Al igual que ocurre con otros hitos evolutivos: gatear, andar, leer... Muchos padres nos preocupamos si a una determinada edad nuestro hijo no habla. Ante esta situación, empezamos a preguntar a otras madres y padres o, incluso, a googlear cuestiones como: ¿Cuándo empieza a hablar un bebé? ¿Es normal que todavía no hable? ¿Qué puedo hacer para que mi hijo hable? ¿A qué edad debo preocuparme si mi hijo no habla?

"Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que cada niño sigue su propio ritmo, tanto en la adquisición del lenguaje, como en el resto de áreas. Todo depende de cuándo su cerebro está preparado biológicamente para empezar a desarrollar cada una. Sin embargo, sí que debemos tener en cuenta qué es lo "normal" y que no lo es en el desarrollo del habla y del lenguaje de los niños, ya que esto nos ayudará a saber si nos encontramos ante un trastorno del neurodesarrollo o, simplemente, nuestro hijo va a tardar un poco más en hablar, pero no hay de qué preocuparse " puntualiza el neuropediatra Manuel Antonio Fernández.

Habla no es lo mismo que lenguaje

Aunque coloquialmente hablemos de retraso del lenguaje cuando un niño tarda en hablar, realmente nos estamos refiriendo a un retraso del habla, que es algo mucho más leve y de menor trascendencia. Por tanto, conviene tener clara la diferencia entre habla y lenguaje:

  • El lenguaje es el sistema completo de expresar y recibir información con significado. Hace referencia a entender y ser entendido ya sea de forma verbal o no verbal.
  • El habla es la expresión verbal del lenguaje. En ella se incluye la articulación, que es el modo en que se forman los sonidos y las palabras.

"Cuando se afecta el habla, no tiene por qué haber ningún otro problema de comprensión o expresión a nivel comunicativo. En cambio, cuando se afecta el lenguaje, se trata de algo mucho más profundo que puede llevar aparejado una limitación en la capacidad de relación con los demás".

Mi hijo no habla, ¿tiene un trastorno del lenguaje?

"Que nuestro hijo no hable no significa que sufra un trastorno del neurodesarrollo, como es el trastorno del lenguaje", nos dice Antonio. Y continúa: "Ante la sospecha, mejor acudir al pediatra y salir de dudas, pero mi recomendación es que antes de preocuparnos, hagamos lo siguiente:

  • Ir a hablar con los abuelos paternos del niño. La edad de inicio del lenguaje tiene un componente genético. La fecha de aparición de las primeras palabras de un niño está estrechamente relacionada con la del padre. 

La fecha de aparición de las primeras palabras de un niño está muy estrechamente relacionada con la del padre Freepik

  • Observar si nuestro hijo responde solo antes sonidos fuertes o también es capaz de escuchar sonidos de volumen bajo. Podríamos estar ante un problema de audición.
  • Asegurarnos de que nuestro hijo, no solo oye lo que le decimos, si no que también lo comprende, siempre teniendo en cuenta su edad.
  • Tener en cuenta el momento evolutivo de nuestro hijo y que cada niño lleva unos ritmos diferentes".

¿Cuándo debe hablar un niño?

Aunque, como hemos comentado, cada niño tiene su propio ritmo evolutivo, el neuropediatra Manuel Antonio Fernández nos da unas pequeñas pistas de carácter general para que los padres sepamos cuando debería empezar a hablar nuestro hijo:

"Es fundamental diferenciar entre un trastorno del lenguaje y que, simplemente, nuestro hijo tarde más en hablar"

Manuel Antonio Fernández - Neuropediatra

  • Las primeras palabras de los niños son sencillas y de tipo bisílabos. Las puede empezar a pronunciar alrededor de los 9 meses aunque no tengan conciencia de su significado.
  • La variedad va aumentando progresivamente y a partir de los 12 meses, los niños imitan sonidos y pronuncian 2-3 palabras de forma habitual.
  • Entre los 15 y los 18 meses, este proceso sigue evolucionando con gran velocidad y se amplía cada vez más el número de palabras. 
  • Alrededor de los 2 años, los niños pronuncian entre 20 y 50 palabras con facilidad, combinan palabras y siguen órdenes de dos pasos. 
  • A partir de los 3 años, se multiplica la complejidad del lenguaje y aparece claramente el uso del verbo así como frases de entre tres y cinco palabras.

Qué hacer si mi hijo no habla (en función de la edad)

La mayor preocupación de las madres y padres se produce cuando nuestro hijo no pronuncia ni una sola palabra. ¿Hasta qué edad es normal que ni niño no diga absolutamente nada?

  • Si a los 2 años años no habla nada deberíamos consultar con un pediatra, neuropediatra o logopeda. Aún así, no siempre es sinónimo de un trastorno del lenguaje. Hay aspectos puramente madurativos que pueden justificar esta situación sin asociar una patología.
  • Si a los 3 años no habla nada. Aquí ya hay que ponerse en alerta para buscar la causa. Con esta edad, la capacidad de comprensión y expresión debería estar suficientemente desarrollada. Es factible analizar posibles causas físicas por parte de un profesional.
  • Si un niño de 4 años aún no habla nada A partir de esta edad, la ausencia de habla suele asociarse a algún tipo de problema neurológico o trastorno del desarrollo. Es necesaria la valoración por parte de un profesional especializado. 

Mi hijo no habla. Señales de alarma

Cuando la ausencia de habla se debe a alguna patología y, por tanto, debería preocuparnos, normalmente se dan unas señales de alarma de forma previa. El neuropediatra Manuel Antonio Fernández nos las enumera en función de la edad:

Antes del año:

  • No responde con normalidad a los sonidos o no vocaliza ningún sonido

Entre uno y dos años:

  • No usa gestos o señala con el dedo
  • No dice adiós a los 12 meses. 
  • Prefiere usar gestos a expresar verbalmente para comunicarse a los 18 meses.
  • No imita sonidos habituales a los 18 meses.
  • Tiene dificultad para entender órdenes sencillas.

Si a los 4 años un niño no habla nada, podría asociarse a algún tipo de problema neurológico o trastorno del desarrollo. Freepik

A los dos años:

  • No es capaz de articular palabras o frases.
  • Repite sonidos o palabras, pero no usa el lenguaje con finalidad comunicativa. 
  • No es capaz de entender instrucciones sencillas.

Abuso de pantallas y su relación con la ausencia de habla

La Academia Canadiense de Pediatría, junto a la Americana, llevaron a cabo un estudio cuya principal conclusión fue que existe una relación directa entre el uso de móviles, tabletas (pantallas) y el retraso del lenguaje.

De hecho, cada incremento en 30 minutos de tiempo diario que pasa un niño ante una pantalla, aumenta en un 49% el riesgo de que sufra un retraso expresivo del habla. "Estos efectos se deben a que el tiempo que el niño pasa ante una pantalla, está aislado del mundo real, no interactúa con sus padres (jugar, leer, cantar canciones...), factor decisivo para un correcto desarrollo del lenguaje", apunta Manuel.

¿Cómo estimular el habla de mi hijo en casa?

Las madres y padres podemos incentivar el habla de nuestros hijos desde casa. Te damos algunos ejemplos de cómo hacerlo:


  1. - Contarle historias o leerle cuentos para que vayan escuchando los sonidos del habla y se acostumbren a ellos.
  2. - Expresar en voz alta todo lo que estamos haciendo cuando estemos con el niño. Ej.: - Ahora nos ponemos la camiseta.
  3. - Dar énfasis a las palabras de la vida cotidiana que aún no pronuncia.
  4. - Cantarle canciones, nanas, jugar con ritmos e instrumentos...
  5. - Intentar que pida lo que quiere antes de dárselo, ya que así favorecemos su intención comunicativa y que se esfuerce por usar el lenguaje.
  6. - Evitar las correcciones. Debemos tener en cuenta que es normal que se equivoque ya que está aprendiendo.
  7. - Dirigirnos a ellos con frases cortas, claras y adaptadas a su edad.
  8. - Ayudarle con gestos, para que le sea más fácil entender los que estamos diciendo.