50%DTO ANUAL BLACK FRIDAY eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los hoteleros advierten que la falta de vivienda y el colapso de las carreteras lastran el empleo en el sector

Ashotel ve en la "anarquía" del alquiler vacacional y en la falta de promociones públicas las razones para la escasez de inmuebles asequibles para los trabajadores turísticos

El presidente de Ashotel, Jorge Marichal. Andrés Gutiérrez

La emergencia habitacional que sufre Canarias y el colapso en las carreteras está provocando que los hoteleros tengan dificultades para conseguir trabajadores para ocupar las vacantes en sus plantillas. Así lo advirtió ayer la Asociación Hotelera y Extrahotelera de Tenerife, La Palma, La Gomera y El Hierro (Ashotel) que sostuvo que las empresas tienen cada vez más problemas para encontrar ciertos perfiles profesionales. ¿El motivo? El rechazo de los propios candidatos, ante la imposibilidad de encontrar inmuebles asequibles medianamente cercanos a sus centros de trabajo y por los problemas de tráfico, especialmente en Tenerife, que hacen que trasladarse cada día decenas de kilómetros no sea tampoco una alternativa. 

El presidente de los hoteleros de la provincia, Jorge Marichal, aseguró que existe un problema «grave» con la escasez de inmuebles para que puedan residir los empleados. «Muchas veces nos vemos con falta de personal por las serias dificultades para encontrar vivienda a precios asequibles», comentó el también presidente de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (CEAHT). 

Una situación que desde la patronal achacan a la escasez de nuevas promociones públicas y a la «anarquía» en la expansión del alquiler vacacional, que ha tirado hacia arriba los precios del arrendamiento tradicional y ha reducido su oferta. El vicepresidente de Ashotel, Gabriel Wolgeschaffen, ahondó en el fenómeno de la vivienda vacacional en el Archipiélago, que aseguró está generando intrusismo en el ámbito del turismo rural, en el que «parece que cualquier espacio es apto para hacer una experiencia turística en el monte». Además, se mostró preocupado por los flagrantes incumplimientos del principio de la unidad de explotación –que establece que la actividad de los alojamientos turísticos esté sujeta a una única empresa– y que está provocando que algunos propietarios estén sacando esos apartamentos y promocionándolos como vacacionales. «Hay que poner coto a los incumplimientos», señaló y se mostró de acuerdo con que la Federación Canaria de Municipios (Fecam) esté trabajando en una ordenanza para regular una actividad, que bajo su punto de vista se ha convertido en un «problema social» en muchos municipios de Canarias. 

Victoria López, vicepresidenta de Ashotel, se refirió al colapso en las carreteras. «819 coches por cada 1.000 habitantes es un índice extremadamente elevado», sostuvo e incidió en que la solución a esto no pasa por «parar la economía» y que se debe resolver el problema lo antes posible, ya que supone un hándicap de Canarias frente a otros destinos competidores que sí han hecho los deberes. «Hay un 17% de paro en hostelería, algún motivo habrá, no hay alternativa de movilidad para coger un puesto de trabajo», valoró. 

Los datos aportados por los hoteleros ayer –en un encuentro con los medios de comunicación en el que también participaron los vicepresidentes Enrique Talg y Carlos García y el gerente, Juan Pablo González– permiten afirmar que el sector ha dado ya carpetazo a la crisis. Las previsiones de ocupación alcanzan el 77% para el mes diciembre y el empleo, con 72.000 afiliados a la Seguridad Social, es ya superior a los niveles prepandemia. Sin embargo, las consecuencias del parón turístico y de la escalada inflacionista han dejado a las empresas en una peor situación que la tenían antes del covid. Sus costes se han incrementado de media un 25% –un porcentaje que se eleva hasta el 80% si se habla de la factura de la luz– y aunque la llegada de turistas casi se ha recuperado y el gasto de los visitantes está incluso por encima del de 2019 los beneficios de las empresas no están siendo tan altos como antes. 

Ante esta situación, y motivados también por el compromiso con la sostenibilidad que existe en el sector, los hoteleros quieren apostar por la construcción de una planta fotovoltaica para la que ya disponen de «proyecto, suelo y dinero». Una iniciativa que no ha salido adelante porque «no les da la gana», aseguró Marichal, refiriéndose a algunos sectores de la administración central y regional. 

La patronal hotelera reclama más camas para La Palma

Los hoteleros reclaman la creación de más camas turísticas en la isla de La Palma no solo para poder compensar las que desaparecieron o se encuentran bloqueadas por la persistencia de los gases en Puerto Naos sino para hacer frente a una «crisis endémica» que dura ya 30 años y que está provocando una pérdida de población en la Isla Bonita. «Los jóvenes se van fuera» a estudiar y ya no vuelven y denunció el vicepresidente de Ashotel y delegado en La Palma, Carlos García, que lamentó que existe una «dependencia excesiva» de la administración pública, que es la que genera la mayoría de las oportunidades de empleo. García cuantificó en 4.000 las camas que se perdieron o están fuera de uso y apuntó que hay necesidad de incrementar la oferta para que la isla siga siendo atractiva para los turoperadores y las aerolíneas. El representante de los hoteleros manifestó que se avecina una próxima temporada de verano e invierno complicada, ya que algunas compañías aéreas ya han anunciado que suspender operaciones. Puso como ejemplo a la alemana Condor, que «siempre ha trabajado» con la Palma y en verano cancela dos frecuencias o Ryanair, que llevaba poco tiempo y deja de operar por la eliminación de ayudas a líneas aéreas. | D.G.

Compartir el artículo

stats