Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

50 euros para invertir en vivienda

La rentabilidad de la inversión en el ladrillo con plataformas digitales llega hasta el 10%

50 euros para invertir en vivienda.

Hacer negocios con el ladrillo es algo muy común en España. Y es que, su rentabilidad en 2021 creció hasta el 10%, según los datos del Banco de España, situándose a distancia del rendimiento de la inversión en otro tipo de productos financieros, como los depósitos, la bolsa o los bonos del Estado. Generar una renta extra con estos bienes puede parecer inaccesible para el pequeño inversor. Sin embargo, cualquier persona con internet, un dispositivo conectado y algo de dinero en el bolsillo puede participar en una o varias propiedades. Esto es gracias a las plataformas digitales que hacen de intermediarias entre el promotor y el inversor, como ‘marketplaces’ o ‘crowdfundings’ inmobiliarios.

Se trata de plataformas 100% ‘on line’ que evitan los papeleos y trámites burocráticos. El inversor aporta pequeñas cantidades que las ‘apps’ utilizan para ejecutar las inversiones. «Es una forma más democrática para invertir en inmuebles que además hace accesible su valor refugio a más personas", explica Josep Vera, director de desarrollo de negocio del canal en línea de Unión de Créditos Inmobiliarios (UCI). En Europa, se destinaron en el año 2021 un total de 845 millones de euros a proyectos inmobiliarios a través del ‘crowdfunding’, según datos de Statista. «Una de las ventajas es que ofrece la posibilidad de diversificar las inversiones en varias plataformas y propiedades", incluyendo el acceso a todo tipo de edificaciones -locales, oficinas o naves industriales-, sostiene el asesor y experto en ‘crowdfunding’ inmobiliario, Miguel García. Además, señala que detrás de la inversión existe un bien que la respalda y al que se puede acceder con poco capital. Con 50 o 100 euros ya se puede empezar a comerciar.

Incluso se está abriendo paso entre los nativos digitales, que encuentran así una forma de mejorar su economía. Gracias a estas opciones, los jóvenes están cada vez tomando más protagonismo inversor en el sector inmobiliario. De hecho, Gesvalt determina que los millennials -personas que llegaron a la edad adulta con el nuevo milenio- captan entre el 20% y el 30% de las compras de vivienda en España. "En el inmobiliario consiguen más rendimiento y menos riesgo que en otros mercados como el de las ‘crypto’", añade García.

Límites para inexpertos

Si se opta por el ‘crowdfunding’, hay ciertos límites para los ahorradores sin formación financiera. Estos solo podrán invertir hasta 3.000 euros por proyecto y 10.000 euros anuales en el conjunto de plataformas, mientras que los más experimentados podrán operar sin límite. Los rendimientos que ofrecen para que sea atractiva la inversión oscila entre el 8% y el 10%, teniendo en cuenta, por ejemplo, el alquiler de los inquilinos y la revalorización del inmueble al venderlo tras cierto tiempo.

Pero toda inversión conlleva riesgos y ésta no es una excepción. Vera alerta que nunca la rentabilidad está asegurada: "Una cosa es la rentabilidad estimada y la otra es la real". Los riesgos de construcción, licencias o comerciales quedan "disminuidos porque se ofrecen ciertas garantías por parte de los especialistas de las plataformas", comenta García

En España, existen ejemplos desde 2015, en que irrumpió la pionera Housers, mientras que ya existen decenas de estas empresas, entre ellas Estateguru, Crowdestate o Bulkestate. Urbanitae, otro caso, recaudó 1,85 millones de euros en menos de 30 minutos para una sola operación.

En los últimos años, se están multiplicando las alternativas que acercan el inmobiliario a los pequeños inversores a través de las tecnologías, algunas de las cuales se reunieron en el reciente congreso BNEW, punto de encuentro de los actores de la nueva economía. Inviertis es un ejemplo particular de ello porque permite comprar la totalidad de inmuebles desde precios moderados. "Si tienes 30.000 euros en Barcelona te parecerá que no puedes acceder a ningún inmueble, pero no es así. En otras localidades como Alicante o Valencia es suficiente para invertir y cobrar una renta periódicamente", explica la CEO y fundadora Rebeca Pérez. La compañía en crecimiento está activa desde 2019 y realiza el análisis demográfico de la zona de los inmuebles, explica cómo se comporta el mercado y ofrece informes arquitectónicos para ayudar a la decisión y gestionar el activo. Actualmente, dispone de 420 propiedades a la venta en toda España y ha crecido el 500% este año.

Equito.app es otro modelo que añade un factor más a la ecuación: la tecnología ‘blockchain’, basada en cadena de bloques. Se trata de una plataforma de origen barcelonés que busca propiedades en la capital catalana para la inversión. Emite ‘tokens’ con toda la información sobre los inmuebles y los vende por partes desde los 100 euros. "Es como el Monopoly. El juego de ir avanzando cada día para en 20 años poder comprar tu propia casa", expresa Robin Decaux, CEO y fundador. La francesa Inés Aranda ya se ha unido: "Mi capacidad adquisitiva no me permite comprar un piso y vi en Equito una buena opción para hacer algo con mis ahorros y no dejarlos en el banco", explica. La joven aporta entre 100 y 200 euros al mes, algo proporcional a su salario. 

Compartir el artículo

stats