Repartir la atención de los turistas es la clave para evitar la saturación

La profesora sueca Maria Lexhagen aboga por generar nuevos polos de atracción para los visitantes

La tecnología resulta fundamental para seducir a la demanda

La profesora de la Universidad de Mid Sweden Maria Lexhagen

La profesora de la Universidad de Mid Sweden Maria Lexhagen / E. D.

Julio Gutiérrez

Julio Gutiérrez

«Mantener los beneficios del turismo y al mismo tiempo limitar sus daños y riesgos» es el objetivo expresado por la profesora de la Universidad de Mid Sweden (Suecia) Maria Lexhagen ante la contestación social que la actividad alojativa está despertando en los últimos tiempos en todo el mundo, también en Canarias. Introducir nuevos atractivos, como los derivados de la cultura popular, es clave para captar la atención y derivarla hacia otras experiencias. De ese modo, desciende la presión sobre los polos habituales.

Ese es parte del contenido de la conferencia magistral que pronuncia hoy en el VI Congreso Internacional de Turismo de Gran Canaria que cumple su segunda jornada y mañana bajará la persiana por este año. Ayer, se inauguró en Expomeloneras de la mano de la presidenta del evento (Gran Canaria SSTD 2024), Teresa Aguiar, también directora de Transferencia y Divulgación del Tides (Instituto Universitario de Turismo y Desarrollo Económico Sostenible); el rector de la ULPGC, Lluís Serra, y el viceconsejero de Turismo del Gobierno de Canarias, José Manuel Sanabria.

La profesora Lexhagen se confiesa «humilde» ante unos problema que no tiene en su país, donde la presión de la demanda turística es pequeña. No obstante, el mismo título de su intervención ya tiene mucho de explicativo sobre posibles soluciones: Conocer al visitante, promover el cambio y la sensibilidad a las tendencias. El centenar de investigadores y las más de 30 universidades de todo el mundo inscritas en el evento serán su público potencial.

Recogida de datos

La recopilación de la información sobre los clientes es uno de los retos que aún están en vías de solución, por el cuidado que han de tener los investigadores y operadores turísticos de no traspasar las fronteras que marcan las diversas leyes de protección de datos. Lo advierte Maria Lexhagen, quien, por otro lado, considera fundamental transitar con éxito por este ámbito para colocar ante cada turista la experiencia que más satisfacción le proporcione.

La ayuda de las «tecnologías de realidad virtual y aumentada» es igualmente clave. «Existe un enorme potencial para el turismo ex situ que apenas hemos comenzado a ver», subraya la profesora de la Universidad de Mid Sweden. Más allá de los precios, las reservas o el marketing, entre otros, «la tecnología transforma la forma de pensar sobre la experiencia turística y el turismo en general».

Aplicado a la cultura popular, en el momento actual es complicado pensar en un visitante británico que llegue a las Islas atraído por la romería de una localidad de las medianías. ¿Pero en qué medida cambia eso si se le propone una experiencia inmersiva en su país de origen para conocer mejor la fiesta? Lexhart tiene claro que en mayor o menor medida «las audiencias globales se sienten atraídas hacia localidades que se ven afectadas positiva o negativamente por esta forma de turismo».

Hay que identificar los intereses de los clientes antes incluso de que lleguen al destino

La sostenibilidad tiene también un espacio reservado en el discurso de la profesora nórdica. Sobre todo lo ajenos que son el común de los ciudadanos de la «creación de valor» que este aspecto para los clientes. Cada vez en mayor medida, aterrizan en la comunidad autónoma clientes que ponen en tela de juicio cualquier actividad que se oponga a la descarbonización o el tratamiento de los residuos. Convencerles es vital para evitar una fuga de la demanda.

El respeto y protección del medio ambiente sobrevuela la totalidad del congreso, organizado por el Tides y que tiene como patrocinadores principales a Turismo de Gran Canaria (Cabildo) y Turismo LPA (Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria). «Afrontaremos la conectividad relacionada con la sostenibilidad por la dependencia del transporte que tiene Canarias», señaló ayer durante la inauguración Teresa Aguiar. 

Choque

El encontronazo entre la principal industria de la economía canaria y la población tiene en muchas ocasiones el medio ambiente como termómetro. Y sobre todo ello se debatirá junto con «la digitalización, la innovación, el emprendimiento corporativo, las estrategias de liderazgo en el sector y en el ámbito del hospitality». 

Precisamente en la sesión inaugural, el viceconsejero Sanabria se refirió, en su ponencia Reinventando la organización de gestión de destinos de Canarias, a la descarbonización como el reto de Canarias. «Desde el Ejecutivo autonómico estamos apoyando a empresas y particulares del sector del turismo para la reducción de la huella de carbono», explicó.

Cada vez llegan más viajeros que ponen en tela de juicio todo lo que pueda dañar el medio ambiente

En esa línea, José Manuel Sanabria aludió a la apuesta por financiar proyectos que resten emisiones de CO2 a la atmósfera. «Nos hemos propuesto reducir la huella de carbono en un 50% en 2030 aprovechando la tecnología y las nuevas formas de navegación aérea», expuso.

Por su parte, el rector describió este congreso como «una gran oportunidad para presentar proyectos de investigación» en torno a la actividad alojativa. Además de haberse convertido en «un gran lugar de encuentro» entre los académicos canarios «y los de otros países». Serra señaló que el turismo ha tenido gran impacto en múltiples economías en desarrollo y países subdesarrollados.

Suscríbete para seguir leyendo