Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Industria

Ford inicia el proceso de recortes de su plantilla en Europa de cara a la electrificación

La multinacional estimaría miles de despidos en su planta de Colonia a semanas de iniciarse la reestructuración laboral en Almussafes prevista tras el fin del S-Max y el Galaxy

Un trabajador comprueba una furgoneta de Ford producida en la planta alemana de Colonia.

El mensaje ha sido lanzado una y otra vez por responsables de Ford a uno y otro lado del Atlántico. La fabricación de vehículos eléctricos puros necesita menos mano de obra. Y ese hecho implicará una reducción considerable de los trabajadores que la multinacional tiene en cada una de sus plantas, una restructuración laboral que desde EEUU la han llegado a cifrar en hasta un 40% y que en la fábrica alemana de Colonia -la central de la firma en Europa y la que pondrá en marcha el proceso de electrificación de la marca en el continente con el lanzamiento este año del Puma 100% eléctrico y el de otro SUV de tamaño medio producido en la plataforma MEB de eléctricos de Volkswagen- podría traducirse en el corto plazo ya en una reducción de al menos 1.000 empleos en sus áreas de desarrollo, fabricación, ventas y administración.

Lo adelantó así el pasado fin de semana el medio alemán 'Automobilwoche', explicando además que este lunes se celebraría una reunión extraordinaria con los 14.000 trabajadores de las instalaciones alemanas en la que hablarían tanto el jefe del comité de empresa, Benjamin Gruschka, como el líder del área de electrificación de Ford en Europa, Martin Sander. Según las primeras informaciones aparecidas en los digitales alemanes citando al sindicato IG Metall, el plan completo de la multinacional podría suponer la pérdida de hasta 3.200 puestos de trabajo solo en Colonia.

Afectación a los equipos

Horas antes de la reunión, Sander había afirmado en un comunicado interno al que ha tenido acceso Levante-EMV, del grupo Prensa Ibérica, que "nuestros planes de reestructuración no son definitivos", pero sí insistió en que la "mayoría de nuestros equipos de habilidades se verán afectados a medida que alineamos los recursos con nuestro plan de negocios".

Sander descartó que se "vayan a hacer comentarios en la prensa hasta que hayamos tenido la oportunidad de compartir nuestros planes con nuestros empleados"

decoration

La transformación hacia los eléctricos puros "requiere un cambio significativo en la forma en que desarrollamos, construimos y vendemos vehículos Ford, y tendrá un impacto en nuestra estructura organizativa, el talento y las habilidades que necesitaremos en el futuro", añadió.

Eso sí, Sander descartó que se "vayan a hacer comentarios en la prensa hasta que hayamos tenido la oportunidad de compartir nuestros planes con nuestros empleados tan pronto como el acuerdo sea definitivo".

Tras el fin de Saarlouis

Sin embargo, sean finalmente un millar o sean más los puestos de trabajo que vayan a desaparecer en Colonia, la realidad es que esta decisión -que se da en un país en el que la firma busca comprador para las instalaciones de Saarlouis, la planta que perdió en la batalla de la electrificación con Almussafes y donde mantendrá a futuro solo a una de cada diez personas de los 6.000 empleados que tenía hasta ahora- da inicio al movimiento de recortes que Ford va a llevar a cabo en los próximos meses y años para aligerar sus distintas plantillas, incluida también la valenciana.

No en vano, el próximo marzo -coincidiendo con el fin de la producción en la factoría valenciana del S-Max y el Galaxy- se llevará a cabo un comité de empresa europeo de Ford en Alemania, un encuentro convocado por la multinacional y en el que salvo sorpresa se hablará del Ere que planea actualmente sobre la fábrica valenciana a causa de esa reducción productiva. No obstante, tras conocerse la noticia en Colonia, fuentes conocedoras de la situación en la planta aseguraban que a día de hoy "no se puede descartar" que la negociación de estas salidas pueda acabar dándose antes de esa reunión en Alemania o, incluso, que pueda iniciarse ya en febrero, coincidiendo así en medio de las elecciones sindicales en la fábrica que se darán el 21 de febrero. Los escenarios, a día de hoy, siguen abiertos.

Compartir el artículo

stats