Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Delivery

Asaltar el reparto a domicilio tras pasar por Amazon y Mercadona

T-Box revoluciona el negocio del ‘delivery’ con un modelo eficaz y sostenible. Prevé llegar a 25 ciudades de Europa de más de 150.000 habitantes

Carlos Torres y Javier Gala, junto a un vehículo de T-Box.

La efervescencia de compras por internet agudiza el ingenio de las startups para que los llamados repartos de última milla, es decir, los trayectos finales de las mercancías hasta que llegan al cliente, sean eficaces y competitivos. En eso anda T-Box, un firma valenciana con un crecimiento espectacular que arrancó su actividad en enero de 2021 y fue constituida por dos emprendedores en pleno confinamiento durante la primera ola de coronavirus para "modificar el reparto de mercancías en la última milla hacia un modelo más sostenible".

Así lo aseguran sus promotores, Javier Gala Torres y Carlos Torres Patiño, expertos en finanzas y logística que aprovecharon sus años de experiencia profesional en dos auténticos buques de la distribución comercial -Mercadona y Amazon, respectivamente- para poner en marcha las sociedades Torres Last Mile y T-Box, un grupo que acaba de cerrar el ejercicio de 2021 con 2,2 millones de euros de cifra de negocio y ya consigue cubrir los gastos en su incipiente aventura empresarial.

"Aunque las gestorías y dependencias de algunas administraciones públicas estaban en modo online no tuvimos inconveniente en constituir la nueva compañía. Repartimos más de medio millón de paquetes en València y su área metropolitana durante el primer semestre de 2020", explica Javier Gala Torres, director financiero de T-Box. Tampoco querían depender únicamente de Amazon, para la que trabajan en exclusiva a través de Torres Last Mile y por eso crearon una nueva sociedad para ganar otros clientes. Fue T-Box, que se especializó en las ventas de ‘ecommerce’ y tiene previsto escalar pronto a otras ciudades.

En los próximos tres ejercicios prevé desembarcar en varias ciudades españolas y en 2024, abrir sedes en París y Bruselas. Ambición no le falta. Su plan de empresa contempla que en el año 2027 alcanzará los 30 millones de euros. Proyecta llegar en un lustro a 25 urbes del viejo continente de más de 150.000 habitantes, lo que supone cubrir el 11% de la población de Europa.

El ‘delivery’ es una tendencia en auge en España que mantiene su curva de crecimiento y que, sobre todo, ha revolucionado la logística y el transporte de las empresas. Según los últimos datos del informe de Marcas de Restauración, realizado con KPMG y The NPD Group, en el caso del consumo de la comida a domicilio se ha duplicado en apenas un año, entre 2020 y 2021, pasando de un 7% a un 12% y provocando un cambio en los hábitos de los consumidores que hoy en día se sigue manteniendo.

"T-Box, que también ha probado con el sector de la comida aunque por el momento apuesta por otros clientes, se inclina por otros sectores de actividad", aseguran sus gestores. Y es que, más allá del ámbito de la restauración, el creciente negocio del reparto de bienes de última milla, tal como prevé el sector de la distribución, se disparará durante los próximos años.

Alentada por la innovación, T-Box impulsa el proyecto Smart Delivery, que ha sido galardonado recientemente con el Mobility Startup Europe Awards, entregado en el marco de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático celebrada en Glasgow (COP26). Este premio supone un claro impulso para la joven compañía valenciana, que ha diseñado un sistema de reparto inteligente y centrado en la última milla. Smart Delivery ha sido realizado conjuntamente con Las Naves y la Fundación Finnova. Y está financiado por EIT Climate KIC (Instituto Europeo de Innovación y Tecnología).

Más allá de los 'riders'

Más allá de los ‘riders’, un terreno en el que reina la precariedad laboral, sobre todo entre los empleados de grandes plataformas, y para minimizar el impacto ambiental T-Box, cuenta con la colaboración de Scoobic, empresa andaluza que ha diseñado la flota de vehículos eléctricos de la compañía y ha establecido un centro de almacenaje. Además, este fabricante de coches eléctricos "ofrece una óptima gestión de stocks y la más avanzada preparación de pedidos para dar un servicio para empresas y para consumidores de máxima calidad", explican sus promotores.

Por eso T-Box apuesta por un modelo de reparto que consiste en instalar ‘hubs’ y ‘microhubs’ como puntos de aprovisionamiento, almacenamiento y manipulación de mercancías en pequeños inmuebles para repartirlos desde ahí , sobre todo, con sus innovadores carricoches. Ya cuenta con una plantilla de 50 trabajadores (incluyendo repartidores propios). Además de Amazon, que es su principal fuente de ingresos, la mercantil también llega a otros clientes tras el boom de venta online. "Es el caso de firmas del ámbito de la puericultura, de material deportivo, de ropa o de menaje, entre otros sectores", concluye el director financiero de la empresa valenciana.

Compartir el artículo

stats