Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

«Tenemos problemas hasta para encontrar torneros»

Juan Manuel Pérez, en el hotel Salobre del Sur de Gran Canaria. La Provincia

Juan Manuel Pérez (Las Palmas de Gran Canaria, 1973) es el director del Área Técnica de Binter Technics, la división encargada de poner a punto los aviones de la aerolínea canaria, que esta semana ha celebrado unas Jornadas Técnicas de Aviación. Asegura que las oportunidades laborales que trae de la mano la evolución tecnológica son muchas y se necesita crear a los profesionales que puedan defender esos puestos de trabajo.

¿La revolución tecnológica también se sucede a gran velocidad en las tripas de un avión?

Sí. Un Embraer [la compañía acaba de adquirir otras cinco unidades] es prácticamente un ordenador con alas y nada tiene que ver con un avión, digamos, clásico. El mantenimiento es distinto y la tecnología permite recabar muchos datos que nos sirven para desarrollar nuestro trabajo en materias tan sensibles como la seguridad, la eficiencia en vuelo, el consumo de combustible o adelantarnos al fallo que obliga a sustituir un componente, por ejemplo.

¿Qué cambios implica esto en la forma de trabajar?

Como ha ocurrido en otros ámbitos, vamos a pasar del técnico de mantenimiento con una caja de herramientas a otro con una tablet o un ordenador. Hemos implantado recientemente la firma digital.

¿Qué utilidad tiene eso?

Todo lo que ocurre en un avión se mete en los registros informáticos, pero lo que es oficial es el papel. Si se firman los datos digitalmente, te ahorras cajas de papeles. Cuando vas a vender la aeronave, en vez de eso podremos pasar al comprador solo un fichero dentro de unos años.

¿También en la simulación abre puertas la tecnología?

Los simuladores de vuelo ya son en sí avanzados. Sí es más novedoso que se comience a utilizar realidad virtual para probar cosas. Lo más importante para nosotros es la seguridad y nadie va a ir a un avión si no ha pasado por un periodo formativo específico para la labor que vaya a desempeñar. Acercarse al avión requiere unas capacidades que hay que adquirir.

¿Notan en el sector una carencia de personal cualificado?

Sí, y no nos afecta en exclusiva, hay otras actividades en las que también ocurre. La última EPA (Encuesta de Población Activa) dice que en España hay casi tres millones de parados, prácticamente un 13%. Entre los jóvenes, un 30%; en Canarias, un 17% largo en general y un 40% entre los menores de 25. Gente hay, lo que tenemos que hacer es formarles.

"Binter Formación estaba dedicada solo a formar técnicos de mantenimiento y estamos ampliando a otras actividades"

decoration

¿La pandemia ha tenido algo que ver?

También. En España hicimos ERTE, que funcionaron bien, pero en otros países se despidió a la gente. Muchos de ellos, o pactaron una especie de jubilación anticipada, o se marcharon a trabajar a otros sectores y ya no han vuelto. Coyunturalmente, hay una acentuada falta de personal.

En este caso, ni siquiera vale lo de ir a buscar fuera.

La situación es de suma cero, lo que gana uno es porque se lo quita a otro. Hay que tirar de nuevas tecnologías, porque en este sector no se trata solo de formar, también de que el trabajo sea seguro. La realidad virtual es una especie de simulador, más de andar por casa, que nos permite mejorar el aprendizaje y hacerlo más rápido. Binter Formación estaba dedicada solo a formar técnicos de mantenimiento y estamos ampliando a otras actividades. Hemos montado una plataforma de formación on line y eso conlleva contar con especialistas en Pedagogía, expertos en herramientas para este tipo de formación y hasta personal dedicado al diseño para hacer atractivos los contenidos.

La tecnología sigue avanzando y los aviones volando, hacen falta manos. ¿Se puede acelerar la formación?

Formar un piloto lleva un año y medio o dos; a un mecánico no va a bajar de entre tres o cinco años, son procesos lentos. Y, efectivamente, la previsión de crecimiento del tráfico aéreo es alta. Boeing calcula en dos millones de personas la mano de obra –pilotos, tripulantes de cabina y técnicos– las que van a hacer falta en los próximos 25 años.

¿Me equivoco o pinta mal?

Bueno, hay necesidades que cubrir. Hay que orientar los perfiles a lo que demandan las empresas. Sabemos lo que necesitamos y queremos y debemos participar en la creación de esos profesionales, pero tenemos que ir de la mano de las administraciones y del sistema educativo oficial.

"Lo más importante para nosotros es la seguridad y nadie va a ir a un avión si no ha pasado por un periodo formativo específico"

decoration

¿Ve la Formación Profesional Dual como una salida?

Lo es. Un ejemplo sencillo. Binter tiene una empresa que fabrica piezas de avión y tenemos problemas para encontrar torneros, que es una profesión más industrial que aeronáutica. Se cotizan esos perfiles y las carencias se extienden por toda la cadena, desde este trabajo más clásico hasta el que se desarrollar con datos del que hablábamos al inicio.

¿Reducirá la tecnología el volumen de puestos de trabajo?

Eso se dice, pero no lo tengo tan claro. Los aviones que vuelan de manera autónoma, sin piloto, tienen una emergencia, ¿y quién evacúa la cabina?

¿Volar sin piloto? ¿Alguien está dispuesto?

Hay encuestas que sitúan a los jóvenes como más dispuestos, pero es verdad que una emergencia necesita alguien que la gestione.

Compartir el artículo

stats