los ayuntamientos de San Sebastián y Hermigua, de aquí al 25, cuando se debe constituir el Parlamento "las ratas crían pelo".

Avances

1.- Presidencia Tal y como le había propuesto Fernando Clavijo a Pablo Casado la noche del martes, la Presidencia del Gobierno queda en manos del PP, no así la Vicepresidencia. No se acepta relegar a Asier Antona. El PP subraya este fue su candidato y apartarlo era sentar un precedente.

2.- Pactos locales El PP revierte, tal como se le exigió a cambio de la cesión de la Presidencia, sus pactos con el PSOE en los ayuntamientos y cabildos donde se unieron para relegar a CC y restarle poder. Sólo queda pendiente el Cabildo de Lanzarote, donde la socialistas Dolores Corujo tomará posesión por ser la más votada. Y luego ya se verá.

3.- Otros socios Populares y nacionalistas están ahora a la espera de lo que oficialmente decidan las otras dos fuerzas que deben sumar para alcanzar la mayoría del Parlamento canario, Ciudadanos y ASG. Aunque los primeros van de mano del PP y con los segundos CC ha guardado muy buena relación en la última legislatura, nada se da por hecho. Precisamente Cs vierte una duda sobre el acuerdo, y es si será posible la presencia en Fernando Clavijo en el gobierno que se formalice. ASG, por su parte, sopesa las ofertas también de la alianza de izquierdas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook