Las comunidades autónomas se apuntan en general a complementar hasta el 50% la bonificación al transporte público en el primer semestre de 2023 para poder recibir la ayuda del Estado, en el caso de Madrid incluso por encima de la propuesta del Gobierno, aunque no sin reticencias por la fecha del anuncio y la falta de acuerdo previo.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunció el martes nuevas ayudas para promover una rebaja de al menos el 50% del precio de los abonos y títulos multiviaje del transporte público colectivo urbano e interurbano durante el primer semestre de 2023, financiada en un 30% por el Estado a condición de que las administraciones autonómicas y locales complementen el otro 20%.

El Estado destinará 380 millones de euros para cubrir el coste de la reducción de un 30% y el real decreto ley para responder a las consecuencias económicas y sociales de la guerra en Ucrania también recoge las particularidades que se aplicarán en Canarias y Baleares, donde el transporte público terrestre colectivo será gratuito para los viajeros habituales en 2023.

De acuerdo con la información recabada en los distintos gobiernos autonómicos por las delegaciones de la Agencia EFE, comunidades gobernadas por el PSOE como la Valenciana o Navarra se sumarán a la medida, otras como Castilla-La Mancha y La Rioja las mantendrán, al igual que Galicia, varias estudiarán la letra pequeña del real decreto aunque con voluntad de participar y las comunidades del PP, además de Aragón, han expresado quejas por los tiempos y las formas.

Madrid llegará al 60%

En una de estas, Madrid, su presidenta, Isabel Díaz Ayuso, ha avanzado este miércoles que la Comunidad "pagará el 20 % del abono transporte en enero", como viene haciendo desde septiembre y, a partir de febrero, la aportación autonómica llegará al 30%, por lo que los títulos de viaje costarán un 60 % menos que de costumbre.

La Xunta de Galicia ya había decidido la semana pasada mantener la bonificación del 50% en los autobuses autonómicos aplicada desde septiembre siempre que el Ejecutivo central mantuviera su parte del descuento, y en Euskadi, todas las administraciones habían decidido incluso mantener el descuento del 50 % aunque Moncloa no prorrogara su subvención del 30 %, corriendo con el coste íntegro.

También la intención del Gobierno de Castilla-La Mancha es seguir prorrogando el descuento, al igual que el Gobierno de La Rioja, cuyo portavoz, Álex Dorado, ha avanzado a EFE que el Ejecutivo regional va a mantener todas las bonificaciones en el transporte público, algo que considera una "muy buena noticia" por su "efecto positivo" para reducir la inflación.

Los dos archipiélagos también tenían previsto y acordado con el Gobierno la continuidad en 2023 de las aportaciones que han permitido que desde septiembre el ferrocarril de Mallorca, el tranvía de Tenerife y los autobuses interurbanos y guaguas urbanas e interurbanas fueran gratuitos para los titulares de tarjeta de abono.

A la subvención autonómica se sumarán ahora la Generalitat valenciana y el Gobierno Foral de Navarra, que llegarán al 50% de descuento en las tarifas de todos los abonos y títulos multiviaje del transporte público durante el primer semestre de 2023.

En Cataluña, los títulos que ahora cuentan con el 50% de bonificación mantendrán este descuento -la T-Usual, que es mensual, y de la T-Jove para menores de 25 años, que es trimestral-, mientras que sobre el resto de títulos bonificados hasta ahora con el 30% estatal todavía no se ha tomado una decisión.

El Gobierno asturiano analizará el texto aprobado por el Consejo de Ministros para ver los condicionantes, pero ha recordado que el Principado ya bonifica en su conjunto por encima del 50 % el precio de los desplazamientos recurrentes en transporte público.

Quejas por la fecha y la falta de acuerdo

Las quejas han llegado, entre otros gobiernos, desde la Junta de Andalucía, donde la consejera de Fomento y Vivienda, Marifrán Carazo, ha señalado que el nuevo paquete de ayudas del Gobierno al transporte público es una "amenaza" a las comunidades autónomas para que lo cumplan y que están "leyendo la letra pequeña" y "estudiando" la medida para "reprogramar" el presupuesto e implementarla.

Carazo ha pedido al Gobierno de Sánchez que trate a las comunidades "como mayores de edad" y ha opinado que es "poco serio" que anuncie estas medidas sin pedir su opinión.

En Aragón, el consejero de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda, José Luis Soro, de Chunta Aragonesista (CHA), ha trasladado al Gobierno Central su malestar por lo que considera un "chantaje" del Ministerio y ha criticado tanto el fondo como las formas y la "improvisación" con la que trabaja el Ejecutivo de Pedro Sánchez.

Tras estudiar con detalle las medidas en el BOE, la Junta de Castilla y León ha acordado aplicar una bonificación adicional del 20 %, con fondos propios, al precio de los abonos transporte y títulos multiviajes, si bien desde la Consejería de Movilidad habían lamentado previamente haber conocido este anuncio a través de los medios de información.

El Ejecutivo murciano, que ya anunció el pasado mes de agosto que mantendría la bonificación del 30 % con recursos propios hasta junio de 2023 para que la subvención al transporte fuera de un curso completo, ha lamentado que el Gobierno central actúe de manera "unilateral, sin consultar ni consensuar" las medidas.

El presidente cántabro, Miguel Ángel Revilla, ha dicho que la aportación a la rebaja del precio de los abonos de transporte público "no está en el guión" de Cantabria, pero ha afirmado que el Gobierno regional estudiará "si se puede tomar alguna medida adicional".