Binter homenajea a la Guardia Civil por su labor en la seguridad aeroportuaria

La compañía aérea bautiza uno de sus aviones ATR-72 con el nombre de la Benemérita

Binter bautiza uno de sus aviones con el nombre de la Guardia Civil

G. C.

R. Torres

La Guardia Civil surca desde este martes el cielo de Canarias. Y lo hace a bordo de un avión de Binter después de que la aerolínea haya bautizado a una de sus aeronaves del modelo ATR-72 con el nombre de la benemérita en reconocimiento a su labor en la seguridad aeroportuaria, la ayuda que este cuerpo armado ha prestado a la línea aérea en sus operaciones durante sus 35 años de vida y su trabajo en las ocho islas desde que se desplegase en Canarias hace 126 años. «Con esto queremos trasmitir a la Guardia Civil el agradecimiento de toda la sociedad canaria», señala el presidente de la empresa, Rodolfo Núñez. En la actualidad, más de 300 guardias civiles forman parte de los destacamentos de Fiscal y Fronteras ubicados en los ocho aeropuertos canarios y más de 4.000 están desplegados en las más de 50 unidades territoriales que el cuerpo tiene en el Archipiélago. Se trata de la primera vez que la Guardia Civil da nombre a un avión comercial en España.

En un acto celebrado este martes en el hangar de Binter en el aeropuerto de Gran Canaria al que asistieron autoridades civiles, militares, eclesiásticas, representantes de Aena y de otros cuerpos policiales, el presidente de la compañía explicó que la elección del nombre de la Guardia Civil para uno de sus aviones, el número 27 que operará este verano, responde a un homenaje a «un cuerpo de hombres y mujeres que siempre están dispuestos a anteponer el cumplimiento del deber a su propio bienestar» y destacó el trabajo de estos efectivos para salvaguardar la seguridad en los aeropuertos. «La presencia y actuación de la Guardia Civil en los aeropuertos no solo aporta garantía de seguridad, sino que también facilita el discurrir del día a día», apunta Núñez, como es la mediación en situaciones que pueden darse en los controles de seguridad o las puertas de embarque. «En la tarea de llevar a los ciudadanos a trabajar y de vuelta a casa o de vacaciones de manera cómoda y segura, la Guardia Civil es un eslabón esencial».

El directivo de Binter resalta además la estrecha relación que desde hace más de tres décadas mantienen la empresa y el cuerpo armado. «Binter siempre se ha sentido próxima al cuerpo; a lo que sin duda ha contribuido la presencia aquí durante muchos años de Agustín Castillo [coronel de la Guardia Civil ya jubilado] que fue quien vino a sembrar y asentar los sistemas de seguridad de esta compañía y a quien todavía hoy recurrimos a pesar de estar jubilado», sosteine Núñez, para quien el instituto armado es un ejempo a seguir y del que copia «valores como el sacrificio, lealtad, austeridad, disciplina, abnegación y espíritu benemérito».

Por su parte, el general de brigada, jefe de la zona de la Guardia Civil en Canarias, Juan Hernández Mosquera, aludió a los 126 años de historia de este cuerpo en Gran Canaria desde que llegase el 12 de julio de 1898. «Desde entonces y hasta la fecha, el cuerpo ha estado garantizando la seguridad de las instalaciones y los ciudadanos que han hecho uso de la aviación civil». Con ello, los más de 300 agentes en los aeropuertos canarios y los más de 4.000 desplegados en las islas están «garantizando que responsabilidades como el resguardo fiscal o la vigilancia y seguridad ofrezcan la tranquilidad que nuestro sistema de transporte aéreo necesita para operar, respondiendo a la labor constitucional de proteger el libre ejercicio de los derechos y libertades garantizando la seguridad ciudadana» junto a otros cuerpos policiales y el Ejército del Aire y del Espacio.

Para el general, el reconocimiento que hace Binter a la Guardia Civil poniendo su nombre en el fuselaje de uno de sus aviones es «un honor, un inmenso orgullo y una muestra de cariño». En su intervención, Hernández Mosquera destacó también los estrechos vínculos entre la benemérita y la compñaía aérea. «La relación con Binter trasciende de lo profesional y se entremezcla con la cercanía y con el trato humano», apunta, «no solamente en el ámbito directivo, sino también entre los propios trabajadores de la compañía y nuestros guardias civiles; tanto es así que ambas instituciones estamos trabajando en proyectos que fortalezcan la seguridad en vuelos de aeronaves de Binter así como hacen otras compañías nacionales e internacionales». Se refirió así a la colaboración habitual de la compañía para, entre otras tareas, trasladar a los agentes entre las islas durante su servicio.