La patronal de Las Palmas señala la fiscalidad, el absentismo y la regulación como amenazas para la economía

La CCE alerta del liderazgo de Canarias en horas de trabajo perdidas

El presidente de la CCE, Pedro Ortega (izquierda), y el secretario general de la organización, José Cristóbal García, ayer durante la presentación de linforme.

El presidente de la CCE, Pedro Ortega (izquierda), y el secretario general de la organización, José Cristóbal García, ayer durante la presentación de linforme. / LP / DLP

Julio Gutiérrez

Julio Gutiérrez

La patronal de Las Palmas ha señalado a Canarias como la comunidad autónoma en la que más incidencia tuvieron las bajas por incapacidad laboral en 2023. Las horas no trabajadas por "contingencias comunes" (ITCC), ha aclarado el secretario general de la organización, José Cristóbal García, tales como "resfriados o lumbalgias", por ejemplo, alcanzaron el 8,1%, más de dos puntos por encima de la media nacional (5,9%).

Eso en el caso de las que gestiona la Seguridad Social. Cuando son las mutuas las que actúan, el porcentaje desciende hasta el 6,7% mientras que 5,2% es la media estatal. "En el conjunto de país, 1.455.302 trabajadores no acudieron ningún día del año a su puesto de trabajo, lo que supone un 6,07% más que en 2022. En el caso de Canarias, el dato estimado sería de 56.710 trabajadores", cantidad que supera en un 20% la registrada en 2023.

Son datos recogidos en el Informe anual de la economía canaria 2023 que han presentado en la mañana de este lunes el propio García y el presidente de la Confederación Canarias de Empresarios (CCE), Pedro Ortega. Durante la exposición, han mantenido su apuesta por reducir la presión fiscal. Sobre todo, tras el récord alcanzado el pasado ejercicio, cuando entraron en las arcas de la comunidad autónoma 7.266.146 euros,  390,2 millones más que en 2022.

Aumenta la recaudación

Este incremento del 5,7% interanual se dispara hasta el 28,9% en comparación con el tiempo anterior a la pandemia. En 2019 se recaudaron 1.630,4 millones de euros menos. Esta presión fiscal y una regulación que entienden excesiva, con leyes "que se aprueban y luego deben rectificarse", ha incidido Ortega, conforman el eje principal de los aspectos a mejorar, según los empresarios de la provincia oriental.

Los ingresos fiscales no cuadran con las promesas realizadas por el actual Gobierno deCanarias durante la campaña electoral y aun antes, cuando Coalición Canaria (CC) y Partido Popular (PP), hoy socios principales en el Ejecutivo autonómico, ejercían como grupos de la oposición. El periodo inflacionista fomentaba recórds en la recaudación vía IGIC y exigían una moderación de los tipos de esta figura fiscal. «Seguimos defendiendo una rebaja fiscal», afirmó ayer el presidente de la organización empresarial. 

Las bajas laborales costaron a las empresas canarias 556,4 millones de euros durante 2023

Tanto él como García, también vicepresidente ejecutivo de la CCE, señalaron la laxitud en la inspección y la complicación de los trámites como dos de los principales obstáculos a superar para reducir el impacto del absentismo laboral. El último de ellos, añadió que el panorama está muy lejos de aclararse en el corto plazo y así, en el primer trimestre de este año se han registrado aumentos del «20% en la provincia de Santa Cruz de Tenerife y del 14% en la de Las Palmas».

73,5% más

Visto desde otro ángulo, a lo largo de todo 2023 en 149.280 ocasiones un asalariado salió del médico con la baja por contigencias comunes, un 73,5% más que dos años antes. Al finalizar el ejercicio continuaban abiertos 19.589 procesos de estas características, cifra que elevó en un 54,9% la existente al acabar 2021.

De ahí que Ortega aludiera a la entrada de las mutuas en la ecuación para resolver el problema. «Las cifras indican que disponemos de 1.603 médicos de atención primaria y tan solo 21 inspectores médicos en la Unidad de Salud Laboral», refleja el documento presentado ayer. Ante ello, los empresarios demandan «un convenio entre la Seguridad Social y la Comunidad Autónoma de Canarias para la gestión de la IT (bajas) que incorpore cláusulas específicas para Canarias y con mecanismos más ágiles y operativos».

Según los cálculos de la Asociación de Mutuas de Accidentes de Trabajo (AMAT), las bajas laborales costaron a las empresas canarias 556,4 millones de euros el pasado ejercicio. «Si añadimos el coste por prestaciones económicas de la Seguridad Social a cargo de las mutuas», detalla el informe, en el caso de Canarias el montante global «alcanzaría los 1.150,79 millones de euros y se habría incrementado en un 19,3%» en tan solo un año.

Cae la productividad

Mejorar esos parámetros es una de las recetas que los principales rectores de la CCE extendieron para revertir la tendencia a la baja que marca la productividad. «En Canarias, la productividad media habría caído en torno a un 8% en el periodo 2017-2023», explica el informe. Eso dentro de un país que se sitúa en la cola del ranking europeo en esta variable, con un -1,9% que, dentro de la UE solo empeoran Francia (-3,4%), Finlandia (-4,9%) y Luxemburgo (-6,5%).

El momento presente es de máximos en el número de ciudadanos ocupados, es decir, que tienen un empleo. No lo niegan en la CCE, pero sí introducen matices que rebajan la euforia. «Entre 2019 y 2023, el empleo en nuestro país se ha incrementado en un 7,1% (EPA) y en un 7,6% (afiliados a la Seguridad Social), sin embargo, el número de horas trabajadas por asalariados en el sector privado se ha incrementado solo en un 1,4%». Este descuadre llevó a García y Ortega a insistir en varias ocasiones en la necesidad de mejorar cuantas circunstancias sean posibles para elevar la productividad.

Mientras el número de ocupados crece un 7,1%, el de horas trabajadas lo hace solo un 1,4%

También existieron las alusiones a las dificultades que encuentran algunos empresarios para cubrir los puestos que están vacantes en sus plantillas. «No se trata de un problema de disponibilidad de mano de obra», dice el informe. 

La población activa, la que trabaja o pretende hacerlo, creció tanto en Canarias como en el conjunto del país el año pasado. Hay empleos que esperan por un candidato. Sin embargo, no los asumen los recién llegados al mercado laboral, sino que tanto las Islas como el país se mantienen a la cabeza de la UE en tasa de paro.

Suscríbete para seguir leyendo