08 de mayo de 2019
08.05.2019

CC quiere convertir su subida del 78% el 28A en una ola nacionalista

Clavijo y Dávila presentan la lista por Tenerife al Parlamento en un ambiente casi de euforia

08.05.2019 | 07:54
Como él mismo se presentó, Clavijo hizo ayer de "telonero" de Dávila y de una plancha con la que pretenden ganar en Tenerife.

Bajo los conocidos sones (instrumentales, eso sí) del "Viva la viuda" de Coldplay, CC-PNC presentó en la mañana de ayer, y en los jardines del santacrucero Hotel Escuela, su plancha al Parlamento por Tenerife con un "telonero" de lujo: el presidente canario y, por primera vez, candidato en la lista regional, Fernando Clavijo. En un ambiente casi de euforia (al menos de esperanza tras la noche del 28 de abril), los miembros de CC-PNC dejaron claro que quieren extender su subida de votos del 78% en las 8 islas sobre las últimas generales en una "ola nacionalista" que, tras el 26M, garantice un "Gobierno fuerte" que no ejerza de "sucursal" del Ejecutivo central ni de partidos estatales.

Aunque el que ganó con casi diez puntos de ventaja en la provincia tinerfeña el 28A fue el PSOE, está claro que CC vivió como una victoria su 19% y sus 2 diputadas. Pocos recordaron ayer (en realidad, nadie) la pérdida del senador de El Hierro, que no tengan ningún acta electa a la Cámara Alta o que quedaran por detrás del PSOE y Podemos en plazas claves, como Santa Cruz y La Laguna.

De hecho, Juan Manuel García Ramos, líder del PNC y número 5, recalcó que aún se sienten "las buenas vibraciones" de la "victoria" del 28A y desligó esa gran subida, que cuantificó en el citado 78%, de trasvases de otras fuerzas (sobre todo del PP) porque, a su juicio, lo que se ha dado es la convicción en muchos canarios de que necesitan a CC-PNC, un gobierno nacionalista y a un presidente como Clavijo, del que remarcó, sobre todo, su capacidad de aguante en una legislatura "muy difícil", con una minoría histórica y yendo "a por él en los juzgados" y en otros ámbitos. Además, cree que se superó la dicotomía de izquierda y derecha en favor de CC-PNC, algo que repitieron mucho para el 28A.

Para regocijo de los numerosos presentes (más de medio centenar), Clavijo agarró el micrófono y abrió el acto con una intervención tirando a moderna. No había escenario circular ni micros adaptados a las caras, pero sí unas elegantes sillas acolchadas y blancas en las que se situaban todos los integrantes de la plancha. Una lista que, según dijo Dávila, y "a pesar de que es algo siempre difícil, elaboré en menos de 24 horas" por la predisposición a trabajar en favor de CC, Tenerife, Canarias y de que Clavijo "siga siendo el presidente de todos". Como ya hiciera el martes postelectoral en Aguere, cuando firmó, junto a los cabeza de lista por las 7 islas, su "contrato" con Canarias, el presidente hizo de maestro de ceremonias y elogió las virtudes de Dávila, a la que presentó como su "mano derecha" en los momentos buenos y malos.

Con su característica sonrisa y en un azul y blanco de traje y chaqueta impolutos (repetidos en la cartelería que aparecía en una pantalla a la izquierda), Dávila asistía encantada a los piropos. Lo hacía, como recordó Cristina Valido, justo en frente del Heliodoro y con un lema que los nacionalistas repetirán tras su buen trago del 28A: "Luchamos por Canarias".

Clavijo repasó cómo iniciaron la andadura del cambio en CC al alcanzar, primero, la secretaría insular, con Dávila en la de Organización, para luego vencer en las primarias y verse en julio de 2015 en un gobierno para cumplir "el sueño de trabajar por una Canarias mejor". En ese momento, se autointerrumpió para permitir a Bermúdez, que llegó tarde, sentarse junto a José Alberto Díaz y seguir con los aplausos. Repasó luego el papel de Dávila con el Igte, la desvinculación del REF de la financiación o el Estatuto, remarcando al final lo que se juega CC y las Islas el 26M, sobre todo respecto a los derechos isleños.

Elogió luego a Valido y su balance social, principalmente por la nueva ley, así como la experiencia de Socorro Beato, pidiendo un apoyo masivo a CC en la Isla para mejorar los resultados de 2015 (6 actas). Dávila asumió después el micro y recalcó que no pueden dar "ni un paso atrás" con el fuero "ni permitir que ningún gobierno de España incumpla con Canarias". Repasó luego la plancha, resaltando a muchos integrantes, y la resumió como "cohesionada, compacta, de valores y que representa lo mejor de la sociedad", remarcando especialmente que la abran 3 mujeres (ella, Valido y Beato).

Tras intervenir varios candidatos, Dávila cerró el acto insistiendo en que se necesita "un parlamento y gobierno nacionalista y fuerte, que no traicione los derechos de los suyos. No necesitamos sucursales silenciosas ni franquicias de los que mandan en Madrid, pues ya hemos comprobado cómo atropellan nuestros derechos". Aunque nunca lo pareció, Clavijo dijo que aquello era una rueda de prensa y cuestionó si había preguntas. El silencio le dio pie a organizar la foto de conjunto y lanzar el verbo clave para CC. "A ganar".

Cohesión social, territorio, paro e identidad

No intervinieron todos los integrantes de la plancha, pero sí algunos de los más relevantes o que más juego les quiere dar ahora CC, como a Jacobo Pérez, quien habló de integración territorial ligándola a la cohesión social y a la lucha contra el cambio climático. No obstante, la primera en tomar el micro de manos de Dávila fue Cristina Valido, de las más ovacionados, y más cuando recordó lo ocurrido en el estadio en el derbi del sábado ("cuando casi nos da un infarto") para subrayar que allí se respiraba "chicharrerismo" del mejor. Entre otras cosas, recordó cómo se bajó del 33,5% de paro al 18,55 (en Tenerife) y, aunque no esconde que se trata de un reto muy difícil, asumió el objetivo del 12% para la próxima legislatura incluido en el cuitado "contrato con Canarias". A su juicio, CC acude a la cita electoral con "la tarea hecha" y se mostró convencida de que Clavijo seguirá siendo "el magnífico presidente que es".

Dávila dio paso luego, para hablar de identidad canaria, a García Ramos, quien recordó que, desde 2007, su PNC ha apostado por ir junto a CC y por la "unidad nacionalista". Una reunificación que espera que aglutine algún día su partido por sus 95 años, pero que cree que se prueba "andando y no hablando". Asimismo, y aunque lo presentó como "buen amigo", desmintió a Saavedra, que considera que "la cultura está en crisis", algo que no casa, en su opinión, con la aprobación en este mandato de la ley de Lectura y Bibliotecas, así como la de Patrimonio Cultural o con el apoyo a los creadores canarios en el REF o al cine. "Hemos tenido que hacer el trabajo que ustedes no supieron con sus tres consejeros". Además, presentó a Clavijo como un "atleta" por superar tantos obstáculos y, como Dávila, resaltó la figura de José Miguel Ruano y la valía de las tres mujeres que abren la lista.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook