17 de mayo de 2019
17.05.2019

Lemas isleños: dialéctica de lo propio y lo estatal

Influenciados por el éxito de los mensajes sobre "lo tuyo" o "lo nuestro", partidos estatales han introducido desde 1999 en los comicios regionales lemas sobre su canariedad

17.05.2019 | 06:03
Cartelería de CC, PSOE y PP en el Puerto de la Cruz en las elecciones de 2015.

Desde el viernes pasado, las calles canarias se han llenado de carteles, pancartas, caras y lemas. "Luchamos por Canarias" (CC), "Cambia Canarias" y "Hazlo Posible" (PSOE), "Centrados en tu futuro" (PP), "Vamos a decir que sí" (Podemos Canarias), "Vamos Canarias" (Cs) o "Lo hacemos posible" (ASG) son algunos de los mensajes con los que los partidos nos intentan persuadir ante las elecciones al Parlamento regional del próximo 26. Unas ideas fuerza que, como se puede apreciar, incluyen mucho la palabra Canarias, pero que no siempre fue así. Un repaso histórico evidencia que, desde las primeras urnas tras la restauración democrática, la dialéctica entre el foco en lo isleño o el influjo de la situación estatal se ha ido desequilibrando en favor de lo primero.

Eso sí, tuvo que llegar 1999, crearse CC y triunfar con fuerza en 1995 tras la censura a Jerónimo Saavedra de 1993 para que los socialistas, por ejemplo, introdujeran por primera vez la palabra "canario" en su lema principal de campaña a la Cámara autonómica. Esta es la mejor prueba de que los partidos con implantación en todo el Estado habían llegado a la conclusión, luego corroborada en otros comicios, de que su mensaje flaqueaba ante los nacionalistas en las Islas si no hacían alusiones a su canariedad, no mencionaban al Archipiélago o distinguían algunas de sus ideas principales de las genéricas de sus formaciones en todo el país. Antes, AIC y formaciones de la izquierda nacionalista lo habían tenido fácil en este sentido con un PSOE, AP(PP) o CDS que se dejaban arrastrar por sus estrategias y campañas centralizadas. Vayamos año a año.

1983. Las primeras elecciones autonómicas, que ganó con el margen más amplio de la historia el PSOE, pero sin mayoría absoluta, demostraron en la prensa de la época el escaso poder económico de las fuerzas de corte regionalista, insularista o, incluso, de la izquierda independentista. Solo Manuel Hermoso, que lideró ATI poco después de la extinción de la UCD, publicó algún anuncio, pero carente de lemas y con vistas solo a reeditar su triunfo a la Alcaldía santacrucera.

Los que sí demostraron su capacidad financiera fueron el PSOE y AP (que concurrió junto al PDP y Unión Liberal). Los socialistas recurrieron a un mensaje genérico repetido en todo el país y que aprovechaba el tirón de octubre del 82. De aquel "Por el cambio" que llevó a Felipe González a la Moncloa con 202 diputados pasaron a un similar "Por el pueblo" que, en el caso de ciudades como La Laguna, donde obtuvieron también la mayoría absoluta, aliñaron con frases como "Por una ciudad para la ciudadanía", que difícilmente pasaría hoy un mínimo control de propaganda política. AP, por su parte y con gran despliegue en los periódicos y las calles, eligió el lema de "Para que todo marche", así como a su candidato al Parlamento por Tenerife, Francisco Marcos, y un "con todos y marcha Canarias".

1987. El surgimiento de las AIC por la confluencia de ATI, API, AGI, AHI... reforzó los mensajes que miraban hacia el "yo canario", hacia lo supuestamente propio, que muchos ven como determinante, autónomo y diferencial frente a las propuestas de partidos con sede en Madrid y otros, como puro ombliguismo vacuo y demagógico. AIC optó por "Defiende lo tuyo", pero, aunque Hermoso aspiró a la presidencia regional y obtuvo un 20% de los votos y 11 escaños (2 menos que el CDS, pero con más sufragios), el esfuerzo mayor lo pusieron en los cabildos ("Defiende tu isla") y municipios con mensajes que hoy siguen repitiéndose entre distintas ideologías: "Primero tu ayuntamiento". Hermoso eligió "Tu isla y Canarias es lo que importa", así como por el genérico "Avancemos juntos".

En unas elecciones que, como ahora, coincidieron con las europeas, Saavedra intentó la reválida con el lema nacional del PSOE: "Por las cosas bien hechas". Si bien venció por 7 puntos, bajó 15 y perdió 6 escaños y el poder ante el pacto de derechas (CDS, AIC, AP y AHI). El CDS de Fernando Fernández logró la presidencia subiendo de 7 a 13 con la idea de "El centro avanza", mientras que AP apostó por "Porque corren nuevos tiempos" o "Nuevos tiempos en Canarias". A la izquierda del PSOE, AN-INC anticipó un lema muy usado luego por CC: "Canarias, lo nuestro".

1991. El PSOE recupera la presidencia, ya con el "Pacto del Hormigón" con AIC (que resultó ser bastante endeble, dada la censura de 1993) con otro mensaje de su campaña para todo el país: "Decisión de progreso". Además, y aunque no así en las calles, en los periódicos de la provincia tinerfeña no salió casi Saavedra en la propaganda, pero sí el candidato por Tenerife: Julio Pérez. AIC seguía prefiriendo la diferenciación insularista y ponía más énfasis en mensajes como "Tenerife va", "Porque ATI es la fuerza de Tenerife" o, en el caso de API, "Para que La Palma avance".

Tras la histórica moción de confianza que perdió en diciembre de 1988, Fernando Fernández se pasa al PP y trata de recuperar la presidencia (sin éxito) con los genéricos de los conservadores en todo el país "Vota eficacia" y "Un nuevo impulso en nuestra comunidad". El CDS opta por un joven Vicente Álvarez (que también acabaría en el PP) subrayando que se trata de "La fuerza del diálogo", mientras Ican presenta a históricos como Oswaldo Brito al Parlamento o Víctor Díaz a Santa Cruz con "Toma la iniciativa".

1995. El giro que supuso en la política del Archipiélago la censura de 1993 y la creación de CC se ratifica y refuerza al máximo en 1995, con esa confluencia nacionalista (y de más familias) en el poder desde entonces. Con una idea general pero aplicada a las distintas instituciones, la CC de Hermoso apuesta como lema por "Canarias, por encima de todo", con la primera palabra canjeable con los nombres de las islas o municipios de turno. En unos años difíciles por la crisis económica, los casos de corrupción y el acoso del PP y cierta prensa, los socialistas resumen esos apuros en un explícito y de vigencia estatal "Precisamente ahora, vota PSOE". Sin embargo, logran su peor resultado regional y quedan en tercer lugar con solo 15 escaños y con Augusto Brito de candidato. Por su parte, el PP, con Bravo de Laguna, recurre al lema estatal "Soluciones" y al específico "Canarias gana".

1999. Ya con Román Rodríguez en lugar de Hermoso, y obteniendo su mejor resultado (un 37,5% de votos y 24 diputados), CC repite fórmula, pero con la frase "La fuerza de Canarias" como gran grito, que se convertía en "La fuerza de Tenerife" o de la localidad que tocase. Saavedra vuelve a los carteles a la presidencia por parte del PSOE y lo hace con ese más que significativo "Sencillamente canario", mientras que el PP, de nuevo con Bravo de Laguna, vuelve a refugiarse en el mensaje nacional de esa cita con las urnas: "Garantía de futuro".

En ese 1999, se presenta la Federación Canaria Nacionalista (FNC), auspiciada, sobre todo, por el PNC de Juan Manuel García Ramos, y logra unos 40.000 votos y un 4,88%, pero se queda sin escaño con mensajes como "Por Tenerife con honradez". Otras fuerzas que se quedaron fuera, como IUC (con 22.768 sufragios, un 2,78%), recurrieron a un muy genérico "Trabajamos por ti".

2003. Adán Martín toma el relevo de Rodríguez en CC y en la presidencia (siempre en pacto con el PP desde 1995) con mensajes que ya están casi en el consciente colectivo: "Por Canarias, por lo nuestro", el repetido "La fuerza de Canarias" o "Es lo nuestro". La FNC insiste con "Por Tenerife, lo tuyo", con un Olarte que consiguió 3 escaños, mientras que el PP, con Pablo Matos en la lista tinerfeña, no se aleja mucho: "Por las personas, por ti". El candidato a presidente, José M. Soria, que venía de arrasar en el Cabildo grancanario en 1995 y 1999, ni siquiera recurre a lemas en sus carteles, le basta con su nombre.

Ya con Juan Carlos Alemán en el cartel principal, los socialistas personalizan en su líder parte de los mensajes y ya apuestan por el lenguaje inclusivo (y reiterativo, para muchos): "Un presidente para todos y todas". Asimismo, tratan de infundir optimismo y reafirmación con lemas como "Claro que sí" o con una invitación a la decisión en solitario: "Tú votas".

2007. El PSOE, con Juan Fernando López Aguilar, recupera casi cifras de 1983 (se queda a un escaño, con 26, y sube del 25,75 al 37,2% de los votos) con un simple pero, al parecer, convincente "Tu voto puede", así como con otra apuesta por el diferencial isleño: "Que gane Canarias, que gane el cambio". Con Paulino Rivero en sustitución de Martín, CC asegura que "Lo mejor de Canarias, tú", aparte de acuñar aquel histórico "Hecho en Canarias", tantas veces utilizado, aplaudido y también censurado. Soria repite en el PP con "Confianza en el futuro" (típico lema estatal), aunque lo concretan con "Confianza en Tenerife", otras islas y municipios. El CCN de Ignacio González, que hizo en un despliegue que no pasó inadvertido, con sedes, por ejemplo, en todos los municipios tinerfeños, optó por lo esquemático "Tú=Yo", al tiempo que Los Verdes-Grupo Verde ya advertían sobre algo ahora más que inquietante e indiscutible: "¿Te preocupa el cambio climático?".

2011. La última vez que se presenta Paulino Rivero por CC (contra su voluntad, claro) vuelve a reeditar su cargo de presidente pese a repetir derrota (en este caso con el PP de Soria en votos, aunque empata a 21 escaños). Lo hizo con un lema simple: "Trabajando por Canarias". Los socialistas, ya con José Miguel Pérez tras la espantada de López Aguilar a Europa en 2009, pedían al elector "Cambia la historia", aparte de asegurar que votarles serviría "Para que gane Canarias". Antes del último giro de Casado, el PP ya decía estar "Centrados en ti", subrayaba uno de sus grandes chacras ("Eficacia"), aparte de usar a figuras como el cirujano Antonio Alarcó para afirmar que estaríamos "En buenas manos". Asimismo, utilizaron el genérico "Únete a la nueva mayoría" (que sonaba a las generales de 1993 y 1996), aparte de lemas por materias: "Más empleo", "Mejor educación"... IU decía que "Somos esperanza" y opciones independentistas, como el Movimiento Patriótico Canario, usó lemas como estos: "Para el cambio económico y social", "Que no se lleven tu dinero" o "Soberanía y progreso". No logró acta.

2015. En las últimas elecciones, un Fernando Clavijo que venció en las primarias de CC a Rivero trató de trazar una raya con el pasado para diferenciarse con "De aquí en adelante", mientras que el PP, con Australia Navarro, prefería los verbos: "Trabajar. Hacer. Crecer", así como un genérico "Solo es posible con tu voto". El PSOE de Patricia Hernández ganó en votos con "Un Gobierno que hable de ti". Cs, con Melisa Rodríguez, eligió "Ha llegado nuestro tiempo" y Podemos, con Noemí Santana, jugó con su nombre: "Claro que Podemos" y usó "Es ahora".

El lema regional suele derivar en lo local y la Isla

Como ocurre con los lemas estatales, que arrastran y suelen ser reutilizados en las elecciones locales y regionales, con los mensajes elegidos para la presidencia autoñómica pasa algo similar y se extienden a los cabildos y municipios. Es algo que usa mucho CC, previamente con AIC, que simplemente cambia el término Canarias por Tenerife o la isla que sea, así como el municipio de turno. Por supuesto que, como se puede comprobar estos días, la idiosincrasia de cada localidad y partidos hacen que los mensajes cambien y sean, en muchos casos, totalmente particulares en candidaturas a consistorios, pero lo habitual es que la idea fuerza se amplifique y, por ejemplo, "La fuerza de Canarias" se convierta en "La fuerza de Tenerife" o "La fuerza de La Guancha". Lo mismo con lemas como "Por Canarias, por lo nuestro" o con el del PP "Confianza en Canarias", que derivó en el mismo grito para Tenerife o las distintas localidades.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook