eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tres de cada cinco parados tiene más de 45 años, un máximo histórico

Los sindicatos reclaman al Ejecutivo autonómico políticas activas para revertir un «problema endémico» en las Islas

Las cifras aumentan en el caso de las mujeres

Una funcionaria atiende a una ciudadana en una oficina de la Seguridad Social. EUROPA PRESS

Volver a subirse al tren con 45 años o más cuesta. Y si no que se lo pregunten a los parados canarios que se encuentran dentro de esa franja de edad e intentan incorporarse de nuevo al mercado laboral. Y no son pocos, tres de cada cinco desempleados ya han cumplido los 45 y representan el 62% del total de parados en el Archipiélago, un porcentaje histórico que está muy por encima de la media española que se encuentra en el 30%. Según los últimos datos del Observatorio Canario de Empleo (Obecan), en las Islas hay 172.929 parados y de ellos 106.475 son personas dentro de este grupo de edad. Los sindicatos aseguran que se trata de «un problema endémico» ligado al sector que mueve la economía canaria: los servicios. Y así lo reflejan los datos ya que el 79% de las personas que se encuentran en Desempleo de larga duración (PLD) tienen más de 45 años.

«Una vez que el trabajador entra en estas edades y pierde un trabajo es prácticamente imposible que vuelva a encontrar otro», lamenta el secretario de Empleo y Política Institucional de CCOO Canarias, Ignacio López, quien atribuye el alto porcentaje en las Islas a la falta de diversificación económica. Según López el problema se concentra en el sector servicios donde la imagen al público cobra especial relevancia para los empresarios. «Llega a un punto en el comercio y la hostelería en el que las empresas ven al empleado con otros ojos y prescinden de sus servicios», critica el sindicalista. También influye, según CCOO, el impacto en el rendimiento que tienen las altas cargas de trabajo vinculadas al sector.

Más razones

Desde UGT encuentran, además, otras razones. «Los empresarios tienen la percepción de que la gente joven está más dispuesta a sufrir condiciones de trabajo que no son las ideales», apunta el secretario de Organización, Comunicación y Relaciones institucionales de UGT Canarias, Héctor Fajardo, para quien también influye «la sensación de moldeabilidad» que acompaña al personal de menos edad. «El empleador cree que al ser más joven será mas fácil que se adapte a la filosofía de la empresa», añade.

Desde el sindicato señalan un tercer motivo, la curva de aprendizaje. Existe la idea de que cuanto mayor es la persona, más complicado es aprender nuevas herramientas de trabajo, lo que empuja a los empresario a escoger un personal más joven.

CCOO y UGT defienden la necesidad de impulsar un cambio cultural en las empresas canarias, que anime a la contratación de este tipo de talento. «Es una cuestión de compromiso social» defiende Fajardo, quien asegura que hasta ahora lo que se percibe es una «especie de claudicación» por parte del empresario. «En las mesas de negociación parece que lo dan todo por perdido, y que este grupo está condenado a mantenerse sin empleo y vivir de ayudas», denuncia.

Y lo cierto es que los sectores acabarán necesitando la incorporación de estas personas en el mercado laboral ya que la sociedad está cada vez más envejecida y la jubilación cada vez llega más tarde. La edad media para jubilarse en España se ha situado en los 65 años, aunque solo contará con el 100% de la pensión aquellos que hayan cotizado 37 años y 9 meses. De no ser así, la edad legal para acceder a una pensión son 66 años y cuatro meses, siempre que se hayan cotizado 36 años y medio.

Por ello los sindicatos animan a darle la vuelta a la tortilla, y convertir la situación en un oportunidad para «aprovechar la experiencia». López se queja de que las patronales anuncian «problemas por falta de personal» cuando hay más de 100.000 personas esperando una oportunidad. «En el sector servicios tenemos a muchos profesionales con años de experiencia en el paro», asegura el secretario de CCOO, quien propone que las empresas adapten los puestos de trabajo para que los mayores de 45 puedan integrarse en el mercado laboral y plantear programas de relevo, para permitir la transferencia de conocimiento de los trabajadores de más edad a los más jóvenes.

UGT denuncia que las medidas puestas en marcha hasta ahora por las distintas administraciones para paliar la situación «no han funcionado» y reclama a la Consejería de Empleo del Gobierno canario que trabaje en campañas especializadas y destine más recursos para la formación de los parados dentro de este rango de edad. Especialmente para aquellos que requieren capacitación específica para poder entrar al mundo laboral en una profesión distinta a la que desempeñaban anteriormente. Es el caso de los trabajadores de la industria canaria que al ir desmantelándose con el paso del tiempo, han acabado en el paro.

Además, el sindicato plantea la recuperación de los suelos agrícolas en el Archipiélago al ser un sector con posibilidades de absorber desempleados adultos. «La gente joven no quiere trabajar en el campo y si surgen proyectos de este tipo, los mayores de 45 tendrían más posibilidades», explica Fajardo.

Lo que sí ha hecho el Gobierno, en este caso el central, es aprobar una serie de incentivos para que las empresas se animen a recuperar a estos parados. Para tratar de impulsar la contratación de mayores, entre otros colectivos, el Ejecutivo aprobó a principios de año una serie de nuevas bonificaciones a las cotizaciones que las empresas pagan a la Seguridad Social. Un nuevo sistema en el que se rebaja el umbral para emplear trabajadores séniors de larga duración, que pasa de los 50 años de edad a los 45. De forma que, desde este mes de septiembre los empresarios pagan 128 euros al mes menos (1.536 al año) en concepto de cuota al Estado por cada mayor de 44 años que fichen con un contrato indefinido, rebaja que hasta ahora era de 110 euros al mes. El Ejecutivo premia con la misma bonificación (128 euros al mes) a los empresarios que contraten mujeres de cualquier edad siempre que acrediten que se trata de paradas de larga duración y es que las cifras señalan que las mujeres lo tienen más complicado para encontrar un trabajo. En Canarias tres de cada cinco personas paradas de larga duración y mayores de 45 años son mujeres.

Compartir el artículo

stats